martes, 7 de enero de 2014

Reseña Animé Magi


Título: Magi: The Labyrinth of Magic!
Autor: Shinobu Ohtaka
Estreno: octubre 2012.
Temporadas: 1ª completa y  2ª en proceso.

Argumento: Esta historia es sobre la corriente del destino y la lucha para mantener el mundo en el camino correcto. Aladin es un chico que ha estado explorando el mundo luego de haber estado encerrado en una habitación la mayor parte de su vida. Su mejor amigo es una flauta con un Djinn (Genio) llamado Ugo dentro de ella. En poco tiempo Aladin descubre que es un Magi (mago), y que ha nacido para escoger reyes que sigan un camino justo, y que luchen contra aquellos que quieren destruir el destino. Sigue sus aventuras y conoce a otros personajes de “Las Mil y Una Noches”, como Alibaba, Sinbad y sus luchas para mantener el equilibrio del mundo.

Este animé llegó a mis lindos ojitos gracias a un alumno –sí, yo tengo alumnos así de geniales- que me lo recomendó a sabiendas de mi fascinación por las historias con buena carga de acción y fantasía.
Magi está basado –ligeramente- en “Las Mil y Una Noches” libro de origen oriental que todo el mundo conoce de alguna u otra forma, y cada capítulo corresponde a una “noche” creada por el autor, Shinobu Ohtaka, que respeta los nombres de los personajes, pero ahí queda la base literaria mencionada.
Nuestro protagonista se llama Aladdin, un niño de 10 años que no sabe qué hace en el mundo ni por qué ha llegado a él y se ha criado en una habitación repletas de libros junto a Ugo, un Djinn (genio) que hace las veces de tutor y amigo.
Aladdin se zambulle en un viaje por el mundo a fin de conocer su misión y la verdad de su naturaleza, manejando una flauta con poderes mágicos y haciendo amigos aquí y allá. A simple vista, el pequeño parece tierno e inocente -que lo es y en muchos sentidos- aunque nada más ver cualquier chica linda que ande cerca, muestra actitudes bastante extrañas para su edad, como pretender meter mano en cuanto escote femenino se le cruce, con lo cual suele llevarse más de un reto y cachetada como réplica de su actitud. En la travesía, nuestro niñito adorable conoce a Alibabá y Morgiana, con quienes forja una inmensa amistad.
Alibabá es el hijo bastardo del rey de Balbadd. Este muchacho tiene un solo deseo: conquistar una celda (lugar mágico donde reside un Djinn, que está colmado de pasajes, espacios y trampas, es decir, un laberinto en toda regla), lo cual le garantizará una inmensa riqueza y renombre. Habiendo pasado su infancia en los suburbios de la ciudad, donde lo criaba su madre que era prostituta, de buenas a primera Alibabá se descubre huérfano y con el rey reclamando su derecho de cuidarlo y criarlo con los lujos y mimos que le corresponden como príncipe que en verdad es. Sin embargo, la tranquilidad en el castillo no durará mucho y pronto se verá obligado a escapar debido a un incidente del que se cree responsable. Poco se precisa para ver que Alibabá no tiene confianza en sí mismo, aunque sea de corazón sincero y no dude en ayudar a quienes lo precisan cuando es testigo de alguna injusticia.
Morgiana, por su lado, es una descendiente del mítico can Fanalis, reconocido por la capacidad de lucha y fuerza extraordinaria de quienes lo componen. Esta muchacha es extremadamente fuerte y tiene los sentidos de visión y olfato muy desarrollados. Nacida en el lejano continente de Katarg, de niña fue tomada por esclava por Jamil y, a base de golpes y maltratos varios, se convirtió en una máquina de matar, haciendo caso absoluto a su dueño. Alibabá y Aladdin la liberan en la celda de Amon y ella decide acompañarlos, agradecida por la actitud de los jóvenes.

Al ganar la celda de Amon, Alibabá no solo se hace rico, sino que gana el derecho a ser rey de la Ciudad Oasis, algo que hace por breve tiempo ya que decide regresar a Balbadd y hacerse cargo de aquello por lo cual huyó tiempo atrás.
Aladdin, por su lado, aprende el valor que reviste una celda, descubriendo que una vez conquistada, el genio que allí vive le transfiere poderes a quien haya logrado la travesía por la celda y el lugar se destruye, perdiendo toda cualidad mágica. El Djinn de la se traslada a cualquier objeto metálico que revista importancia para el vencedor de la celda, y desde ahí le brinda su protección y ayuda en las batallas que se deban afrontar. Y, principalmente, el niño descubre que es un magi y tiene el donde de nombrar reyes. Aunque le tomará mucho tiempo -y bastantes capítulos transcurrirán con él preguntando al respecto- saber qué significa ser un magi y cuáles son las responsabilidades que recaen sobre sus hombros.

Viendo que Alibabá sale de viaje, Aladdin decide acompañarlo y junto a Morgiana emprenden camino y viven muchas aventuras de todo tipo. De paso, conocerán el modus operandi de ese mundo que resulta tan interesante y extraño apara Aladdin, con los reinos que se han ido formando a base de celdas conquistadas y alianzas varias. Así conocerán nuevos e interesantes personajes, como Simbad (mi preferido, por lindo y sexy) rey que ha conquistado 7 celdas y ha fundado el reino de Sindria, aunque resulta ser todo un mujeriego y alcohólico y Judal, un magi que maneja ruhk (partículas de energía vital) oscuras y que está del lado de los malos, pues colabora con el reino de Kou, que pretende gobernar y someter al mundo entero.

Este animé es muy fiel al manga que le dio origen y nos muestra un mundo donde la magia y los genios coexisten con las sociedad que padecen de crueles gobernantes y precisan de líderes que sepan cuidar a sus ciudadanos. Los personajes no solo intentan luchar contra las injusticias y dar un poco de paz y tranquilidad a la humanidad, también sufren a causa de sus defectos y procuran superarlos y valerse de sus virtudes, en tanto quieren forjar un futuro mejor para todos y alcanzar sus sueños particulares.
Así el valor del trabajo en equipo, la defensa de la amistad y la confianza en el otro, se muestran como ejes principales de la historia, así como también la paciencia y el entendimiento del otro, la comprensión de los problemas ajenos y la necesidad de buscar el bien común y mantenerlo a base de esfuerzo constante.
Una historia llena de magia, fantasía y con muchas dosis de humor. Con buenos amigos, villanos bien armados y personajes secundarios que se ganan tu corazón con la misma facilidad que los protagonistas principales. Un animé para mirar y un manga para leer. Así de simple puedo definir a Magi.

"En el mundo, hay un hilo que nos une... las personas están unidas por una poderosa fuerza que llamamos  'Encuentros fortuitos'. Aunque estemos separados, sin duda... Esas personas importantes estarán de nuestro lado..."


-----------------------------
Nos leemos pronto!

3 comentarios :

Mari dijo...

Le tengo unas ganas impresionantes pero al ser tan larga me da un poco de miedo.

Sakura Hikari dijo...

Ya vi la primera temporada, me estoy esperando a que termine la segunda para verla y el manga solo leí hasta que van a Sinbad, sentí que iba muy rápido y le deje un rato :P
Me ha encantado este anime/manga, realmente es algo que vale la pena ver :D
Nos vemos.

Kyoko dijo...

Yo me vi la primera temporada y jdjfdkhgjdfkhkjshfkjsd me fascinó!
Sinbad también es mi favorito, cuando salió "desnudo" casi me desmayo!!!!!!!!!
La segunda tengo que verla!!
es muy buen anime!
Besos!