jueves, 26 de enero de 2012

Adictos a la Escritura. Proyecto Enero: Sensaciones.

Antes del caer al abismo

Nazco en la misma oscuridad del ser, cuando se ha llegado al límite mismo de toda tolerancia. 
Mi creador dará vida, luego, a muchas más como yo. Pero soy la primera y por eso valgo un poco más. Que él haya tenido el coraje para insuflarme existencia, aún cuando se piense débil por el mismo motivo, lo hace más humano de lo que ya es. 

Con gracia acrobática, me contorneo por el suelo donde camino con lentitud dolorosa. Yo sufro en concordancia con mi padre, gimo aunque nadie lo perciba, me arrastro con agonía destrozando mi propio cuerpo en el proceso. 
¿Y qué si nada queda luego de mí? Quiero creer que él sentirá un poco más leves las cadenas que lo atan, o que será más fuerte para lograr su cometido. 
Un estremecimiento me recorre por completo. Él está gritando, él está odiando este momento que lo afecta. Me ha visto, me ha sentido, piensa que no debería haber nacido. Más aún cuando no tolera pensarme viva, no es capaz de darme muerte. 
En el espejo, formamos una pareja extraña. Él y yo, tan diferentes como somos y a la vez tan complementarios. La rudeza descansa en sus ojos oscuros, en sus rasgos marcados, en su piel que acumula ya algunas arrugas y demuestran que la edad lo afecta, aunque no tenga más de 30 años. 
Yo, en cambio, soy efímera y fresca, sensible al máximo, incapaz de marcar fronteras a mi propio ser. 

Alguien que se piensa frío e inquebrantable, como lo es él, se ha visto acorralado, luego de una serie de sucesos que no vienen al caso mencionar. Lo importante es que me originó, así, a mitad de la noche, pensando en quien no debería pensar, lamentando lo ocurrido… y aquí me tienen, cristalina, dejando un leve rastro de sal al andar, acercándome a mi fin inevitable. 
Estoy en el borde mismo de mi existencia, sabiendo que muchas otras seguirán mis pasos. Él no se ha detenido, aún furioso como está por crearme, y ha ido generando nuevas hermanas que no llegarán a conocerme pero comprenderán que son las sucesoras, mis sucesoras. 

Ya casi no me quedan fuerzas, pero alcanzo a sentirlo, puedo escucharlo. Él sostiene el teléfono entre sus manos, está marcando un número, está esperando a que lo atiendan. 
―Perdón… no puedo tenerte lejos ―murmura gimiendo―. Perdóname, por favor. 
No puedo evitar sonreír mientras él mismo curva sus labios alegre ante la respuesta que escucha atentamente. 
Cierro los ojos, satisfecha. Lo poco que queda de mí cae al abismo. Habré de estamparme en su camisa de seda o en el sweater de bremer que con tanta gracia luce. 
Caigo, la vorágine de los últimos instantes me atrapa. Alcanzo a escuchar su risa antes de impactar contra la tela y me entrego por completo a la muerte. 

Puede que ahora él no me recuerde, ni piense siquiera en el momento en que me creó. Yo, sin embargo, puedo decir orgullosa que fui su primer lágrima, la primer lágrima que lloró por amor…




*-*-*-*-*-*-*


Me ha resultado muy divertido jugar a ser lágrima... espero que a ustedes les haya gustado mi relato.
Hasta pronto!

21 comentarios :

GaMyr dijo...

Me encantó el relato.
Ha sido un verdadero placer leerte.
Mis saludos.

Angie Sonríe dijo...

¡Es precioso! ¡Me encanta! ^^

Déborah F. Muñoz dijo...

está muy bienm es precioso

Seiren dijo...

Hermoso relato.
Muy interesante la narración, es enigmática, nostálgica y dulce; propia de una lágrima.

Dolly Gerasol dijo...

Hermoso!! Me encantó!! Un abrazo :)

Patricia O. (Patokata) dijo...

Me encantó tu poética lágrima!!

Un placer leerte!!

angy.w dijo...

Me ha encantado!! Muy poético, con un final entre la felicidad y la tristeza.

Karuna dijo...

Una historia de amor reflejada en los sentimientos de una lágrima.

Muchas gracias Erzengel, por compartir tu texto.

Saludos Karuna ^^

Dora Ku dijo...

Pues a las dos se nos ocurrió escribir sobre el mismo tema. Sólo que yo hablo de una mujer y tú de un hombre.
¡Viva la diversidad de pensamientos!, porque aunque las dos hablamos de una lágrima, los dos relatos son diferentes.
Felicitaciones por tu bien trazado relato.
Cariñosamente: Doña Ku

KaRoL ScAnDiu dijo...

Ainsss... mi Erzeee, qué preciosidad:D

No solo es una lágrima, sino, la primera de amor de un hombre^^

Lo he amado, mi reina, preciosooooo

Dany nphenix dijo...

Me gustó mucho, sobre todo, el final.
Besos.

Emma Buffei dijo...

Me ha gustado mucho.... Fíjate que aunque Frank y tú escogieron el mismo elemento, le dieron giros muy diferentes...¡Qué creatividad!

Nut dijo...

Muy bueno, el lenguaje que utiliza la lágrima para hablar de si misma,la historia de su nacimiento, el desarrollo del relato. Me ha gustado mucho. Felicidades :)

Esther Van Castle dijo...

Erz que tal?

Es amm, se me van las palabras para describir tu texto. Es decir, a pesar de saber que era una lágrima; lo que lograste transmitir fue... (me faltan palabras!) Es poético, romántico... Felicitaciones!!

Un beso linda.

Maria O.D. dijo...

¡si que me gusto! ¡genial! ¡de lo más tierno e increible! :) ¡saludos!

PukitChan dijo...

¡Qué hermoso relato! T^T

No hay llanto más intenso, más sentimental y más profundo que el que llorar por amor, de cualquier clase de amor, pero amor. ¡De verdad que me conmovió!

Es hermoso y genial este relato. Gracias Erzengel ^w^

Kate PB dijo...

Es precioso!! no me imaginaba que fuera una lagrima.
Besos :)

ibso dijo...

Muy hermoso tu relato. Dicen que el llanto es un rasgo exclusivo de humanos, una manifestación emocional que ningún otro animal muestra. Tu lágrima primigenia es muy "humana".
Un saludo
ibso

Marilyn Recio dijo...

Un placer visitarte y leerte, Lindo relato, me mntuvo intrigasa hasta el final. Regreso Pronto!

ALLOSAURUS dijo...

Un relato muy conmovedor, la primera lagrima es la que mas sufre, prepara el camino para las que le siguen.

muy hermoso relato, en este momento me encuentro llorando me ha conmovido la historia

000latani000 dijo...

Es cierto que la primera es la que más duele, la que más cuesta, y la que más agusto te deja... Jejeje!
También ha sido divertido leerte. Diferente punto de vista sobre una lágrima que siempre pensé desdichada...
Un saludo!