sábado, 29 de octubre de 2011

Capítulo 37: Tatuado el Deber

DK lleva tan solo un par de minutos lejos cuando el grupo de Cazadoras, guiadas por Uriel y escudando a los gemelos y Narim, se encuentra con los primeros oponentes.
Tres son los Demonios Superiores que salen de su guarida para hacerles frente, buscando evitar que alcancen la cima y derroten a Sharem.
Tres Demonios, todos con cuerpos de músculos desarrollados y miradas asesinas.

Macu salta sobre uno de ellos, cuya cabellera brilla de color plateado, más al intentar acertar con su espada, el Demonio gira sobre sí mismo y lanza a la Cazadora contra la pared de roca. Irene sabe que su amiga bien puede salvarse del golpe, por lo que sólo piensa en alcanzar a esa criatura maligna y cobrarse su vida. Más el Demonio tiene experiencia luchando y no va a dejarse ganar fácilmente.

Aylen y Karol están enfrentando a otro de los guardias, lo tienen acorralado y tan sólo falta que Aylen lo decapite mientras Karol le impide escapar. Pero la hija de Joaquín nunca llega a dar el golpe mortal… un grito llama su atención y al desviar la mirada comprueba que su madre y su tía son atacadas por el Demonio que tenían planeado eliminar.

Más adelante, Uriel y las gemelas Ade y Mariola, se enfrentan al tercer guardia que se muestra como un ser aún más poderoso que los otros dos. Saben que al pasar este tramo de la montaña las luchas serán más sangrientas y arduas. No pueden ir en ayuda de Macu e Irene, aunque escuchan sus gritos de dolor. Aylen ha perdido la concentración, eso también pueden observarlo desde donde están luchando, pero Karol salva la situación dando muerte ella misma al Demonio.

Los gemelos y Narim han continuado con su carrera rumbo a la cima. Llevan apenas unos metros recorridos, dado que el Príncipe Demonio no quiere alejarse demasiado de las Cazadoras. Es muy posible que cuando ocurra el momento del enfrentamiento con Sharem, lleguen refuerzos de cuanto lugar imaginable existe y no puede darse el lujo de perder justo ahora…
Cuando Narim escucha el grito de Irene, una oleada de temor recorre su cuerpo. Él siempre se ha mantenido atento a las emociones y pensamientos de Aylen y el dolor de la joven Cazadora repercute en él con fuerza. Sólo precisa eso para girar su rostro y observar lo que sucede más abajo.

Uriel y Mariola procuran atacar a un Demonio que tiene como escudo a la propia Ade. Karol se encarga de encender una hoguera para incinerar allí al Demonio que ha eliminado mientras Aylen va en carrera hacia el oponente que está atacando a las únicas mujeres que componen su familia sanguínea.
Una luz poderosa nace entonces. Una bola de luz cuya energía colosal podría partir la montaña en dos. Pero Narim sólo tiene un objetivo y el blanco se mantiene fijo como para no errar el golpe.
La mano del Príncipe Demonio hace un movimiento limpio y el disparo surca el aire veloz y certero. No puede utilizar todo su poder, si lo hace perderá energías para enfrentar a Sharem, por eso mismo su ataque no da muerte al guardia que Aylen ha pensado atacar, aunque le genera heridas importantes.
Mientras Macu e Irene se arrastran lejos de su opresor, Aylen utiliza su espada y lo mata sin pensarlo dos veces. Karol se acerca entonces para quemar el cuerpo, tal y como hizo minutos antes con su oponente.

El Demonio que está luchando con Adela como rehén y escudo, baja la guardia por un instante, comprobando que es el mismísimo Narim, Príncipe Demonio y mortal guerrero, quien ha lanzado ese disparo sorpresivo contra su compañero. Uriel se vale de ese momento de consternación para arrebatar a Ade de las manos de su contrincante en tanto Mariola le quita la vida clavándole su daga en el corazón.

