domingo, 16 de enero de 2011

Capítulo 5: Bifurcación/Transición

La clase concluye y yo sólo pienso en enfrentarme a Gailen y pedirle explicaciones.
Por eso no dudo ni un instante cuando, al pasar por mi lado, le aprieto el brazo y miro fijamente.
-Necesitamos hablar…- le digo furiosa.
Él me mira perplejo y asiente, sorprendido de mi actitud.
-Vale, pero no aquí. Vamos, sé dónde podemos conversar tranquilos- murmura caminando hacia la salida.

Subo a su auto sin mirarlo siquiera. Él aprieta el acelerador y sale a fondo.
Antes de darme cuenta, ya estamos fuera de la ciudad.
-¿A dónde vamos?- pregunto preocupada.
-A un lugar donde no puedan vigilarnos…- replica inexpresivo.

Frente a una casa de aspecto abandonado, detiene el carro. Bajo del auto en silencio, siguiéndolo de cerca. La noche ha caído rápidamente, lo cual no me sorprende, dado el extenso viaje que realizamos.
Gailen  abre la puerta de la casa, me da lugar a que pase primero y luego cierra la puerta murmurando algo.
Sé que debería sentir miedo, pero de ninguna manera el pánico acude a mí.
El lugar no es en absoluto lo que aparenta. Puede que por fuera parezca abandonado por completo, pero el interior se mantiene en perfecto estado; la sala de estar lujosamente amueblada, da muestra de la exquisitez de quién la decoró.

-Dios!!! Como brilla la oscuridad!!! Creo que tengo hambre, ¿no quieres comer nada?- invita Gailen, antes de prender las luces y caminar hacia la cocina.
Hago una mueca de disgusto y eso hace que él se detenga.
-Vale, dime lo que tengas que decirme, aclaremos todo y demos por zanjada la cuestión- indica entonces con tono frío mientras se cruza de brazos.
-Yo quería hablarte de Gailan y algo que me dijo- murmuro entrecerrando los ojos.
Gailen se encoge de hombros y tan sólo dice:
-Que frio que hace aquí!!! Oh... creo que voy a ver animé.
Incrédula, lo veo  deshacer el camino que había hecho y recorrer la sala en dirección al televisor. Un fuerte “Ja” sale de mis labios.
 ¡Esto es una locura! Me saca de la ciudad, llegamos a una casa de lo más extraña, ¿ y todo para que cambie de tema y se comporte así de extraño?

-¿Qué diablos te sucede?- pregunto más que enojada.
-Las manzanas son como vasos de leche- replica perdido en quién sabe qué pensamientos.
No puedo dejar de mirar a Gailen. Realmente no soy capaz de encontrar en él al muchacho que conozco. ¿Es un lunático y yo estoy a solas con él en un lugar donde nadie puede encontrarnos?
Gailen suspira y se desploma en el sofá diciendo:
-No me siento muy bien, pero como siempre me pasa y siempre acaba pasándose, no le voy a dar importancia...
-Vale, esto no es nada lindo. Quiero irme- indico asustada.
Gailen me mira en silencio.
-No. Por favor. Lo siento, es que… creo saber lo que me dirás. Sé bien que ahora me explicarás cómo es que Gailan te cae mejor que yo, te resulta más simpático y adorable y de ahora en más dejarás de hablarme porque crees que soy un maniático total.
Parpadeo varias veces intentando comprender todo aquello.
-¿Te estás haciendo el tonto sólo porque piensas que dejaré de hablarte? Si no pensara dirigirte la palabra, no estaría aquí contigo, ¿no lo cree?
Gailen lo piensa por un momento y luego asiente.

