lunes, 7 de noviembre de 2011

Capítulo Final, Parte 1: Tatuado el Deber

Sharem aplaude a Narim y Uriel, mientras estos caminan a la par de Sebastián y Jonathan hacia el centro de la planicie, a centímetros del sello donde Elián duerme profundamente.

Aylen e Irene ya no tienen lágrimas, al igual que Macu. La furia las enceguece y guía, empujándolas a sacar lo más fuerte de ellas, llevándolas al límite de lo que son. Puede que Aylen jamás haya sentido tal dolor y frustración, pero las otras dos mujeres ya han vivido un momento semejante, aquel que las sentenció a cumplir la condena que las ha traído hasta ese lejano punto.
Mariola y Ade observan a Karol, que permanece inmóvil y con una extraña mueca en su rostro. La antigua pareja de Sharem sólo tiene ojos para el cuerpo de Brucia que descansa lastimero en el suelo. No respira, no se mueve. Brucia ya no está y eso ha causado el despertar del lado demoníaco de los gemelos. ¿Qué pensaría ella de ver a sus hijos así?

DK suspira, mirando al cielo y extiende sus alas que han adquirido un tono violáceo, semejante al del humo de las hogueras en que se han incinerado el cuerpo de algún Ángel caído en batalla.
Uriel gira su rostro para observar al Imparcial y sonríe una vez más, con esa mirada asesina brillando con fuerza, con aquella locura vibrando en su semblante.

Sharem ha ordenado a sus guardias alejarse al extremo de la planicie, mismo lugar donde Narim ha enviado a sus vasallos.
En una superficie de 300 metros cuadrados, tan sólo 5 Demonios se observan mutuamente. Se han ubicado de manera tal que rodean el cuerpo indefenso de Elián. Uriel y Narim a los extremos, Sebastián y Jonathan en el medio. Y Sharem que los observa y no puede dejar de sonreír…

Las Cazadoras saben que no pueden perder tiempo, que ni bien les sea posible, deberán correr y lanzarse a la lucha, aún cuando no tengan posibilidades de ganar.
¿No había dicho DK que llegarían refuerzos para colaborar? ¿Acaso Erzengel no había prometido estar en la batalla y ayudar si le era posible? Pero por cómo se ha dado la situación, ya no pueden creer en nada, sólo les queda valerse de sí mismas y confiar entre ellas. Darán sus vidas, se sacrificarán para intentar salvar a Elián. Lo demás, no vale la pena pensarlo. No, no con la traición que han cometido los Demonios y el apoyo mudo que el Neutro les ha dado.

Sharem tiende su mano en cordial saludo a Narim y éste se acerca a su hermano con paso deliberadamente lento.
Los gemelos tan sólo observan a los Demonios que se encuentran más atrás, sin inmutarse ante las miradas fieras que recaen sobre ellos.
En el preciso instante en que Narim y Sharem se abrazan, Uriel grita con todas sus fuerzas:
-¡Ahí va!
De manera sorpresiva recorre la mínima distancia que lo aísla de Elián, carga su cuerpo con cuidado pero veloz y se lanza a la carrera retrocediendo sobre sus propios pasos.
Sharem no alcanza a reaccionar, Narim ha girado sobre sí mismo y lo ha lanzado contra el suelo con toda la potencia que le es posible.
Los guardias del Príncipe agredido se enfurecen y los Demonios que están de parte de Narim les declaran batalla.

Las Cazadoras no dan en sí ante lo que observan.
Sharem intenta ponerse de pie y Sebastián y Jonathan se lanzan sobre él para frenar su reacción e impedir que ataque a Narim.
DK abandona su estado catatónico al fin, corriendo hacia el cuerpo inerte de Brucia.
Al otro lado de la planicie, dos fuerzas completas de Demonios luchan encarnizadamente. Las fuerzas de Narim llevan las de perder, los guardias de Sharem los sobrepasan en número…
Uriel es sólo un punto de cabellera oscura que sobrepasa la posición de las Cazadoras y llega al límite de la zona, casi al borde de la montaña. Macu lo observa fijamente, sin dar crédito a lo que ve. El Demonio lanza a Elián por los aires, más el niño no sufre ningún daño: Erzengel llega volando desde algún lugar desconocido y toma al pequeño entre sus brazos con sumo cuidado, continuando su vuelo hasta llegar donde Karol y las demás mujeres hablan en murmullos sobre qué hacer y cómo luchar.

