miércoles, 9 de noviembre de 2011

Epílogo, Parte 1: Tatuado el Deber

Los pasos de Macu e Irene resuenan fuerte contra el suelo de la iglesia.
Erzengel, nuevo líder del Círculo, ha determinado realizar el juicio a todos los involucrados en la batalla contra Sharem en un lugar neutro, donde puedan asistir Cazadores, Ángeles y Demonios por igual.
Ya todos están acomodados en sus asientos, esperando a que comience el proceso de hacer comparecer a todos y resolver luego los cargos y sentencias correspondientes.

-En primer instancia -anuncia Damir, llamando la atención de todos-, se determinará la suerte que correrán los Demonios que sobrevivieron a la lucha.
Erzengel, desde su el sillón oscuro donde está acomodado, asiente y explica:
-Aquellos que batallaron en nombre de Sharem, serán perseguidos y cazados como viene sucediendo durante hace siglos. No perdonaremos sus faltas.
Todos en la sala aceptan la propuesta del jefe. No hay ningún vasallo de Sharem para exponer sus ideas, todos huyeron cuando su líder falleció a menos de Narim.
-Por otro lado… -anuncia Erzengel, continuando su sentencia- Los Demonios que lucharon en representación de Narim, compartiendo terreno con Cazadores y Ángeles sin agredirlos ni lastimarlos, tienen hoy su oportunidad.
Los aludidos observan detenidamente al Primer Nacido, anhelando escuchar lo que tiene para decir.
-Sé que muchos de ustedes emprendieron viaje y abandonaron el cielo siguiendo a Lucifer. Sé también que Narim los fue seleccionando y agregando en sus tropas por una justificada razón: destituir a Sharem del poder que tenía. Mi oferta es la siguiente… soliciten redención y podrán volver a ser Ángeles, cumpliendo un periodo previo aquí en la tierra, viviendo como humanos.
-¿Igual que Anrael? -pregunta una voz entre el grupo.
-Sí, igual que Anrael -afirma Damir mientras Erzengel busca un papel y pluma de una caja de madera finamente ornamentada y explica:
-Deberán firmar aquí y de inmediato perderán sus poderes y condición de Demonios. Nacerán bajo la forma humana y habitarán este plano durante toda una vida… luego, podrán recuperar su lugar en el cielo.
Los sobrevivientes de las huestes de Narim se miran entre sí en silencio. Hasta que uno de ellos da el primer paso y tomando la pluma que Erzengel le ofrece, traza su nombre sobre el papel. Instantáneamente, el Demonio cae sin vida en el suelo de piedra marmolada.
Todos murmuran por lo bajo, pero el jefe del Círculo llama la atención:
-Por favor… han visto que no sufrió dolor alguno. Quienes deseen seguir su ejemplo, acompañen a Damir a la sala adjunta y sean libres de recuperar su condición de luz.
El Ángel sale de la cámara principal llevando en sus manos el mágico papel y la pluma. Todos los interesados lo siguen con pauso cauto.
Cientos eran los guardias que acataban las órdenes de Narim, pocas docenas sobrevivieron y todos piensan aceptar la propuesta de Erzengel.
Sólo Uriel y Narim quedan junto a los Cazadores y Ángeles, representando a su manera el bando de los Demonios.

-Bien, continuemos. Los Cazadores… -Erzengel suspira- Quedan exentos de cumplir ninguna sentencia. Aquellos que en años anteriores cometieron actos de violencia contra el Círculo o hayan atacado a algún miembro del plano celestial, son libres ahora.
Algunos Ángeles bufan por lo bajo, el líder del Círculo hace caso omiso a esos gestos y dirige su mirada al palco donde están Macu, Irene, Karol y Brucia junto a otros Cazadores en iguales condiciones.
-Ustedes lucharon junto a los Ángeles e incluso se expusieron en la batalla cuando nadie más pensaba hacerlo. Por eso hoy declaro que aquellos Cazadores que estaban cumpliendo sentencia, ya la han superado ante mis ojos y los de mis compañeros con creces y merecidos reconocimientos.

