miércoles, 2 de febrero de 2011

Capítulo 7: De Amores y Desencuentros

Daniel fue directo a su despacho, evitando expresar su enojo con las paredes o adornos del pasillo.
Un par de minutos más tarde, Patricio entró sin llamar a la puerta.
Para ese momento, el Duque ya estaba escribiendo con su prolija y delicada letra en una hoja de papel blanco.

-Imagino que tu plan B consiste en que yo sea el tutor de Anabelle...- aventuró Patricio.
Daniel no levantó la mirada, sólo replicó:
-Sí, así es... Yo me iré a encontrarme con mi padre y mi hermana, saldré hoy por la tarde. Serás el encargado de instruir a Anabelle y cuando se cumpla el mes, serás responsable de conducirla a su hogar.
Patricio hizo una mueca, sorprendido por las palabras de su amigo.
-Pero...
-Sé que escuchaste cuando ella lo dijo, cuando gritó que me detestaba. ¿Para qué pretender su corazón si es inalcanzable?
El Jefe de Guardias no daba crédito a lo que escuchaba.
-Daniel...
-De verdad, no pienso hundirme más en esto. Ella lo dejó en claro. Anabelle debe irse antes de que mi familia llegue. Yo volveré en unos meses...
-¿Tu padre y hermana llegarán sin ti?
Daniel asintió, sin mirar siquiera a Patricio.
-¿No hay nada que pueda hacer?
-Me conformo con que me ayudes como te pedí, sólo eso. Por lo demás, no te preocupes...
El muchacho se puso de pie, sabiendo que Daniel no hablaría más. Lo conocía perfectamente.
-Vale, como gustes- murmuró al cerrar la puerta a sus espaldas.

Daniel suspiró. Su dolor se mezclaba con su orgullo. No veía sentido a pelear, no cuando sentía la batalla ya perdida.
Jamás olvidaría las palabras, los gestos de desprecio de Anabelle. Serían fantasmas que lo perseguirían por todos lados...

Anabelle permaneció en su cuarto durante horas. No desayunó y hasta había pensado no almorzar, pero el Jefe de Guardias se presentó como su nuevo tutor.

-¿Cómo está...?- preguntó ella. Patricio no precisó escuchar el resto de la frase.
-Él está bien. No tienes porqué preocuparte, con las cosas que dijiste y gritaste es suficiente...
Anabelle reprimió un gesto de dolor, conmovida el cariño que su nuevo profesor mostraba hacia Daniel y la forma en que lo defendía.
-No era mi intención...
-Eso no importa. Ahora, mi deber es enseñar y el tuyo aprender.
La joven asintió sin queja alguna.
Esa mañana transcurrió demasiado lenta y aburrida. Patricio ponía toda su voluntad, pero para Anabelle, no era lo mismo que con Daniel hablando...

El joven Duque ha organizado todo. Mientras Anabelle esté almorzando, varios guardias cargarán su equipaje y ni bien comience el segundo turno de clases, él partirá lejos... Piensa visitar a su familia y luego emprender viaje a Irlanda o Escocia tal vez. Mientras más lejos mejor. No quiere pensar en Anabelle. No quiere extrañarla ni anhelar verla sonreír.
Necesita dejarla en el olvido. ¿Cómo es que pudo enamorarse tan rápido y no ve posible olvidarla en años?
Suspira y cierra la última maleta. Nada queda ya, más que partir...


(Si, el cap es breve... Pero el miércoles próximo vendrá cap doble... ¿Qué pasará cuando Anabelle descubra que Daniel se fue? ¿Qué se trae entre manos Patricio con esa actitud usan fría hacia Anabelle? Preparence, será cap interesante ;-) )

4 comentarios :

Violeta dijo...

Noooo, porque? Ahora tendremos que esperar una semana mas!

Andrea dijo...

Ö Erz! Siempre dejandome en Ascuas ... Jeje Espero ansiosa la continuación :D ^-^ Gracias Hermosa :)

Teles dijo...

Zas!!!! no me esperaba esa reacción de Daniel siiiiiiiiiii!!! me encanta!!!!!
Un besazo
T.

lauriii!!! dijo...

eres mala!!!encerio...como qe se va???!...Besos!