Irene, Ade y Mariola no pueden dejar de mirar a DK, que está arrodillado sobre el cuerpo de Brucia, en una posición extraña, como si acaso estuviera besando sus labios, aunque no pueden afirmar esas suposiciones, los metros que las separan del Neutro les juegan en contra.
Para sorpresa de las Cazadoras, rayando lo imposible, Brucia despierta y se incorpora con total normalidad. Observa a Uriel, que le sonríe ampliamente:
-Lo logramos… estuvieron a punto de declarar su lado angelical, aunque al saberte muerta me odiaron y sólo pensaron en vengarse y ahora son Demonios puros, tan fuertes como lo fue su padre -las palabras de Uriel dejan atónitas a las demás mujeres.
Brucia no puede dejar de sonreír, entusiasmada con esa noticia.

Irene entonces se enfrenta al Imparcial.
-Has lo mismo con Ian -reclama.
-Hay cosas que resultan imposibles -replica DK desviando su mirada hacia Erzengel y Elián.
El Primer Nacido sostiene al niño con cariño contra su regazo, aunque no haya una migaja de paz en toda la zona. La batalla entre los Demonios de Narim y Sharem continúa y los propios Príncipes no han dejado de atacarse una y otra vez, con los gemelos colaborando al bando de Narim.

-Los demás ya han llegado… -anuncia Erzengel.
-Pero… ¿cómo? ¿Qué ha sucedido? -cuestiona Macu.
Los relámpagos siguen explotando en el cielo y es Aylen quien murmura.
-Han abierto más portales, ¿verdad?
El Neutro sonríe y explica:
-Necesitábamos distraer a Sharem y traer refuerzos mediante portales… por eso la tormenta. Debíamos hacer que los gemelos expulsaran su poder, de ahí lo que Uriel hizo con consentimiento de Brucia… y Narim precisaba energía extra, Ian se sacrificó para ayudarlo.
Las Cazadoras dirigen su mirada a la planicie donde miles de Demonios luchan entre sí. No ven la hora de poder participar en la contienda.

Irene siente que el pecho se le abre en una extensa herida que jamás podrá cerrar. Sangra lentamente, aunque nadie pueda notarlo.
Ian vendió su vida para ayudar a Narim… Ian, ese humano que de Ángel supo ser engreído y desvalorizar a los simples hombres que poblaban la tierra, pudo comprender el valor de ser humano y dar su existencia para colaborar en la lucha contra Sharem.
Irene no puede respirar, conmocionada como está ante la realidad que la golpea y otra vez. Ian ha muerto y ya no regresará.
Aylen, a su lado, busca la manera de acompañar a su madre y desviar su atención de Narim. En lo profundo, la hija de Irene festeja porque Narim sigue manteniéndose del lado bueno, aunque ya le pesa la idea de tener que soportar la sentencia que el Príncipe Demonio recibirá cuando lo condenen por haber dado muerte a Ian.

Macu y Uriel se observan fijamente. Ella nada dice, sólo piensa en el dolor que le produjo ver al Demonio asesinando a Brucia, aunque más no fuera una falsa escena levantada para despertar el poder de los gemelos, sabiendo bien que Uriel es capaz de ver sus pensamientos y eso le causará una tortura por buen tiempo.
“Lo siento…”, replica el Ángel Caído, “necesitábamos hacerles creer a todos que estábamos de lado de Sharem, sino no hubiera funcionado”.
Macu asiente con un gesto, mientras camina hacia Irene y la abraza con dulzura, intentando darle fuerzas y ánimos ante la pérdida de Ian.

A lo lejos, Narim y Sharem se enfrentan abalanzándose el uno sobre el otro, incansables y con golpes certeros. Jonathan y Sebastián han tenido que cuidar que ningún otro Demonio ataque con la guardia baja a Narim, aunque son pocos los que llegan a lograr esas hazañas. Nada queda de esos infelices seres oscuros una vez que los gemelos los enfrentan cara a cara.
Más atrás, las huestes de Sharem han reducido considerablemente las fuerzas armadas de Narim, más no por eso llevan las de ganar. Como si de aire estuvieran formados y pudieran aparecer donde más lo desean, cientos de Cazadores y Ángeles luchan codo a codo con los guardias de Narim.
Saben que cuando Sharem tenga la oportunidad, mandará a recuperar a Elián y eso no deben permitirlo de ninguna manera.


~*~*~*~

La segunda parte llegará mañana martes ;)

2 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Oh!
Que capitulazo!

Ahora ya entiendo todo lo que ha pasado!

Pero sigo sin entender una cosa..., aunque estoy segura de que lo sabre en cuanto lea el siguiente capi...

A por el !

Danlin, TKM!

MAP!!!

Irene Comendador dijo...

Madreeee!!!! pues que bien poder seguir leyendo, porque que cuerpecito me has dejado, y ya le vale al dichoso neutro no revivir a Ian, qué le pasa? es que no le duele? POr qué con Brucia si y con Ian no? aaaaaaaa que me desespero.
Vaya una de sorpresas que nos traes nena. Me voy apor más
Besitos