Macu observa a su blonda amiga y se maravilla al descubrir que ya no hay tatuajes en su blanca piel, como tampoco ella misma carga dibujos de ningún color sobre su cuerpo.
Karol y Brucia sonríen por igual, liberadas del dolor que significó alguna vez ser Cazadoras marginadas.
A su lado, los otros humanos ahogan gritos de júbilo esperando a que el Primer Nacido concluya su parecer.
-Tal y como algunos Cazadores lo han logrado, si lo desean, pueden luchar nuevamente y continuar con su tarea, pero ya no están obligados de ningún modo -agrega Erzengel sonriendo levemente -.Pueden retirarse si lo desean.
Salvo el grupo de amigas que comenzaron y terminaron juntas la lucha, los demás emprenden camino de regreso a sus hogares, o lo quedó de ellos.

-Uriel… -llama Damir, que ha regresado sin hacerse notar- Es tu turno.
Macu aprieta fuerte la mano de Irene, nerviosa ante lo que habrá de suceder.
-Fuiste uno de los guardias principales, cuando los Primeros Nacidos cazábamos Demonios día y noche aquí, en la tierra… y perdiste las alas al asesinar a Anrael -recuerda Erzengel.
Uriel hace un gesto afirmativo, cruzándose de brazos como sólo hace cuando está nervioso. Narim le palmea la espalda, demostrándole son palabras que él estará a su lado ayudándole.
-Además, diste muerte a Brucia -Damir murmura por lo bajo.
-¡Yo estaba de acuerdo! -replica la Cazadora.
-Por favor… -Erzengel suspira- No importa si lo aceptabas o no, él te mató.
-¡DK me devolvió a la vida! Todo fue por hacer reaccionar a los gemelos.
El líder del Círculo toma aire y tan sólo dice:
-Sí, de eso ya hablaremos con el Neutro. Uriel es quien me importa ahora, los demás, hagan silencio.
El salón se inunda con un mutismo absoluto.
Erzengel cierra los ojos y anuncia:
-Actuaste buscando un fin bueno, pero eso no justifica el medio que elegiste. Sin embargo, has dado mucho de tu tiempo en ayuda hacia las Cazadoras que dieron con la ubicación de Elián y permitieron rescatarlo.
El Demonio asiente y cierra los ojos, esperando lo peor.
-Por eso, en este mismo momento, te quito el estado impuro que te corroe y declaro que serás humano y podrás vivir una existencia plena hasta que la vejez caiga sobre ti. Luego serás tú quien decida si reencarnar como Ángel o mantener tu alma humana -Erzengel sonríe. Él sabe cuánto ama Uriel a Macu, comprende los anhelos del antiguo Ángel por estar junto a esa mujer que cuida su corazón con especial cariño… le ha dado una oportunidad inigualable.
Ante la mirada de todos, Uriel se descubre sin tatuajes ni marcas en la piel. Sus ojos oscuros brillan alegres ante la noticia que ha recibido y no puede evitar dirigir su mirada hacia la Cazadora que adora con pasión.

-Continuemos con Sebastián y Jonathan… -propone Damir.
Mientras Uriel y Macu se reúnen y abrazan, Irene sale del lugar sin llamar la atención, feliz por la suerte que vienen corriendo sus amigos y dolorida por la pérdida de Ian. Él también habría logrado el perdón sin duda alguna… pero ya no está y esa angustia le destroza el alma.
La blonda mujer necesita tomar aire y recuperar la compostura, vulnerable como se siente no piensa permanecer cerca de su familia y amigos. Camina por los pasillos en dirección hacia el patio interno, sabiendo que nadie tomará esa ruta.

1 comentario :

~D@nL!n~ dijo...

Oh...!

Sabes que? Como bien te conozco, se que no dejaras a Irene sola, verdad?

Veamos si he acertado en el siguiente capi... muajaja.

Eres un genio!

Danlin, TKM!

MAP!!!