A lo lejos, los Primeros Nacidos continúan exterminando a los guardias inferiores. Un sonido se percibe fuerte y desgarrador. Desde varios metros más arriba, dos Demonios Superiores van hacia el grupo a toda carrera.
Narim ruge y lanza un nuevo disparo, esta vez la espera de luz estalla en el aire.
Los Demonios que vienen en camino gritan enfurecidos. El Príncipe los ha dejado ciegos.
-Háganse cargo y procuren no salir heridos…- grita Narim mientras regresa a la carrera con Sebastián y Jonathan, procurando no cruzar su mirada con Aylen, no debe perder su equilibrio ahora.

El grupo se reúne para esperar la llegada de los incapacitados Demonios.
Irene abraza a su hija, mientras Macu rebusca en sus bolsillos hasta encontrar una pequeña botella de vidrio. Rápidamente empapa su espada con el líquido que lleva en el diminuto frasco.
Ade y Mariola la imitan, cubriendo sus armas con un líquido que parece inofensivo.
Uriel observa a las Cazadoras, curioso ante la acción que incluso Karol, Irene y Aylen realizan con premura.
-Agua bendita… -murmura Macu.
-Agua que fue santificada con el rezo de los monjes budistas -señala Mariola.
-Agua purificada por las plegarias de un Rabino -Irene se encoge de hombros.
Quien una vez fue Ángel mira hacia los Demonios que ya casi están por alcanzarlos y sonríe.
-Para cubrir todas las posibilidades -ruge en tanto extiende sus manos y estas adquieren el aspecto de temibles y filosas garras-. Entonces ya no tengo más alternativa que luchar contra ellos siendo lo que menos deseo.
Las Cazadoras ven cómo Uriel cierra los ojos y luego los abre, mostrando una mirada completamente negruzca, propia de los Demonios de alto rango.
Él, que ha luchado mano a mano con los Primeros Nacidos, guarda un poder que pocas veces ha deseado liberar. Este es el momento, Narim y los gemelos lo precisan.

Los guardias superiores están a un paso de llegar al punto donde los esperan para luchar, sólo el olfato puede guiarlos por culpa de Narim y su ataque fulminante.
Ade, Mariola y Aylen saltan sobre uno de ellos antes de que toque el suelo. Irene, Macu y Karol hacen lo propio con el otro Demonio.
Ambos seres malignos presentan una feroz lucha, pero las Cazadoras resultan contrincantes fuertes y con el sentido de la visión que ellos han perdido, lo que determina su suerte.
El fuego se enciende entonces y corroe los cuerpos sin vida de los caídos.
Sólo en ese momento, Ade se recuesta en el suelo con signos claros de dolor y cansancio. Los zamarreos del Demonio que la utilizó de escudo han dejado marcas oscuras en su piel y necesita de algunos minutos para recobrar fuerzas.
Macu e Irene llevan huellas similares en todo su cuerpo a causa de los golpes que les propinó el guardia antes de ser herido por Narim. Caminan hacia Adela y hacen acopio de su accionar, mientras Mariola, Aylen y Karol las rodean y custodian en todas las direcciones, por si acaso aparecieran los Demonios que faltan.

