viernes, 1 de febrero de 2013

Lo suyo no era una historia sin final

   Elevó sus manos al cielo, reclamando con furia y desesperación el volver a verlo al menos una vez más.
   Cayó de rodillas al suelo y gritó con todas sus fuerzas. No podía terminar así. Simplemente, no era posible. De ninguna manera.
   ¿Quién era dueño y señor para manipular su vida y alejarla de cuanto amaba? ¿Quién jugaba a ser titiritero y tiraba de los hilos que la sostenían?
   Era injusto, muy injusto. Terrible, doloroso y profundamente cruel. No lo merecía. Nadie merecía algo así.
   ¿Qué culpa guardaba al haber sido capaz de observarlo a la luz del día? ¿Cómo podía ella llegar a saber que estaba prohibido mirar siquiera la luz que él emanaba al caminar?
   Maldito fuera el día en que se enamoró un ángel. Maldito el día que los separaron y maldita su existencia al descubrirse lejos de quien amaba y sin modo alguno de recuperarlo.
   No pensaba darse por vencida. No aún. Lo suyo no era una historia con final trunco, nunca lo sería.


Relato escrito con Closer to the Edge, de 30 Seconds to Mars
Nos leemos pronto!

1 comentario :

angy.w dijo...

Breve pero intenso y completo :) Me encantaría saber más de la historia de ella y el ángel, y qué decide hacer al final. Me ha gustado mucho!