jueves, 19 de enero de 2012

Quiero en mi Biblioteca (4)

Nueva entrada para sección en la cual doy a conocer a bloggeros cuyas historias me apasionan lo suficiente como para anhelar verlas convertidas en libros listos para mi biblioteca...




Hoy quiero hablar de Josetxo Mera, un autor que ha sabido cautivarme con sus letras, cuyas historias siempre me resultan intrigantes y me obligan a reflexionar de diferentes maneras.

En su blog, El Sopazax, día a día José habla de temas que sacuden al mundo a través de su óptica, expresándose de una manera que me recuerda mucho a maestros como Pérez-Reverte.
Josetxo tiene tiempo ya en su labor como escritor y de verdad no entiendo cómo es que las editoriales se lo están perdiendo.


He tenido el agrado enorme de poder leer y reseñar su novela "Sin Pulso", y les juro, amigos, me quedé sin palabras.
Sin ceremonias el anciano se sentó en uno de los bancos a esperar, sabía que no habría de esperar mucho, sabía que el hombre que lo observaba aterrorizado comprendía lo que significaba su presencia allí.

Cuando estuvo seguro de que acaparaba toda la atención del patriarca gritó dos palabras en una lengua anterior a los hombres, en una lengua que los dioses ancestrales y arcanos utilizaron para crear el cielo, el firmamento y el mundo, la lengua con la que un dios primigenio creó todas las cosas con solo darles un nombre.
Fue una novela que me encantó... adoro el blog completo de José, pero esta historia sencillamente me fascinó.
Por eso, hoy hago esta entrada. Porque quiero, anhelo, reclamo, deseo tener ésta y sus otras novelas en mi biblioteca, editadas por alguna editorial que reconozca y exalte el mérito de José con su pluma.
Cuando tenía esos momentos de regreso al mundo circundante, se hacía más patético; porque en aquella inmensa trampa de cristal su imagen era la de un pez medio muerto que se devanaba los sesos buscando un nombre, una palabra que siempre tenía en la punta de la lengua y que nunca salía.

Cuando le ocurría eso, el hombre que se recluía bajo la demencia, lloraba desconsolado, lúcido en su desgracia. 
Uno nunca debe perder las esperanzas, por eso, sigo soñando, tengo fe, en que algún día disfrutaré tener todas las obras de Josetxo convertidas en libros en mi estantería. Ya me imagino explicándole a mis hijos quién es el autor de aquellos ejemplares...
José es un hombre humilde, nunca se jacta de su habilidad con la pluma, aunque yo lo alabo porque de verdad siento que es un modelo a seguir. Su manera de expresarse me impresiona y cada día espero ansiosa a leer qué nueva entrada se trae entre manos, porque da gusto leerlo.

Amigos, si no conocen a Josetxo, los invito a su blog, y si lo conocen, espero sus comentarios sobre esta entrada,
Hasta pronto!!!

3 comentarios :

Dany nphenix dijo...

Me paso por el blog.
Besos.

Josetxo Mera dijo...

Wao.
No se que decir Erz.
Me has dejado sin palabras.
Un millón de gracias.

Maria Iholanda rondon dijo...

Me he pasado por tu blog y me ha encantado, muchas gracias por tus resñas, aquí te dejo algo para compartir
http://mariaiholandarondon.blogspot.com