Uriel corre para alcanzar a Narim.
El Príncipe Demonio se ha detenido, buscando que los gemelos descansen un poco y procurando rehacerse de las energías que ha gastado hace unos momentos. Tiene que estar en condiciones óptimas, Sharem no será un oponente sencillo de encarar.
A esas alturas, todo esfuerzo significa la pérdida de mucho poder y no hay manera de recuperarlo, no sin alimentarse de algún humano o Demonio. Él no quiere seguir ninguna de las opciones, porque eso sería mostrar su lado oculto ante Aylen y no piensa permitirse ese tipo de comportamientos junto a la joven Cazadora.
Un grito llega lejano.
DK aparece con una mujer en brazos. Una Cazadora que se suponía muerta o perdida. La madre de Jonathan y Sebastián, la mujer que fue pareja de Kalum y debió exiliarse por el bien de sus hijos.
El grupo de Cazadoras observa a Brucia con entusiasmo. Ella representa dos manos más que habrán de luchar en pos de liberar a Elián y derrocar a Sharem, un refuerzo para sus líneas bienvenido y precisado.
Uriel ya está junto a Narim. Ambos pueden percibir con claridad la ansiedad de los gemelos por acercarse a su madre y poder conocerla al fin.
-Vale, sólo 5 minutos... -señala el Príncipe Demonio- Luego deberemos viajar tan rápido como podamos, algo me dice que Sharem intentará despertar a Lucifer durante el amanecer, porque en ese horario llegamos a este mundo perdiendo nuestra condición de Ángeles.
Sebastián y Jonathan emprender carrera hacia Brucia, que sale a su encuentro.

Lejos, en la base de la montaña, Ian intenta ilusionarse con la idea de que Irene y los demás miembros del grupo están sanos y salvos.
-Hey, tú... -ruge una voz profunda y gutural.
El humano gira su rostro en el medio de la nada, allí donde lo ha dejado DK, temiendo descubrir a quien lo ha llamado.
Anonadado, observa a un grupo de Demonios que lo miran con impaciencia.
Comienza a contabilizarlos mentalmente. Cuando el número supera la centena, Ian se estremece sin saber qué hacer.
-Anrael, era verdad lo que se decía... -señala el Demonio que está apenas 3 metros de su posición- Estás metido en esta lucha tú también.
Ian asiente, respirando lentamente. Lo recuerda, recuerda al Ángel que respondía al nombre de Abdiel. Recuerda el día en que se vendió al otro bando motivado por seguir a Lucifer y los demás.
-Bien, entonces podrás guiarnos junto a nuestro líder -Abdiel hace una seña a sus compañeros.
-Yo...
-Narim mandó a llamarnos hace unas horas. Nos dio el nombre de las Cazadoras y demás miembros del grupo con que viajaba. Señaló que no debemos hacerles daño... pidió refuerzos- explica el Demonio y sus palabras impulsan a que Ian abandone sus miedos y sonría abiertamente.
-Sí. Sé dónde están. Vamos, no hay tiempo que perder- replica más tranquilo.
Un plan se ha diagramado en sus pensamientos. Un plan desquiciado, pero preciso. Si las cosas resultan como él teme, Narim lo necesitará con urgencia...



~*~*~*~


Capítulo doble, porque el final está cerca y muchas cosas habrán de suceder...
 
Create your own banner at mybannermaker.com!

5 comentarios :

bruha_brujah dijo...

Excelente como siempre,el siguiente capítulo!!!

El Guardián de la Mazmorra dijo...

Este final me ha dejado un poco descolocado... a ver cómo me lo aclaras después, jeje.

Irene Comendador dijo...

Que tensión de lucha por favor, y lo del agua huntada en las armas, cada una de una clase, me arrancó una carcajada, jejeje
Pero no sé qué pensar ahora, estos planes descabellados que los personajes se sacan de la manga y ese atisbo (espero equivocarme) de traición.... mmmm, ya veremos que sucede mi princesa, no nos dejes mucho tiempo con la intriga eh
Un beso guapis, esta de vicio, la batalla llegó y no defrauda en absoluto ;D

~D@nL!n~ dijo...

Tremendo!

Por fin ha empezado la lucha final!

Y yo tambien huelo a chamusquina en el final, jeje.

Esperare impaciente. Eres genial.

Danlin, TKM!

MAP!!!

INFECTADA X dijo...

Aquí huele a gato encerrado. Jolín, tremenda batalla!! Voy a leer el otro capi ahora mismo para no aventurarme a hacer conjeturas. Genial, Erzengel!!
Infectada-X