sábado, 8 de octubre de 2011

Capítulo 34: Tatuado el Deber

DK lleva varios minutos guiando al resto del grupo por las calles de la ciudad a oscuras.
Uriel y Narim no precisan de su ayuda, a diferencia del resto, que se ven condicionados por su humanidad.
El silencio que envuelve al poblado se interrumpe sólo por los pasos rápidos del grupo que camina con cierta precaución y sus respiraciones rítmicas y acompasadas. De fondo, la extraña melodía continúa dejándose escuchar, como si acaso una sinfonía de violines interpretara algún tipo de música nunca antes conocida.
El Imparcial sonríe ante las emociones contradictorias y nerviosas de gran parte del grupo. Él puede percibir sus sensaciones fácilmente y detecta sin mucho esfuerzo que sólo los Demonios caminan sin prestar atención a la canción que suena incansable desde que las luces se apagaron en el hotel. Suspira por lo bajo y toma camino hacia la plaza.
En esa dirección, la melodía parece adquirir más fuerza.

Narim camina sumergido en sus pensamientos, rememorando un pasado lejano que más de una vez ha negado recordar. Aylen va pocos pasos más atrás, observando al Príncipe Maldito sin decir palabra. Preguntándose una y otra vez cómo pudo enamorarse de un Demonio y si acaso él podría corresponderle, la Cazadora frunce el ceño sin poder evitarlo. A su lado, Karol sonríe tristemente, al ver en su protegida un leve rastro de lo que ella misma supo ser siglos atrás.
Detrás de la joven y su tutora, marchan Ade y Mariola, acompañadas por Jonathan y Sebastián, hablando en murmullos de cuando en cuando.
La comitiva se cierra con Macu e Irene, que van emparejadas con Uriel e Ian. Alertas ante lo que les espera más adelante, sienten que ya la guerra es palpable y la adrenalina corre por sus venas invitándolos a luchar.

Al llegar a la plaza la melodía cesa de pronto y el Neutro se detiene con todo el grupo copiando su acción.
Una suave iluminación parece cobrar vida en la cuadra donde el césped crece libremente y los árboles conforman una especie de muralla para dividir a la plaza misma del resto de la ciudad, más la claridad no es suficiente para observar todo con detalle.
Algo hay allí. Los Cazadores pueden sentirlo… la presencia de varios individuos de poder avasallante y cargados de cierta emoción difícil de describir o interpretar.

-Ha llegado el momento… -DK habla hacia los desconocidos- Hemos logrado localizar a Sharem y su ejército.
Los faroles se encienden como por arte de magia, iluminando la plaza con una fuerza sobrenatural. En el centr, un grupo de encapuchados se muestra erguido y desafiante. El Imparcial camina sonriente hacia esos extraños individuos, más los Cazadores se ponen en guardia al escuchar que Narim y Uriel gruñen con fuerza. Ian también se muestra tenso, sin entender lo que sucede.

-Han sido rápidos -indica una voz grave y melodiosa- Bien por ustedes. Necesitan de cuanta habilidad tengan a mano para lo que se avecina.
Uno de los desconocidos va al encuentro de DK y le tiende su mano.
-Me sorprende que se hayan reunido tantos en tan poco tiempo -las palabras del Neutro generan curiosidad en sus compañeros.
-Sí. El equipo está casi completo… 20 éramos los originales. 4 cayeron primero, 3 desaparecieron después. 13 quedamos  cumpliendo nuestras tareas hasta que nos expulsaron, 7 estamos hoy aquí. Los restantes viajan aún por el mundo, reclutando a cuantos aliados quieran colaborar.
Macu no puede contenerse ante el nerviosismo de los Demonios y dejando al grupo de lado, con la guardia baja a pesar del posible costo, se acerca a DK y pregunta al encapuchado:
-¿Quiénes son ustedes? ¿Por qué todos nos sentimos tan tensos ante su presencia? ¿Cómo han dejado a oscuras la ciudad?
La risa estalla en el grupo de desconocidos y la Cazadora de cabellera violácea frunce el ceño, molesta ante esa actitud.
-Ya el mundo nos cree olvidados, pero nuestras fuerzas se mantienen intactas. Somos los Primeros Nacidos… -la capucha cae y queda en evidencia un rostro de rasgos perfectos, de belleza sin igual- Mi nombre es Erzengel y soy un Arcángel, tal y como el resto de mi grupo, aunque fuimos desterrados hace tiempo por orden del Círculo. Yo maté a Lucifer, yo logré que reencarnara bajo la forma humana… yo fui jefe de Narim, cuando él y sus hermanos eran aún Ángeles y Uriel fue reclutado por mi grupo también.
Macu es incapaz de esconder la sorpresa que siente ante tantos descubrimientos. Gira su rostro ante los Demonios y sus compañeros de cacería, regresa luego la mirada a DK y a ese extraño ser que dice llamarse Erzengel.
-Ellos no están nerviosos… sólo sienten un deseo incontrolable por regresar al campo de batalla y luchar con todas sus fuerzas, sin necesidad de Cazadores de por medio, destrozando y aniquilando Demonios a diestra y siniestra. Eso ya no es posible, ellos perdieron su condición de Ángeles y ahora los límites se van difuminando… están del otro lado, en las antípodas mismas y aunque combatiremos mano a mano, siguen siendo del otro bando, de los opuestos -el Arcángel suspira, mirando fijamente a Narim y Uriel.
-Somos lo mismo que mil veces destruimos, aquello que detestábamos. El mal siempre existió, los Demonios ya vivían cuando nosotros llegamos al mundo, pero Lucifer marcó un antes y un después y nos vimos arrastrados a una realidad que costó caro comprender -el Príncipe Demonio se ha apartado del grupo para prestar toda su atención a los demás encapuchados que aún no muestran sus rostros- No puedo regresar el tiempo atrás, no puedo limpiar la sangre de mi manos. Pero estoy aquí y lucharé encarnizadamente para que Elián tenga su oportunidad y Lucifer no despierte.
-Y yo igual -Uriel se ha distanciado también de los Cazadores- Saben ustedes que perdí las alas blancas el día en que defendí a aquel Cazador. No me arrepiento en absoluto, aunque sé sobradamente que no debería haber matado a Anrael, también sigo creyendo que él estaba equivocado con sus ideas y creencias.
-Sí. Sé que creías fielmente que tu postura era la correcta y tenías razón -Ian sonríe tristemente- Todos estos años con un cuerpo humano, me han hecho reflexionar al respecto. Tenías razón, toda la razón… pero como dijo Narim, no podemos volver el tiempo atrás, sólo nos queda mirar hacia adelante y tratar de rescatar algo del mundo para los que vienen detrás nuestro.

