lunes, 6 de enero de 2014

Reseña: Mientras mi Cielo se Derrumba, de Matias Zitterkopf


Título: Mientras mi Cielo se Derrumba.
Autor: Matias Zitterfopf.
Número de páginas: 235
Editorial: Triada Ediciones

Sinopsis:
La particular vida de Amelie Roger detiene su ritmo normal en Puerto Azul cuando conoce a Bastian, un desconcertante muchacho que trabaja en el Highland, el colegio al que ella asiste. Reservada e inocente, Amelie pronto descubrirá que la vida no es tan simple como ella cree, y que es capaz de arrebatarle lo que más necesita, después de que extraños sucesos la arrastraran a un mundo que jamás creyó conocer. Un mundo de seres celestiales en constante conflicto con sus contrapartes demoniacas. Enamorarse del desconocido y cercano Bastian tampoco ayuda, aunque su corazón grite por él con todas sus fuerzas. ¿Será capaz de aceptar tamaño y puro sentimiento, hacer cualquier cosa por sobrellevarlo y enfrentarse incluso a la muerte? Porque al final de todo es el amor el que nos lleva a tomar las decisiones más difíciles.

Quienes me conocen, saben que me encantan las historias de género fantástico, que le escapo a las historias románticas empalagosas y que rara vez disfruto de los romances paranormales que hoy en día atraen tantos lectores jóvenes.


Sin embargo, debo admitir que esta historia me había atrapado incluso en su versión anterior -Ángeles y Mariposas- principalmente porque su romance no es cursi ni molesto.
Mientras mi Cielo se Derrumba cuenta la historia de Amelie, una chica que cursa el cuarto año de la escuela secundaria, que se enamora de Bastian, un chico misterioso y lindo como ningún otro.
En Puerto Azul, la familia de Amelie es conocida porque su padre es el intendente del pueblo. Sin embargo, nuestra protagonista dista mucho de ser la típica chica mimada o la estrella popular del colegio.
Muy por el contrario, Amy es más bien tímida, muy pensativa y con la tendencia a creer que la gente no la va apreciar por cómo es. Nadia y Alexis serán quienes le demuestren que ella vale y mucho, ya que le brindarán su amistad sincera y serán el puerto seguro cuando todo lo demás falle.
  
Durante la hora de almuerzo en la escuela, Amelie descubre a Bastian, un chico huérfano que vive junto al párroco de la catedral del pueblo. Poco se sabe del muchacho: es forastero, tiene 18 años y Amelie se extraña de no haberlo visto antes. Además, parece muy comprometido en la causa de cuidar a Amelie, ya sea en relación a lo que come, como a la gente que la rodea.

Amelie y Bastian se verán unidos por un romance bastante peculiar y la relación entre ambos será el eje en torno al cual gira la novela, aunque -como dije antes- no sea un amor meloso o cursi.

He de admitir que tomé la lectura de este libro con un poco de miedo. El conocer la historia de antemano me hacía pensar que al releer el libro me sabría cada detalle ni bien releyera las frases que conforman la novela, pero me equivoqué y mucho.
Mientras mi Cielo se Derrumba va narrada en tercera persona, lo que permite que tanto Amelie y Bastian se den a conocer y muestren sentimientos y emociones por igual. No solo veremos el proceso que lleva a Amelie a enamorarse de Bastian, también conoceremos los miedos y preocupaciones de Bastian en relación al lazo que va generando con la muchacha.

Podremos ver la evolución de Amelie a medida que las páginas se deslizan una tras otra. Comienza siendo una chica inocente y tímida y termina por mostrarse como una joven valiente y de corazón puro, que se preocupa por la gente que quiere y debe aprender a volverse fuerte en base a las pérdidas y caídas a las que la vida la enfrenta.
Sobre Bastian, ¿qué decir?, sinceramente, si lo amaba desde la versión anterior del libro, verlo y conocerlo más en esta nueva edición, me hace situarlo a la altura de Aragorn y el Señor Darcy -los amores literarios de mi niñez- y eso ya es mucho ¿verdad?
El compromiso de Bastian, la manera de mirar a Amelie, los pensamientos tan tiernos que sabe tener… todo en él hace que lo quieras.

Otro punto fuerte de la historia son Nadia y Alexis. Ese dúo me encantó. Me recordaron a mis mejores amigos de la adolescencia, por su manera de ver la vida y la forma que tienen de cuidar de Amy. Que intenten incluirla en cada actividad, que la acompañen siempre y la defiendan a cada momento.
Nadia es hermosa, pero sabe tener los pies en el suelo. Es buena confidente y hace excelente pareja con Alexis, ese chico que vive comiendo y adopta a Amelie como hermana menor y está siempre cuidando que nadie la moleste.

Para ser personajes secundarios, es bueno ver que el autor supo darles vida y generar criaturas redondas –es decir, que evolucionan a lo largo de la novela- cuya relación se forma de manera paulatina y se fortalece página a página.
Esa subtrama dentro de la principal, me gustó porque muestra otra forma de amor no pegajosa y ñoña. Nadia y Alexis son mejores amigos y si bien muestran muchos momentos tiernos, no son nada cursis.

Sobre quien hará las veces de malo… bueno, no voy a dar detalles al respecto. Eso les quedará a ustedes revelarlo al leer la novela. Tampoco hablaré sobre qué sostiene la historia, es decir, no explicaré qué ocurre en torno al romance entre Bastian y Amelie, porque eso sería dar spoilers y la verdad no soy amiga de eso.
Solo me limitaré a decir que no me esperaba varios giros de la historia, que me sorprendió gratamente descubrir las razones para que el libro sea la primera parte de una trilogía y el final me dejó con tantas ganas de seguir leyendo, que no veo la hora de leer su continuación.

Sobre el libro en sí… me encantaron los detalles en los cambios de escena, la caligrafía elegida para los títulos de los capítulos y la portada es sencillamente hermosa. Eso complementa y mucho a la novela. Seamos sinceros, no solo por la trama vende una historia, sino también por cómo luce y salta en evidencia el cuidado que tuvieron al maquetarla y convertirla en libro.
Se percibe también, el avance y mejora del autor para con el uso de su pluma. Sus expresiones y maneras de dar a conocer la historia han evolucionado favorablemente.

Una historia prolija, que sabe explicar y justificar cada cuestión de manera que la fantasía se hace creíble y uno se sumerge en la vida de Amelie con total facilidad. Un romance distinto, una relación particular… y una final que da pie a una continuación que espero con ansias.

"—Pero me viste... —siguió diciendo en voz alta y una sonrisa se dibujó en sus labios. Se cubrió la cara con la almohada porque no se suponía que debía alegrarse, pero en lo profundo de su corazón, había estado esperando ese momento por mucho tiempo, por unos largos dieciséis años y ahora no quería perderla".

-----------------------------
Nos leemos pronto!

2 comentarios :

Matías Zitterkopf dijo...

Gracias por la reseña, Erz. Te quedó genial. Es muy informativa. Beso grande.

Kyoko dijo...

Pretty, pues soy más o menos reacia a este tipo de historias, pero la portada y tu reseña me han picado. Dices que no empalagoso y eso le suma puntos. Lo anoto.
Besos