sábado, 24 de agosto de 2013

Basta de idas y vueltas...

Camille observó a Joaquín al borde de la furia y el llanto.
No dudó al gritarle con todas sus fuerzas:
-Desearía no haberte conocido nunca. Desearía hacer de cuenta que no existes, que jamás fuiste parte de mi vida. Haznos un favor a ambos y aléjate de mí, tanto como te sea posible. Vete del continente, evita cruzarte en mi camino. No quiero volver a verte. Me cansé de este ida y vuelta sin sentido y ya no tengo ganas de perder el tiempo hablándote siquiera...
Joaquín la miró detenidamente por un minuto que se hizo eterno. Ella bufó, al ver que él no reaccionaba, y dando media vuelta comenzó a plantar la distancia que le había reclamado.
El muchacho elevó la mirada al cielo. Estaba solo en el lago y las oscuras nubes prometían una fuerte tormenta. Ya tenía el corazón destrozado, nada le importaba la lluvia próxima a estallar.



----------------------------
Y sí... de vez en cuando, 
esta historia me llama para que escriba al menos unos párrafos. 
Me encanta el drama de Joaquín y Camille. 
Me duele pensar el triste final de su historia...
Nos leemos pronto!

2 comentarios :

Verónica Navas dijo...

Awwwww :') me encantó!

Sigue escribiendo!

Saludos!

Isaias dijo...

"Ya tenía el corazón destrozado, nada le importaba la lluvia próxima a estallar."
HERMOSO