-Estoy enojada contigo, simplemente porque no me avisaste que tenías un hermano idiota que se cree que sólo porque me diga dos palabras yo me alejaré de ti- explico acercándome a él.
-¿Qué… - la sorpresa en Gailen es grande. Su mirada lo dice todo.
-Puede que no hayas querido ir a comer conmigo, no lo niego, pero soy incapaz de pensar que estás cerca mío sólo porque le gusto a tu hermano. No tiene pies ni cabeza esa idea. Nunca antes vi a Gailan en mi vida, sólo te conocía a ti, ¿y va a resultar que estar a mi lado por él?  No, me resulta imposible creerlo…
Gailen sonríe levemente. No creo que él sea capaz de entender siquiera lo importante que se ha vuelto para mí ni el valor que le doy a su cercanía.
Suspiro, nerviosa y desvío la mirada.
-Yo te q…- comienzo a decir, pero Gailen toma mi mano y detiene mi frase diciendo:
-Nuestro amor ha sido un accidente, no debería de haber pasado, sino, alguien saldría herido.
Lo observo en silencio, atónita ante lo que acabo de escuchar.
¿“Nuestro  amor”? había algo que podíamos llamar “amor”. Si nunca le había dicho lo que sentía, si jamás había dado muestra de mis emociones, ¿Cuándo había surgido “nuestro amor”?

-Sé que sientes algo por mí y yo también lo siento pero…- su voz se desvanece.
-¿Pero?
-No soy lo que piensas- una mueca de dolor afecta su hermoso rostro- Tanto Gailan como yo…
We will kill you softly and with love, so don't panic.
-Gailen, por favor… no entiendo nada de lo que dices- mis ojos se llenan de lágrimas.
Me duele la cabeza de intentar razonar y comprender lo que sucede.

-Dalydee… necesito que hagas algo. Que te alejes de mí. No soy bueno. Nunca lo seré. Mi hermano mentía si te dijo que soy peligroso…- Gailen habla en tono serio y eso me asusta.
Niego con un gesto, esto no es en absoluto lo que quiero escuchar.
-Mi vida no es como la tuya- indica- Corre, salta, come, sueña, insulta, teclea, habla, traga, bebe, mueve, busca…. Mientras puedas, vive la vida al máximo y aléjate de mí, por favor.
-No, de ninguna manera. Gailen necesito explicaciones, dame una buena razón para que deje d hablarte.

Gailen se pierde en mi mirada y yo le imito, maravillándome ante sus ojos de mirar profundo y encantador.
-Se te nota cansada… ¿quieres dormir un rato? Podemos pasar la noche aquí, hay varios cuartos, eres libre de elegir el que desees…- dice sonriendo- Me llevará bastante tiempo explicarlo todo. Te daré todas las razones necesarias para que, llegado el día de mañana te alejes definitivamente y abandones mi compañía.
-No tengo sueño- murmuro riendo- Aunque soy una enamorada de la cama, ¿Sabes? Una vez que duermo, puedo hacerlo durante horas completas… ¿Existe un trabajo que sea probador de colchones y que te paguen como a un presidente? Lo haría sin dudarlo…
Gailen rompe en risas ante mis palabras lo cual me hace sonreír.
Al menos por un instante su fachada de preocupación desaparece.
-Veo que aceptas quedarte y no temes a nada de lo que pueda hacerte…- dice sonriendo a medias- Te lo advierto… Hoy no me voy a duchar, aunque la verdad, apesto...
Entonces la que rompe en carcajadas soy yo. Este lado extraño de Gailen me asusta por momentos y en otros ratos me divierte.
Me pregunto cómo será en verdad. Cómo será él sin muros, pantallas ni máscaras.

 -Vale, ya… comenzaré por lo básico…- propone suspirando- ¿Crees en la fantasía? ¿Crees que puedan existir mundos fantásticos donde suceden todo tipo de cosas impensables?
Sus preguntas me hacen pensar en silencio y sólo encuentro una respuesta:
-Ya me gustaría que existiera un mundo fantástico, donde pueda entrar y vivir felizmente.
Gailen sonríe sin alegría y replica:
-Entonces hay mucho para contar… y te lo aviso de antemano, no vivirías tan feliz como piensas.

Gailen cierra los ojos y comienza a hablar. Yo sólo puedo mirarlo y escucharlo. Todo gira en torno a él. A mis ojos, sólo existe Gailen. El resto del mundo es tan solo un paisaje vacio de color y significados…





¿Quieren leer el cap desde la perspectiva de Gailen?, les dejo el link al blog de Danlin: Capítulo 5

Create your own banner at mybannermaker.com!

3 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

genial capi!

Pero se te olvido poner el enlace hasta mi capi paralelo XD

Danlin, TKM!

MAP!

lauriii!!! dijo...

increible!!!!

Keily dijo...

Me encanta, porq dejaste de escribir?? siguela por favor de verdad es increible