sábado, 14 de mayo de 2011

Capítulo 26: Tatuado el Deber

-¡Aylen!- grita Macu, preocupada.
-Vamos, mi corazón…- ruega Karol.
La Cazadora aún no sabe cómo responder, cómo recomponerse ante lo que ha visto y hacer de cuenta que nada sucede.
Es obvio que algo no va bien. La falta de los tatuajes no es algo normal…
A duras penas, con un esfuerzo que le obliga a reunir las pocas energías que tiene, Aylen abre la puerta.
-¿Qué sucede?- cuestiona Macu mientras se peina su cabellera violácea y rebusca con la mirada dentro del cuarto, como si fuera posible descubrir así la razón de los gritos.
-Nada… es sólo que estoy muy cansada y…. casi caigo dormida en el baño, eso es todo- replica su sobrina encogiéndose de hombros.
Macu la observa sin dar fe a esa explicación que poco tiene de coherente. Aylen nunca ha actuado así, la conoce muy bien como para saber eso.
Karol frunce el ceño y nada dice, hay un dejo de pánico en la mirada de la joven que le preocupa.
-De verdad, estoy bien- repite Aylen y Macu decide marcharse a regañadientes. Muchas cosas rondan sus pensamientos y el grito de Aylen le ha hecho poner aún más nerviosa.
Karol duda, sin alejarse aún de la puerta. Ella ha criado a Aylen desde que era bebé, la ha visto crecer día a día, volverse más fuerte, convertirse en la fuerte Cazadora que ahora es. Nunca actuó de manera extraña si se espantó ante ningún peligro. Pero ahora… ahora Aylen se muestra reacia a responder preguntas y el miedo brilla en ella con luz oscura.
-Mi niña- murmura, tratando de sonreír- Necesitas descansar.
-Sí…- Aylen cierra los ojos y pareciera que romperá a llorar de un momento a otro- Estos últimos meses han sido muy agotadores.
-Bien, entonces…- Karol ve a Macu encerrarse en su cuarto- Entonces, ya no te molestaré más.
Cuando hace amague de dar media vuelta y retirarse, Aylen se tensa mientras discute consigo misma la posibilidad de hablar con su tutora.
-Karol…- el susurro es mínimo, pero la aludida responde inmediatamente.
-¿Sí, mi corazón?
-Ven, necesito hacerte una pregunta.
Aylen da paso a la Cazadora y cierra la puerta rápidamente.
Karol la observa deambular por la habitación sin decir nada, a la espera de entender lo que sucede.

Macu está en su cama, analizando todo, tratando de dejar de lado ciertas cuestiones.
No debe pensar en Sharem ni su deseo de venganza. Correr ella sola en busca de un Príncipe Demonio para cobrarse la muerte de su hermano es una locura. No lograría mucho, salvo salir herida y era seguro que Irene y Aylen también se verían afectadas y Karol, sin duda, sentiría el dolor en carnes propias también. Él fue su amor, su vida y Macu sabía que aún cuando su amiga no lo admitiera, algo seguía sintiendo por su ex…
Uriel tampoco es una cuestión a la que atender. Macu se opone con todas sus fuerzas a pensar en el Demonio que antes ha sabido ser un Ángel sublime. ¿Por qué se han cruzado sus caminos? ¿Por qué ella debe sentir lo que siente? Se supone que las emociones deben quedar de lado, más no puede evitarlo. No importa con cuánto esmero lo intenta, Uriel estaba siempre presente… y saber que ahora está en una iglesia junto a Narim, más débil y vulnerable que nunca, aún cuando el lugar sagrado sirva de cierta protección, saber que puede sucederle algo malo si otros Cazadores los encuentran, eso… ¡eso no puede ni considerarse!
Irene y el luto por su hermano también le preocupan. Es notable que ahora Irene sienta algo por Ian, pero Macu sabe bien que su cuñada y mejor amiga nunca olvidará a Joaquín. La forma en que él ha muerto era un hecho poco fácil de dejar atrás.
"¡Vamos, Macu! ¡Hay peores cosas en que pesar!", se regaña a sí misma y recae en el asunto por el cual estaban todos unidos ahora: el rapto de Elián, la reencarnación de Lucifer, y el peligro que sufrirá la humanidad si no detienen a Sharem a tiempo. Sí, eso es mucho peor sin duda alguna.
-Necesito descansar, necesito recobrar fuerzas para continuar con esto…- murmura abatida entre tantas preocupaciones y acomodando la almohada bajo su cabeza, se sumerge en un profundo sueño.

En tanto, Irene ya está en su cuarto, bañada y con el estómago lleno, decidiéndose entre ir y hablar con Ian o dormir primero, cuando alguien llama a su puerta.
Ian se muestra con una tímida sonrisa, a la espera de que Irene le permita pasar y hablar en privado.
Él sabe que le debe una explicación, sabe que ella lo merece. Por eso está allí, porque quiere ser sincero y hablar sin tapujos. Necesita confesar su verdad antes de que sea tarde… antes de que Irene se sienta traicionada y ya nunca le perdone.

Ade y Mariola, por su lado, siguen de guardia recorriendo el pueblo. Ninguna presencia oscura se siente, salvo Uriel y Narim que están buscando a Sharem.
Todo está tranquilo hasta que una luz ilumina la calle por dónde van caminando. Dos muchachos de musculatura marcada y belleza inigualable se hacen presentes a través del portal y las Cazadoras deciden ponerse en guardia hasta tantear el terreno y comprobar si son amigos o enemigos. No pueden captar su esencia, definir si son Cazadores o Demonios, pero da igual, lo que hay que averiguar es si están de su lado o en contra…

-Hey, chicos- saluda Ade sonriente.
-¿Están perdidos?- agrega Mariola con mirada provocativa.
Los recién llegados se miran en silencio y caminan hacia ellas. No hay tatuajes visibles, pero tampoco aroma repulsivo. Son Cazadores, sin duda, pero con poca experiencia.
Las gemelas sonríen… esto será divertido.



Create your own banner at mybannermaker.com!

3 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Mmmmm... me interesa la conversacion de Ian y Irene, pero tambien esos dos personajes nuevos...

Interente... mmm...

Danlin, TKM!!!

MAP!!

Irene Comendador dijo...

HAy que ver lo que te gusta dejar las cosas en el aire y mis nervios a flor de piel ¿eh?
Osea, recapitulemos, que Aylen esta pendiente de hacer una pregunta , que parece importante a Karol, mmm, Que Irene va ha enterarse del secreto de Ian en su propia habitación y los dos solos, mmmm mas interesante, por dios que nervios, y que Ade y Mariola estan ahi todo interesadas por estos jovenzuelos cazadores y ellas tan felices, jajajaj
Bueno esperare impaciente el siguiente, un millon de besos mi reina MUAC!!!!!!!

El Guardián de la Mazmorra dijo...

¡Dos más! ¿o van a ser un aperitivo para Ade y Mariola? A mi lo que me trae intrigado es lo de los tatuajes desaparecidos...