lunes, 28 de febrero de 2011

Capítulo 8: De Amores y Desencuentros

Anabelle suspiró por milésima vez antes de que Patricio diera por finalizada la clase.
-Sé que Daniel es más carismatico para esto, pero dadas las circunstancias, debes conformarte conmigo- indicó Patricio con tono amable. Le era difícil mostrarse brusco o poco caballero ante una dama.
La joven asintió pensativa.
-Necesitaba hacerle entender que deseo tenerle lejos... Por eso actué de forma tan agresiva- Anabelle miraba el suelo con tristeza.
-No te preocupes. Ya no lo verás por aquí. Se fue hace unas horas.
Ella levantó los ojos y Patricio pudo comprobar que la noticia le había golpeado con sorpresa.
-¿Qué?
-Debía cumplir algunas obligaciones y por eso se fue...
-Pero...
-Volverá en unas semanas. Talvez ni recuerde el cruce de palabras- el Jefe de Guardias intentó creerse sus propias palabras, pero era difícil.
Anabelle asintió en silencio. Una agonía silenciosa nacía en ella. No debía sentirse así, pero le resultaba inevitable. Daniel ya no estaba y era posible que ya nunca lo viera, si es que rechazaba el pedido de matrimonio del Duque.

La cena fue un suplicio para Anabelle, quién prefirió no comer, alegando no tener hambre. En realidad, se sentía tan triste que su cuerpo se rehusaba a probar bocado.
Esa noche sin Daniel en el castillo significó para la joven damicela la primera de muchas noches oscuras y agobiantes, dónde los sueños melancolicos y las pesadillas abundaban y los amaneces cargados de llanto se convirtieron en algo habitual.

Una semana había pasado yo desde que Daniel se había marchado cuando Patricio recibió la primer carta de su amigo.
Le contaba de los paisajes hermosos, de la felicidad de estar con su hermana nuevamente y de los negocios que llevaba adelante su padre. Más nada hablaba sobre su dolor por Anabelle y Patricio supo, sin necesidad de que Daniel lo mencionara, que esa mujer de oscuros cabellos y mirada cautivadora habían escarbado profundo en el corazón del joven Duque y un simple viaje, aún cuando fuera de un mes, no le borraría los recuerdos acumulados.
Patricio suspiró mientras cerraba la carta y se disponía a responder a la misiva. Debía encontrar una manera de ayudar a Daniel... ¿pero cómo?

Anabelle, en tanto, había ocultado su dolor tras una barrera fría e impenetrable.
En esos días su educación había avanzado y mucho. Conocía ya muchos nombres, fechas y detalles de la familia del Duque, recordaba fácilmente el poema característico de la casta noble, en el cual se narraba además el significado del escudo familiar.
Era excelente alumna, aunque Patricio la notaba lejana y con la mirada y pensamientos perdidos en todo momento.

A los 10 días exactos desde la partida de Daniel, un carruaje finamente ornamentado pero sencillo se detuvo en la entrada del castillo. Los guardias dieron voz de aviso y las empleadas corrieron a dar la bienvenida.
Patricio, como Jefe de Guardias que era, se adelantó y ayudó a descender del vehículo a una joven dama de cabellos rubios y ojos claros.
Anabelle observaba la escena desde el ventanal de su habitación con un poco de curiosidad. Era evidente que todos en el castillo conocían a esa mujer. ¿Traería ella noticias de Daniel? Era una pobre ilusión, pero Anabelle se esperanzó lo suficiente para sonreír.

Patricio tomó la mano de Camila y le sonrió mientras la acompañaba hacia el interior del castillo.
-Pensé que llegarías con tu padre y tu hermano- murmuró sorprendido.
-Vengo a ayudar a mi hermano... Daniel intenta mostrar que todo está bien, pero no me lo creo. Según tengo entendido Anabelle aún está aquí... Bueno, haré cuanto pueda y lograré que confiese lo que siente por mi hermano. Luego veremos cómo traemos a Daniel de regreso...
-¿Eso quiere decir...?
-Que mi hermano no sabe que estoy aquí. Primero lograré mi objetivo, luego hablaré con él. Espero contar con tu ayuda.
Patricio sonrió. La colaboración que necesitaba había llegado. No sabía aún qué plan tenía entre manos Camila, qué diría la joven Duquesa para presentarse ante Anabelle, pero le gustaba la idea.
Sí. Las cosas podían mejorar. Nada estaba perdido aún...


Hola! Bueno, el Gran Hermano Bloggero ya terminó y esta novela vuelve a los lunes... Ya esta semana regresamos a la normalidad y las actualizaciones de todas las novelas. Espero sus comentario... Nos estamos leyendo!

2 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Primero de todo, espero que ganes el concursoooo!!!
Segundo, el capitulo genial!

No esperaba yo la aparicion de un nuevo personaje... pero tiene toda la pinta de ser el personaje clave para que el problema se solucione.Ademas, huelo mucha relacion entre Patricio y Camila... a ver que logran hacer estos dos juntos!

Danlin, TKM!

MAP!!!

Teles dijo...

Erz amor te extraño mucho también y me ha gustado mucho el capi!
Espero que el plan de Camila funcione y consiga su objetivo!!! Síii!!
Un besazo
T.