jueves, 1 de septiembre de 2011

Candela y La Emoción a Flor de Piel (3)



Ya no se escuchará su risa.
Ya su madre no podrá abrazarla.
Nunca sabrá lo que es llorar penas de amor ni se sentirá temerosa de elegir una carrera universitaria.
La esperan, de manera inconsciente, a que llegue como cada día, del colegio. Aguardarán su regreso… más no volverá.

Una bestia despertó con sed de venganza y sangre. Un monstruo sin sentimientos ni emociones, desgarró una vida que apenas estaba creciendo.
No habrá sentencia ni pago que  sane esa pérdida. No habrá manera de resarcirse de tremendo pecado.
¿Con qué fuerza nacida de los más bajos instintos animales, un ser humano es capaz de creerse Dios y arrancar la existencia a una criatura?
Y no es sólo Candela. Podría ser Juan, María, Laura… cualquiera niño/a que un día sale de su casa para hacer un mandado, o visitar a un amigo, o ir a casa de un familiar… y nunca regresa.
Cualquier pequeño/a que no tiene rostro, porque su carita es la semblanza de todos; que no tiene nombre, porque su identidad pertenece de alguna manera a ti, a mí, a ellos, los otros… todos.

Y no ocurre sólo aquí. En todos lados, sin distinción de sexo, raza, religión. Sin importar el país donde naciste, la ciudad donde vives, el lugar donde trabajas.
A estas horas, miles de madres lloran la pérdida, la falta, el secuestro, la desaparición o la muerte de sus hijos.
Miles de madres que son sólo una. Miles de mujeres con sus almas destruidas por el dolor y la pena de saber que no pueden abrazar a esas criaturas a las que les dieron vida y vieron crecer. Miles de madres, una madre, que no podrá ver a su hijo/a egresar de la secundaria, desenvolverse en la profesión que les gustaba, casarse, tener hijos…
Miles de madres, que podrían ser la mía, la tuya, la de todos. O que podrías ser tú, yo, aquel otro.
Madres y padres, tíos, tías, abuelos y abuelas, hermanos y hermanas que ya no podrán disfrutar de la compañía de esa lucecita que se apagó o anda oculta en algún rincón oscuro del mundo.

¿Con qué derecho puede venir alguien y arrasar con todo sin atender a nada?
¿Qué tan bajo caerá la humanidad si se resigna y no hace nada para cambiar las cosas?
No podemos quedarnos cruzados de brazos.
No podemos dar por “aceptado” situaciones como ésta.
Ayer fue la mamá de Candela en Buenos Aires, antes fueron los padres de muchos otros chicos y chicas de distintas partes del mundo, mañana podría ser cualquiera.
Situaciones como ésta, me hacen estremecer. Me dejan la emoción a flor de piel, pero sin dulzuras o gracias. La furia, bronca, enojo, consternación, tristeza, necesidad de desahogo… todos lo sentimos y vivimos de alguna u otra manera.
El corazón se nos parte ante noticias de este carácter. La emoción se adueña de mi pluma… en recuerdo de Candela y todos los niños y niñas que han corrido situaciones similares.

Mi sentido pésame para las familias que lloran por la pérdida de sus angelitos.
Mi sentido pésame para la familia de Candela.
Mi ruego y grito de enojo, mi reclamo para que estas cosas ya no sucedan.
Mi esperanza de que el mundo cambie y ya no debamos llorar más faltas semejantes.


Create your own banner at mybannermaker.com!

2 comentarios :

MENTE IMPERFECTA dijo...

Hola Erzengel, feliz Setiembre. Este es un mes que inspira bastante, porque el planeta pasa a dividirse en mitad otoño y mitad primavera 2 estaciones muy románticas.Me ha gustado lo que encontré en tu blog,Muy bello. Estas invitada a que el viento te lleve de paseo a los mios menteimperfecta.blogspot.com e historiasdedibujos.blogspot.com, decide cual te gusta. besos, disfruta setiembre.

Noelle dijo...

No hay palabras para expresar la tristeza que trae una situación como la que se vive en la sociedad actual. Ya perdimos todo respeto por los demás y sobretodo por nosotros mismos.

Comos no se pueda ya valorar una vida?

Es algo que no tiene respuesta. Esperemos que el ser humano cambie y no siga trasformándose en ese monstruo que no solo se daña a el sino a los mas inocentes.

Que Candela y otros niños que también han sufrido ese destino cruel. Tengan la justicia que se merecen!!