jueves, 11 de abril de 2013

Reaccionar a la fuerza

     "Y descubrió de pronto que todo cuanto lo rodeaba era solo un espejismo. Nada quedaba de ese mundo que creía conocer tan bien. Nada lo ataba, tampoco, a la tierra humana, mortal y efímera que tan dispar se mostraba ante su naturaleza inmortal y divina. Las aguas habían retrocedido, dando lugar a un gigantesco desierto que parecía decirle a gritos que aquel no era su lugar y era hora ya de partir rumbo a sus dominios".



Nos leemos pronto!

1 comentario :

Tamara dijo...

Y cuales son esos dominios??? Un besazo.