Las Cazadoras y los gemelos miran sorprendidos a Uriel e Ian. Sólo Macu e Irene sabían el secreto y ahora la verdad ha visto la luz luego de mucho tiempo.
Erzengel sonríe y su rostro se ilumina por completo. Su belleza es avasallante, como la de Narim, Uriel o el propio DK. Una belleza sin igual, que deja en evidencia la poca humanidad que posee.
-Narim, Uriel, amigos… sé bien que aún siendo Demonios han actuado para nuestro favor. Jamás han atacado o asesinado a ningún humano, Cazador u Ángel desde que cayeron en la condición oscura. Sólo han dado muerte a otros Demonios y eso es admirable -señala el Primer Nacido- Puede que tú, Narim, hayas deseado el poder y luchado por obtener el liderazgo, pero hoy estás aquí y eso dice mucho de ti. Uriel, lo mismo digo de ti y tu reflexión sobre lo que has hecho. Me alegra ver que no han perdido su lado bueno, como sí ha sucedido con Sharem.
-Eso no cambia nada -ruge Narim con un deje de nostalgia- Seguimos siendo Demonios.
-Pero puede que salven su luz y logren recuperar las alas -replica Erzengel- Nadie sabe cómo terminará la batalla o lo que sucederá luego.
-Entonces no hablemos de sueños utópicos hasta que no sea necesario- el Príncipe Demonio menea la cabeza con un gesto de molestia y regresa hacia el grupo junto a Uriel.
-Bien dicho -Erzengel sonríe una vez más- Lo importante ahora es llegar hasta Sharem y recuperar a Elián.
-¿Cómo haremos eso? -Macu mira con curiosidad a los encapuchados, que no se han movido ni una sola vez en toda la charla. Ellos sin duda serán una buena compañía a la hora de pelear.
-Ya todo está organizado -indica DK- Por eso los traje aquí, para explicarles cómo procederemos y llevar a cabo el plan…

El grupo de Cazadores procura dejar a un lado toda la información nueva que han absorbido y prestar atención únicamente a lo que DK y Erzengel expliquen. El tiempo pasa y Sharem está cada vez más cerca de lograr su objetivo. Lucifer no puede regresar. No, definitivamente deben evitarlo a toda costa.



Create your own banner at mybannermaker.com!

2 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Mmmm... no me esperaba que apareciera Erzengel alli, me has sorprendido, para bien. ^.^

Pero seguro que en el siguiente capitulo,ya habra mas accion y sangre, verdad? XD

Danlin, TKM!

MAP!!!

Irene Comendador dijo...

Definitivamente tendré que hacerme un listado de todos y cada uno de los personajes que han salido (y al parecer siguen apareciendo) porque vaya cacao que hay montado aqui, jajaja
Bueno, pues qué decirte, que se respira una tensión ciclonica alrededor de todo el grupo, que se vban desvelando los secretos, pero aún siguen muchas interrogantes abiertas, que estoy deseando saber cual es el plan de DK y Erzengel (anda pillina, que me le has puesto el mas guapo, serás malaaa) jajajaja, a ver qué es lo que han decidido hacer a partir de ahora, será una lucha muy chunga, ya lo veo venir, espero que nadie resulte herido, uuufff, no quiero ni pensarlo, la verdad :(
Un beso corazón mio, y como siempre impaciente me dejas por el siguiente capitulo :DDD