martes, 14 de febrero de 2012

Un San Valentín muy Especial...

   La abrazó con ternura, rodeándola con sus brazos mientras respiraba profundo y saboreaba el aroma de sus cabellos.
Tiempo atrás, su anhelo era sólo un deseo, un sueño irreal y poco probable.
   Él, que lo tenía todo desde su nacimiento, que podía elegir a quien deseara y por quien suspiraba más de una mujer, había descubierto que era capaz de darlo todo en pos de lograr el amor de aquella mujer cuya mirada eclipsaba su corazón desde aquel baile de gala.
   Hubiera jurado que ella lo descubriría, que no faltaría la ocasión para que preguntara sobre su familia o le llamara la atención su vestimenta y los guardias que -con poco disimulo- se mantenían cerca suyo, custodiándolo.
   Con un rechazo a su propuesta de bailar de por medio, y una sonrisa plena y reluciente, la joven lo había conquistado sin saberlo. La amaba, por ese entusiasmo sincero que la caracterizaba. Dios, ¡cuánto la amaba! 
   Sonrió, en tanto recorría con su mirada aquel rostro angelical que le quitaba la respiración sin intentarlo siquiera. Ella le regaló una sonrisa en respuesta. El tiempo había transcurrido sin que lo percibieran, jugando con ellos, acercándolos y distanciándolos como mejor quería. Ahora les daba tregua... les permitía dejar salir a flote sus sentimientos más puros y la emoción se percibía en el ambiente como una carga eléctrica a punto de estallar de un momento a otro.
Él, que lo tenía todo, era capaz de abandonar esa vida de lujos y perfecciones tan sólo para estar a su lado.
   Sabía que la felicidad se quebraría ni bien llegara su padre, pero hasta tanto el Duque Mayor regresara a casa, él podía ser feliz junto a la mujer con la cual deseaba pasar el resto de su vida. Ya encontraría el modo de lograr su cometido, o renunciaría a su herencia y partiría sin rumbo determinado, pero con la mujer que amaba.

   -¿Qué estás pensando? -inquirió la joven, con una sonrisa tímida.
   Él reaccionó y la observó fijamente.
   -Te amo... -replicó entonces con voz suave y profunda- Desde el primer momento y hasta mi último suspiro.
   Ella se estremeció, comprendiendo la magnitud de aquella declaración, más no llegó a responder. Él había acercado su rostro de manera tan delicada, que le era imposible dejar de observarlo. Lentamente, sus labios se encontraron, fusionándose en un beso mágico, propio de los cuentos de hadas.
   Aunque ella nada tenía de princesa y sabía que los finales felices no existían, pensaba luchar sin dudarlo en pos de lograr un "vivieron felices" junto al muchacho que había fingido ser un simple guardia tan sólo para conquistarla. 
Ellos tendrían un final especial, único y perfecto. Podía sentirlo. Él le permitía creer en imposibles...
 

~*~*~*~*~*~*~

Bueno, amigos, aquí tienen un breve relato para festejar San Valentín. El texto está basado en mi novela "De Amores y Desencuentros", que esta semana retoma las publicaciones. ¿Conocen la historia? Pueden leer los capítulos previos dando Clik Aquí.
Por ahora me despido, no sin antes desearles:


Feliz día de los enamorados!!!


5 comentarios :

D. C. López dijo...

¡Feliz día de San Valentín preciosa! >.<

Mina Sousa dijo...

Feliz día Erzengel!! Un besazo!!

Andrea dijo...

Feliz Día de San Valentín!
Erz! Siempre sorprendiéndome con tus letras, esos maravillosos mundos que nos Creas :3

Fabian Ramos dijo...

Hermoso! Lo que me hace doler un poco las entrañas ya que hace tiempo que no tengo novia!

Pero el dolor es soportable... medianamente. Es genial!
Unas felicitaciones y feliz día del amor y la amistad!

Maria O.D. dijo...

¡Hola! ¡que hermoso relato, gracias por compartirlo! ¡feliz san valentin! (atrasado :)