martes, 28 de enero de 2014

Reseña: La marca de la Bestia, Rudyard Kipling

Título: La marca de la Bestia.
Autor: Rudyard Kipling.
Número de páginas: 68
Editorial: Planeta

Sinopsis: La marca de la bestia, de Rudyard Kipling, es un relato extraordinario y memorable. Fue publicado en 1890 y tiene detalles de maestría narrativa y un gusto casi perverso por lo macabro. ¿Qué sucede en el relato? En primer lugar, transcurre bien lejos de los escenarios habituales para un hombre lobo: la India. Allí, un recién llegado a la colonia, Fleete, se embriaga espantosamente en la fiesta de Año Nuevo. En su camino de vuelta a casa, entra en el templo de Hanuman, el Dios Mono, y le falta el respeto como sólo un británico podía hacerlo entonces, con todo el desprecio destinado a los "súbditos": apaga su cigarrillo en una estatua del dios. Antes de que sus dos compañeros, mejores conocedores de la India y sus dioses, lo saquen a la rastra, Fleete es alcanzado por uno de los sacerdotes del dios. El sacerdote tiene lepra, y la enfermedad le ha borroneado los rasgos del rostro. Pero tiene boca. Y dientes. Y los usa para morder a Fleete en el pecho. Y así castigarlo.

Historias breves si las hay, este relato tiene apenas 45 páginas (las restantes de libro corresponden al prólogo). Sin embargo, la riqueza del texto radica en el contenido, en la trama que presenta con una pluma impecable y propia de autor.
Puede que muchos de ustedes no conozcan por nombre a Rudyard Kipling, pero si les digo que él escribió “El libro de la Selva” entonces todo les resulta más sencillo, ¿verdad?

De un autor que supo cautivar a grandes y chicos de hace más de un siglo y atrae aún miles de lectores en todo el mundo, llega “La marca de la bestia” un relato que marca un antes y un después en la literatura. Sí, así como lo leen: en sus páginas se encuentra algo sin precedentes y que causa revuelo y admiración aún hoy, 120 años después de su primera salida al público.

¿Han corrido junto a Jacob tratando de escapar de sus tristezas por Bella? ¿Han adoptado la forma animal imitando a algún arcadio? ¿Han deseado un padre como Luke o una amiga como Maia? En pocas palabras, ¿han soñado con algún hombre lobo? Pues bien, Kipling nos trae al primer hombre lobo de la literatura en un relato tan escabroso y cruento, que en su momento causó revuelo y escándalo y en la actualidad sigue llamando la atención por su estructura y desarrollo.

En la mística y lejana India, Fleete se atreve a entrar a un templo e insultar y burlarse del Dios Mono, lo cual genera que un monje leproso se cobre el agravio atacándolo. El castigo para Fleete llega pronto, dado que comienza a mostrar signos de un cambio rotundo y oscuro, desde aullar por la noche hasta desear comer carne cruda. Sus amigos buscarán la manera de salvarlo, aunque no serán capaces de ponerle nombre al mal que aqueja al extranjero.

Puede que para muchos este texto resulte simple y sin nada llamativo, pero para los amantes del terror, incluso para los fanáticos del género fantástico, es muy interesante y atractivo.
Es increíble cómo el autor logra atraparte en tan pocas páginas, la velocidad con que la historia avanza, lo trepidante de las escenas que te hacen estremecer aunque no lo desees y el final que te deja pensando y dudando, todo te obliga a soltar el libro solo cuando hayas terminado de leer el relato completo.

Un clásico, al igual que “El cuervo” de Edgard Allan Poe, de esos que todos debemos leer en algún momento, que nos hace ver lo macabro y oscuro que puede resultar este tipo de personajes, de la misma manera que ocurre con “Drácula” y su vampiro único y primordial. Lejos quedan los hombres lobos lindos, carismáticos y cautivadores. Fleete nada tiene de encantador en la nueva forma que adquiere, pero así y todo, te encuentras obligado a averiguar si logra resolver lo que le sucede. Un libro para no perderse.


---------------------------------------------------
Uno de esos clásicos que todos deberían leer.
Lo conocen? qué les pareció?
Nos leemos pronto!

No hay comentarios :