miércoles, 25 de julio de 2012

Respirar profundo y seguir viaje...

  Suavemente, deslizó la yema de sus dedos por las teclas del antiguo piano que alguna vez había sonado pura y exclusivamente para aquel a quien ya no debía ni pensar.
  Contuvo el aliento, pensando en cuánto anhelaba verse envuelta en sus brazos, sabiendo que él no podía encontrarla ni aparecería como por arte de magia llamando a la puerta.
  No había otra alternativa, lo sabía. No tenía otro sendero su camino. 
  Apretó los puños y permitió que las lágrimas resbalaran por su piel, recorriendo su rostro y borrando el recuerdo de las caricias que tiempo atrás él le había dado con tanto amor.
  Llevaba sólo unas horas con la bandera del abandono izada entre su equipaje, pero sentía un dolor semejante a la angustia que se genera luego de años sin ver a la persona amada.
  Lo extrañaba, de una forma poco normal, con la brutalidad y salvajismo propios de su corazón demente, que había decidido dejar a un lado todo lo que quería y seguir viaje lejos de lo que más le importaba en el mundo...



Les gustó??? es sólo un poco de delirio para que relean los primeros capítulos de A veces, amar es saber decir "Adios" y se preparen para la continuación :D
Mañana, vendrá el cap 5!
Nos leemos pronto!

4 comentarios :

Ever Ballardo Martínez dijo...

Hola,

Me gustó este relato. Solo tengo una observación en este punto: "...quería y seguir (¿su?)viaje lejos de lo que más le importaba en el mundo..."
Creo que omitiste ese SU.

Un saludo.

Dolly Gerasol dijo...

Muy interesante...
Me gustó!

Saludos :)

Tania Yesivell dijo...

Una actitud poco habitual que a veces hace falta. Pero en este micro se ve triste.

Dany nphenix dijo...

Me encantó! Como siempre, Erze. Me gusta mucho cómo escribís. Me paso a leer los capítulos de esa historia, que creo que no los leí todos.
Besos.