jueves, 13 de marzo de 2014

Llevaba el misterio entre los dedos...

Él guardaba cierta magia en los ojos:
podía observar el cielo y leer el camino de las estrellas.
Él llevaba el misterio entre los dedos:
un roce de sus manos podía devolverle la vida a cualquiera.
Él era el destino de su clan: 
el presente y el futuro de un grupo caído en desgracia.
No se imaginaba, ni por asomo,
que la oscuridad lo atraparía al llegar la noche
y sólo dejaría tras sus pasos un sendero de lágrimas y angustias.

----------------------------- 
Nos leemos pronto!

No hay comentarios :