lunes, 13 de enero de 2014

Reseña: Las ventajas de ser invisible, de Stephen Chbosky.



Título: Las ventajas de ser invisible.
Autor:  Stephen Chbosky.
Número de páginas: 264
Editorial: Alfaguara

Sinopsis: Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale con amigos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crean más de un problema, especialmente ahora que su único amigo ha muerto. Conocer a Sam y Patrick, los chicos más excéntricos del instituto, provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia. Vivir al margen ofrece una perspectiva única. Pero siempre llega el momento de entrar en escena y ver el mundo desde dentro.
Este libro estaba en mi lista de deseados desde hace mucho tiempo. Fue una lectura rápida y grata por completo.

Charlie es como todo adolescente, aunque se vea distinto y lejano a los demás. Tiene miedos, anhelos, sueños y frustraciones... 
¿Quién no vivió así su adolescencia? 
Además, Charlie es muy sincero y directo. Pero tímido, muy tímido. 
Y las cosas empeoran cuando Michael fallece. 
Ahora, Charlie debe enfrentarse solo a la escuela secundaria, ese monstruo gigante por cuyas venas de galerías complejas y laberínticas, miles de adolescentes se desplazan día tras día de salón a salón.
La suerte querrá que nuestro muchacho se haga amigo de dos chicos que están en último año y son totalmente diferentes a él: extrovertidos, super sociales y divertidos.

Charlie descubrirá un mundo muy distinto de la mano de Sam y Patrick, aprenderá a abrirse y ser amigo con todas las letras, formará parte de un grupo algo extraño, pero perfecto para él. 
De vez en cuando, Charlie se verá sumergido en un sopor de angustias y tristezas. La muerte de su tía es un tema que aún no supera y la distancia de su hermano, que está estudiando en la universidad, le afecta de igual manera porque necesita sentirse integrado al mundo adulto.
Siendo el menor de la familia, le falta descubrir su lugar, de la misma forma que precisa sentirse cómodo en la escuela, el otro mundo donde debe pasar buenas horas de día.

En clases, Charlie conoce a un profesor muy especial... Bill es un hombre que no solo habrá de darle clases de literatura, que también se convertirá en un apoyo muy importante, ayudando a Charlie a mejorar su modo de escribir e incentivándolo a ser, justamente, un escritor con todas las letras, en tanto le brinda lecturas extra que ayudarán al muchacho a pensar de otra manera y lo fortalecerán de forma indirecta.

La vida de Charlie transcurrirá, pues, entre la escuela, su familia y sus amigos. Sin embargo, él lo vive todo desde afuera, como un mero testigo. Bill, Sam y Patrick se las ingeniarán para enseñarle a Charlie que uno debe ser parte de los momentos y no solo mirarlos en silencio.

Si debo destacar un personaje, me quedo con Patrick. Un chico simpático, que siempre hace reír a los demás aunque muchas veces cargue con angustias de mucho peso y dolor.

Una historia donde todos los tabúes de la adolescencia se muestran de manera real y directa. Una novela que deberían leer jóvenes y adultos por igual, para no olvidar que jamás estamos solos en los problemas que pasamos a diario y para ver, también, que de alguna u otra forma, la adolescencia se sobrevive, incluso -a veces- sin darnos cuenta.

"Sam se sentó y empezó a reír. Patrick empezó a reír. Yo empecé a reír. Y, en ese momento, juro que éramos infinitos".
-----------------------------
Nos leemos pronto!

2 comentarios :

Verónica Navas dijo...

Adoro este libro :') Charlie es de esos personajes que te llegan al corazón y extrañas después de terminar el libro T-T Y Patrick es el amigo que quieres tener o ser jaja
Buena reseña! Saludos!!

Maaii Raa dijo...

Ame este libro! lo leí en un momento de mi vida en que me sentía muy Charlie asique el me llego al corazón y cuando termine de leerlo decidí que quería amigos como Sam y Parick.. AMO ESE DUO♥