miércoles, 9 de enero de 2013

De cómo comenzó la historia de Iome...


—No puedes dejarme sola, así como así —reclamé furiosa. Llevábamos varios días de viaje, con el desierto como único paisaje a kilómetros en la redonda y Malik no parecía preocupado en absoluto.
—No estarás sola. Sabes bien que tu nuevo guardaespaldas nos espera en la Montaña del Llanto Eterno, desde allí seguirás camino sin mí.
—Pero… no quiero un tonto guardaespaldas. Te necesito a ti para que me cuides.
Malik se detuvo en seco y me observó fijamente. Debió bajar la mirada varios centímetros para encontrarse con mis ojos castaños.
—Nunca fue mi deber cuidarte y protegerte hasta el final. Soy el Comandante en Jefe de las fuerzas de tu padre, Blair, no lo olvides. Te acompañé solo porque tu padre lo pidió y si el rey pide, uno le concede lo que desee —explicó acomodándose la capucha para cubrir así sus cabellos rubios que brillaban al sol.
—Malik, nos conocemos desde niños, sabes que no toleraré a un fortachón engreído que piense que apenas soy un objeto que transportar bajo vigilancia.
El muchacho sonrió ante mi réplica y levantó una ceja, gesto que siempre evidenciaba que mantenía en secreto.
—Mira, Iome no es ningún idiota, tampoco guarda nada de engreído. Si lo provocas, descubrirás cuán rudo puede ser, pero en general se muestra simpático y abierto a las opiniones distintas a la propia.
Lo miré de reojo, mientras me arreglaba el abrigo. Llevar ropas de hombre no resultaba tan incómodo como había creído, pero no lograba ajustar debidamente el cinturón en torno a mi chaqueta y cuando el viento soplaba fuerte, sentía que mis huesos se congelaban poco a poco.
—No veo razones para confiar en él.
—Es mi amigo, luchamos codo a codo en muchas batallas, tu padre cree que es el adecuado para esta tarea, ¿cuántas razones más debo darte? —inquirió con tono grave.
—Ninguna —dije ya vencida—, pero si ese tal Iome se desatiende de mí y me abandona a mi suerte, tú serás culpable.



-------------------------------------
Primer página que escribí y deseché al poco rato.
No quise eliminarla porque leerla me daba ideas de cómo encarar el comienzo de la historia, pero esta escena cambió por completo, ya verán cuando les muestre la obra terminada.

Nos leemos pronto!

1 comentario :

Dolly Gerasol dijo...

Hola! Ya que no voy a poder leer sobre Joaquín en mucho tiempo, me estoy entusiasmando con la historia de Iome. Veré qué nos depara a su lado ;)