lunes, 6 de enero de 2014

Príncipe Mecánico, de Cassandra Clare.


Para quienes han leído “Ángel Mecánico” y no han llegado a saborear su continuación, debo hacerles una advertencia: “Príncipe Mecánico” no es el típico libro de Cassandra Clare, lleno de acción, suspenso y reveses.
Aquí la historia da un giro interesante. Los personajes crecen, maduran, a partir de la narración de sus pasados. Podremos ver sus miedos, sus dolores y angustias más profundas, contemplaremos sus nostalgias y anhelos, viviremos sus emociones a flor de piel.

“Príncipe Mecánico” se desarrolla a partir de los personajes ya conocidos, con una Tessa que se debate entre Will y Jem, con nuestros chicos preferidos agonizando a causa de sus diversos dolores secretos, con Charlotte y Henry mostrando una faceta nunca antes vista y con la traición a manos de quien menos podríamos pensar.
Seremos capaces de aprender sobre el pensar profundo y algo melancólico de Magnus, podremos conocer restos del pasado del Magister y sufriremos ante el pesar de Will por su maldición y el deseo por vivir de Jem.

Puede que muchos cataloguen esta segunda parte de “Los Orígenes” como un libro suave, dado que la acción queda replegada a un segundo plano, tal vez incluso a un tercero. Lo importante no será esta vez la lucha física, sino la emocional y espiritual.
Tessa deberá elegir entre Jem y Will -a sabiendas de que ama a los dos, pero de forma diferente-, atendiendo a la poca vida que le queda al nefilim de cabellos plateados y al extraño comportamiento del cazador de ojos azules, a veces cercano, otras veces demasiado distante. Podremos ver cómo avanza la relación con cada uno de ellos, a distintos ritmos y con peculiar fuerza. Con uno, por lo dulce, sincero y siempre constante. Con el otro, por lo ardiente y arisco, aún cuando sabe guardar un resto de calidez y sensibilidad que esconde a ojos de todos.
Debo hacer un alto y marcar dos cuestiones importantes: es para premiar el desarrollo de los personajes de nuestra pareja favorita de parabatai. Jem, con su romance puro naciendo en cualquier idioma, con su mirada tranquila y sus acciones siempre calculadas, con su tristeza al saber que está muriendo y anhela vivir para estar con la mujer que ama. Will, con su agonía escondida, con el dolor de saber que no puede tener a nadie cerca por temor a generarle la muerte, con su sentimiento puro por Tessa, que lo obliga a mantenerla lejos por su propio bien.
Creo que Cassandra ha logrado algo muy bueno con estos personajes. Ha sabido dotarlos de emociones que pueden transmitirse al lector, generando en ellos una humanidad que puede haber pasado desapercibida en “Ángel Mecánico”.
Tessa se mantiene como siempre, inocente, algo débil, debiendo ganar poder y fuerza a base de entrenamiento y sufriendo dado que no encuentra datos sobre su pasado y no entiende su verdadera naturaleza.
La aparición de Gideon y el giro que toma la vida de Sophie ante su llegada, la furia contenida de Gabriel, el actuar corroído del padre de ambos cazadores, Benedict Lightwood, y el regreso de Nate condimentan esta segunda entrega de muy buena manera, tanto como la evolución emocional de Charlotte y Henry al dar a conocer un lado que antes mantenían oculto y la actitud poco entendible de Jessamine al actuar sin pensar en sus compañeros.

En “Príncipe Mecánico” podremos cerrar algunos cabos de los muchos que habían quedado sueltos al final de su antecesor, como así también prepararnos para conocer lo que resta en “Princesa Mecánica”, atendiendo a un desarrollo de los personajes con un nuevo encare, más personal y rico en emociones e intrigas.
Un libro que degusté y saboreé a pleno, donde me enamoré de Jem y su romanticismo, sufrí con Will, me llené de emoción ante Henry y su declaración a Charlotte, me ilusioné con Sophie y su nuevo amor, y sentí tanta lastima como ternura por Magnus. El Magister sigue siendo tan odiado como antes, pero la muestra de su pasado lo dota de humanidad, no servirá de excusa, pero sí nos permitirá comprenderlo un poco mejor.

Las acciones de Jessamine, tanto como la verdad oculta de Benedict, fueron lo que más me sorprendió. Sin duda, la autora sabe mantenernos en vilo durante la lectura y se guarda varios ases bajo la manga para sus siguientes entregas.

-----------------------------
Nos leemos pronto!

No hay comentarios :