domingo, 23 de junio de 2013

Un paso al costado...

Corrió tras ella y la llamó a gritos, rogándole que se detuviera.
Camille apuró el paso, pues sabía que si se detenía a escuchar a Joaquín no podría resistirse a la idea de abrazarlo y quedarse a su lado sin importar nada más.

Él volvió a gritar las dos sílabas que componían su nombre, a rogarle que hiciera un alto y se dignara a escuchar sus disculpas.
Ella se detuvo, no para oírle, sino para rogarle que ya no la llamara, que no la buscara ni intentara acercarse. Apretando los puños, con cristalinas lágrimas rodando por sus mejillas, Camille giró para contemplar a Joaquín por última vez.
Él hizo una mueca, conocía muy bien la luz que escondía en la mirada aquella muchacha que amaba desde hacía tanto tiempo. Ella pensaba despedirse, esta vez para siempre.

Antes de que la joven pudiera decir nada, Joaquín la abrazó y le robó un beso. Fue un arrebato, un intento desesperado para convencerla y lograr su perdón.
Ella se alejó a regañadientes. No podía amarlo, no debía hacerlo.

No había posibilidades para el amor entre ambos y uno de los dos debía aceptarlo. Solo dando un paso al costado la vida de ambos podía continuar.



--------------------
Nos leemos pronto!

No hay comentarios :