lunes, 25 de marzo de 2013

Adictos a la Escritura. Proyecto marzo.

La sangre no sabe de secretos

      Se cosió los labios, sabiendo que su ansiedad y falta de concentración podían jugarle una mala pasada.
Luego de unos instantes comprendió que su mirada bien podía delatar que sabía algo y actuó rápidamente, se arrancó los ojos con sus propios dedos en un ataque de desesperación máxima.
Sus oídos -aún intactos- percibían todo lo que ocurría a su alrededor y le hacían saber que estaban allí, que conocían el asunto, que podían hacer de las suyas cuando menos lo esperara. 
Histérica, corrió a la cocina y buscó el cuchillo más afilado. No le importó llevarse todo a su paso. No pensó siquiera en el dolor que ya sentía o el que habría de sentir a continuación. Se apuñaló la cabeza con tal brutalidad que sus tímpanos estallaron en pocos segundos.
Cayó de rodillas, con el cuchillo aún en su poder y supo, en un momento de fugaz coherencia, que aquellas manos tan hábiles que le habían servido para eliminar sus defectos, se mantenían impunes y perfectas.
Lo que no podía decir, podía ser escrito. Sus manos se erguían en lo alto, aunque sus ojos no pudieran observarlas, movían el arma entre los dedos lentamente, como sopesando la situación.
Una angustia infinita despertó en su pecho al descubrir que esas malditas manos parecían estar dispuestas a obligarla a vender aquello que había jurado ocultar. No lo pensó siquiera, solo actuó por instinto. Movió el cuchillo en el aire y se cortó sendas muñecas, con la profundidad justa como para permitirles seguir moviéndose, pero levemente. Guardó la poca fuerza que le quedaba para atarse ambas manos con uno de los cordones de sus zapatillas. 
Se desplomó en el suelo jadeante, consciente ahora del dolor visceral que corroía su cuerpo. Sentía la sangre correr con premura a través de sus venas y la certeza de la muerte próxima intentó dibujarle una sonrisa, más su rostro no pudo responder al gesto, las puntadas que se he había dado eran fuertes e inflexibles.
Su corazón dio un último latido y enmudeció. Su cuerpo quedó allí, tirado en el suelo, desmadejado y destrozado por ella misma, en un arrojo total por ocultar aquel secreto que, tal y como había prometido, procuró llevarse a la tumba. Pero la sangre es traicionera, la sangre no sabe de juramentos. 
Cuando llegaron los forenses, un fuerte y nauseabundo olor a óxido inundaba el lugar. Ese fluido rojo oscuro que rodeaba el cadáver de la joven muchacha cantaba aún ciertas estrofas oscuras, más nadie supo escuchar el canto o entenderlo siquiera.



Nos leemos pronto!

9 comentarios :

Athena Rodríguez dijo...

Ay Erze, creo que has puesto de manifiesto la esencia del secreto, pues aquí es evidente la paranoia que llega a presentarse en el que lo guarda y atesora; y no obstante, nos has regalado un buen relato gore, sencillamente... ¡sorprendente!

Seguro que ya estás acostumbrada a mis halagos nena linda, pero la cosa es que lo que escribo ahora es todo lo que pienso, pues eso de darle vida a la sangre misma, no es cualquier cosa.

Sigue deleitándonos con tus letras. ¡Y nunca dejes de soñar!

Dora Ku dijo...

Erzengel: Ante todo quiero agradecerte porque has tomado parte en éste, que calificaría de: un intento por no perder las buenas letras de muchos escritores, cuyos relatos sería una lástima dejar de leer.
Una de ellos eres tú, sin duda alguna.
Te felicito por tan estupendo relato, lleno de dramatismo, que me hizo que se me encogiera el corazón. Nos hace desear no tener nunca un secreto tan terrible que incluso deseemos morir.
¡Muy bien chica!: Doña Ku

jldurán dijo...

Muy bueno, nada más comenzar a leer se me ha encogido el corazón, es corto pero duro. La descripción y como se desarrolla me gusta. Pero avisa, solo para fuertes. Un abrazo

Catapzia AixzayelGuardian dijo...

Ufffffff de verdad me tenias angustiada, me gustó mucho tu relato!!
Aunque comparto la opinión de Athena, es un relato Gore.
Felicitaciones!!!

Maria O.D. dijo...

¡Hola Erzengel!
Sin palabras, tu relato es estupendo, y muestra un secreto secreto que aunque desconocido por el lector, muestra una deseperación y una resolución digna del secreto, así lo entendí, y si que asusta, es muy gore.
Uno de los relatos más genialisimos que he leido en mi vida! ¡Un abrazo!

Cloe dijo...

Una manera muy original de plasmar el tema de este mes, desarrollada de una manera tan clara y rotunda, apoyada en frases cortas hace que me haya, incluso, angustiado mientras leía. Enhorabuena

María José dijo...

Tienes una forma muy especial de escribir, captaste mi atención desde los primeros parrafos. ¡Felicidades! un beso

José Antonio Castaño dijo...

Me ha fascinado tu relato, se lee rápido y sin pausa, saboreando cada palabra, cada frase, sobre todo si lo lees antes de comer, eso si. Enhorabuena y sigue escribiendo que lo haces muy bien.

osnolasaga dijo...

¡Madre! Me he llevado una de las manos a la muñeca mientras leía. Ha sido tan explícito que no podía evitar imaginármelo con todo detalle.
Ha sido impactante, sin duda. ¡Enhorabuena!