martes, 29 de enero de 2013

Adictos a la Escritura: Proyecto Enero.

Un final frustrado


Lo habían anunciado con bombos y platillos. A grito limpio, por radio, televisión e incluso Internet. El fin del mundo ocurriría el 21 de diciembre de 2012, a las 0:00 hs de España y no había manera de evitarlo.
Surgió la idea, entonces, de llegar a ese día preparados para el momento, despidiendo la vida que habían sabido tener en el mundo hasta ese instante.
Cada gobierno dispuso los preparativos… meses antes del gran acontecimiento, los humanos de cada punta del planeta dejaron de trabajar, valiéndose de lo que tenían en sus casas,  robando o intercambiando con sus pares aquello que precisaban para subsistir.
Quemaron cada árbol y planta existente. Persiguieron, cazaron y aniquilaron cada animal conocido. Si algo iba a desaparecer ese 21 de diciembre, sólo podían ser la especie humana, lo demás no podía tener momento especial en aquel gran día. Era la despedida de todo lo que conocían y su ego podía más, por eso llegaron al límite máximo.
Las horas previas de ese último día, se organizaron gigantescas fiestas en cada ciudad y pueblo, reuniendo a todos los habitantes en un convite de alcohol y desenfreno total.
Emulando un fin de año cualquiera, se dispusieron a contar los segundos que faltaban, en algunos lugares la noche reinaba, en otros el sol recién nacía. Gritaron la cuenta regresiva con una euforia inexplicable y llegaron al “cero” para quedarse mudos de asombro y pánico. Nada sucedió. El mundo no destrozó en manos de cataclismos varios o a causa de alguna tormenta electromagnética.
Desde donde estaban, observaron todo a su alrededor y gimieron. El fin había llegado al planeta por sus propias manos. Habían destruido todo y no había nada con qué seguir adelante. Tenían los días contados, esta vez por su propia ignorancia y locura.
Habían confiado en las palabras de los charlatanes, actuando sin pensar en nada más que su propio deleite final y nada les quedaba para sobrevivir. Solo podían sentarse a esperar que el Grandísimo les diera una muerte rápida y clemente, pero no tendrían tanta suerte. Les aguardaba solo un final frustrado.  




Nos leemos pronto!

14 comentarios :

Angie L dijo...

Me gustó mucho ya que es algo que en verdad pudo haber pasado !
Muy buen relato ! :D

Dolly Gerasol dijo...

Tétrico, crudo y real en cierta manera. Como siempre me has sorprendido :)

Raquel Campos dijo...

Un final que podría ser verdad!!!!
Un saludo!!

Gabriela Szuster (Gamyr) dijo...

Un relato que nos muestra una realidad que muchas veces elegimos no ver.
Saludos

Tania Yesivell dijo...

Acción y reacción, por supuesto. Pero las profecías se cumplieron, el humano puede ver el futuro, así de grande es nuestra especie jajaja.

Dre!k de'Lenfent dijo...

Muy buen relato, reflejas algo que yo siempre pienso... el fin del mundo lo estamos trayendo nosotros.
Me gusto mucho Tia :)

Cloe dijo...

Pues como siempre rompedor. Resalto la crudeza que me ha transmitido, pero que quieres que te diga, que me ha encantado :)

Dora Ku dijo...

Erzengel: Admiro tu originalidad, aunque más bien creo que eres muy buena observadora de la conducta humana.
Muy bien ambientado tu relato y bastante bien contado.
Felicidades: Doña Ku

Anuca dijo...

Si es que está claro que nuestro ego algún día tenía que jugarnos una mala pasada, y tú lo has plasmado de formal genial.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues sí, tienes razón, nos lo estamos cargando todo.

Buen relato.

Rubenson

Dorothy McCougney dijo...

Tu relato me gustó. Ciertamente, es el hombre el que finalmente termina trayendo su propia destrucción mientras, irónicamente, hablamos de invaciones alienígenas e impactos de meteoritos. Saludos.

Tuti dijo...

Comparto tus pensamientos, probablemente nosotros acabaremos con nuestro mundo antes de que se produzca por causas naturales.

ibso dijo...

Esta frase "Habían confiado en las palabras de los charlatanes, actuando sin pensar en nada más que su propio deleite final y nada les quedaba para sobrevivir", bien podría ponerse en presente, ya que es una cruda actualidad.
Me gusto
Un saludo

Inna Franco dijo...

WOW, un retrato fiel de esta humanidad tan egoísta, te felicito :)