sábado, 23 de abril de 2011

Capítulo 23: Tatuado el Deber

El Ángel observa el caminar de las dos mujeres que se acercan a él poco a poco.
Atrás, un variado grupo de individuos lo observa con cautela.
Macu e Irene se detienen a cerca de Thiago y esperan en silencio, atentas a lo que él tiene para decir.

-Chicas... Nunca he dudado de ustedes, por eso espero que confíen en mí- indica nervioso- Las cosas no van bien arriba. Hay peleas internas entre los miembros del consejo y hasta se baraja la duda de quién vendió el escondite de Elián.
-¿Y eso quiere decir que...?- Irene alza una ceja mientras deja la pregunta a medias.
- Muchos se verán beneficiados si Lucifer vuelve al poder. Yo estoy de su lado, Cazadoras, y otros tantos Ángeles también. Han elegido un camino difícil. Llegado el momento, estaremos presentes para luchar codo a codo con ustedes.
Macu procura guardarse las emociones y con su rostro serio, tan sólo asiente.
Irene hace eco del comportamiento de su amiga. Sabe que Macu no se lleva bien con los Ángeles. Sabe que duda de ellos y sus maneras de proceder. Por eso la imita...

-Thiago…- comienza a decir Macu y el viento cobra más fuerza entonces. Su cabello violeta vuela libres y juega con las corrientes de aire.
-Macu, ya lo sé. Sé que es difícil para ti y para Irene confiar en mí. Hemos vivido siguiendo las órdenes del consejo y por eso muchas veces ustedes, los Cazadores, han debido pagar injustamente la lucha de otros…- el Ángel suspira y dirige su mirada al resto del grupo que espera a los lejos- Pero yo no fui quien cerró los ojos cuando Joaquín cayó herido ni tampoco soy quien las buscará para culparlas por estar en compañía de Uriel y Anrael… muy por el contrario, creo que están haciendo lo mejor al formar alianza y aunar esfuerzos.
Irene mira a Thiago primero y luego a su amiga. ¿Quién es Anrael? ¿Cómo es que Macu no muestra la misma duda?

-Bien, ya debo regresar- avisa el Ángel- Hay muchas cosas por hacer y aún más por ocultar antes de que las autoridades vean lo que están haciendo ustedes. A medida que contactemos con otros Cazadores veremos de enviarlos en su ayuda, pero no guarden muchas esperanzas, mientras menos sean, más fácil será mantenerlos lejos de la vigilancia del consejo…
Macu asiente mientras Irene se mantiene aún confundida.
Se despiden rápidamente y caminan a paso tranquilo de regreso con los demás.
Antes de alcanzar al grupo, Irene toma por el brazo a Macu.
-¿Puedes decirme quién es Anrael y por qué diablos Thiago dijo que él es parte de nuestro grupo? ¿Qué me he perdido? ¿Hay otro Ángel en el grupo y yo no estoy al tanto?- cuestiona en susurros.
Macu recorre con su mirada el rostro de su amiga, su ceño se ve marcado, contraído por el enojo y sus cabellos rubios brillan blanquecinos por un instante cuando el sol se deja ver naciendo en el horizonte.
-Irene… hay ciertas cosas que no puedo decirte. No soy yo quien te debe explicaciones. Y si vamos al caso, estoy segura de que, si reclamas la verdad, te pedirán que digas también la verdad sobre tu pasado- Macu habla en tono bajo. El dolor se transmite fácil en aquellas palabras. El dolor de hablar de un pasado que ya no volverá, de un Joaquín joven y en la flor de la edad cayendo muerto en sus brazos. Su único hermano…

-¿Qué quieres decir?- Irene abre grande los ojos, sin entender aún.
-Uriel sabe todo. Sabe porqué soy Cazadora, se lo conté hace tiempo, y él me mostró porqué perdió su condición de Ángel y es ahora un Demonio.
-Ajá…- la blonda Cazadora se cruza de brazos- ¿Y qué con eso?
-¿Me equivoco al pensar que Ian no sabe los detalles de tu pasado? Estoy segura de que si le hubieras dicho todo, él también habría contado la versión completa de su pasado.
-Él me dijo que fue un Ángel, sí; pero Thiago no lo llamó por su nombre humano… si Ian es Anrael, ¿Por qué Thiago lo llamó según su condición humana?
Macu desvía la mirada y suspira.
-Será que es posible que Ian deje de ser humano antes de lo que imaginas…
Irene escucha las palabras de su amiga sin poder creerlas.
-Pero, ¿y Uriel? ¿él será Ángel también?
-No. Eso es más complicado. Uriel mató a uno de los suyos y eso es quebrantar una ley divina, como nosotras hicimos cuando Joaquín murió… pero lo que hizo Ian es… es diferente.
Irene asiente y trata de sonreír.
-¿Tú crees que yo debería ser sincera con Ian y decirle todo?
-Creo que si sientes algo por él, y eso ya es seguro pues lo hemos hablado antes, entonces debes abrirte y sacar afuera tu pasado. Y él te contará muchas otras cosas también y luego comprenderás lo pequeño que es el mundo y lo cerca que estamos unos de otros sin darnos cuenta.
Macu sonríe y comienza a caminar nuevamente, mientras Irene procura interpretar las palabras que han quedado sonando en sus oídos. Un deje de tristeza mueve a Macu, pero la Cazadora lo oculta rápidamente. Ian tiene posibilidades que Uriel no puede ni pensar aún… debe dejar los sentimientos de lado. Se supone que ella no debía enamorarse y menos aún de Ángel Caído… pero ya no puede hacer nada al respecto. Lo sabe. Lo ama, aunque no piense admitirlo nunca.

3 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Ahhh por fin lo han admitido!!!

Y esta claro que me muero de ganas de saber que ha pasado con Ian e Irene!

Danlin, TKM!

MAP!

Marcos Dk dijo...

Esta Macu es una pitonisa la tia ^^. Anda que no guardan secretos; a este paso voy a tener que tomar apuntes para no perderme XDD

Irene Comendador dijo...

Bueno bueno, eso de que le oculten cosillas importantes a Irene no se yo eh, que me tienes con el culillo encojido del todo, a ver si ya se hacen a la idea de la lucha y comienzan a ser frnacos los unos con los otros, jejejej
Ya quiero saber como sera esa charla de Irene con Ian
Entre secretos, y esas revelaciones amorosas me dejas con el alma colgando de un hilo nena, menos mal que tengo otro capi para seguir y perdona la tardanza, que en el trabajo estoy ultimamente que no paro y no tengo tiempo de na, jajaja
Besos mi chica, voy por mas!!!!!!