sábado, 15 de enero de 2011

Capítulo 13: Tatuado el Deber

En la sala de depto que ha alquilado Ian, Aylen observa a Narim y Uriel. Dos Demonios completamente distintos entre sí, que no han parado de murmurar el uno con el otro desde que Irene y Macu emprendieron viaje.
Ian también significa una fuente de curiosidad para la Cazadora, ¿Por qué un humano sabe tanto de sobre Demonios? Aún más… ¿Qué hace un humano con ellos?

Uriel desvía la mirada hacia Aylen. Nota que la Cazadora está exhausta, sabe que ella ha pasado muchas noches vigilando a Narim sin pensar en dormir siquiera.
-Niña, debes descansar- indica el Demonio suspirando.
-Pero… hay muchas cosas que quiero preguntarles…- Aylen no puede mantenerse en pie y aún así, su curiosidad puede más.
-Prometo dar respuesta a tus preguntas, pero primero, vete a dormir. Mañana hablaremos…
La joven observa a Ian y Narim. Algo le dice que puede confiar en ellos, tanto como en Uriel.
Asiente y se encoge de hombros, antes de recorrer a paso lento la sala y entrar a su cuarto.
Agradece que la ciudad tenga hoteles así, capaces de alquilarte un piso completo…

A medida que Aylen camina, Narim debe trasladarse también.
Una vez que la Cazadora está dentro del cuarto, el Demonio suspira. La habitación donde ella dormirá es pequeña, lo cual le permite a Narim permanecer afuera sin sufrir daño alguno.
Uriel camina hacia él, seguido de cerca por Ian.
-Cuando se duerma, debemos hablar…- indica Uriel.
Narim asiente, mientras Ian sólo piensa en Macu e Irene. ¿Dónde habrán ido ellas? ¿Encontrarán la ayuda que precisan?

Uriel y Narim agudizan su oído y atienden a lo que sucede dentro del cuarto de Aylen. La respiración acompasada de ella les indica que ya ha caído rendida en brazos del sueño.
-Muy bien… ahora dinos, ¿Cómo sabes que Sharem mató al padre de Aylen?- cuestiona Uriel en murmullos.
El Príncipe Demonio entrecierra los ojos.
-Porque lo vi, por eso lo sé. Sharem había prometido eliminar a la familia del Cazador, el Cazador se le enfrentó al escuchar la amenaza. Una vez que el muchacho cayó herido de muerte, Sharem lo dejó para que sucediera lo inevitable.
Uriel siente que Narim oculta algo y no duda al cuestionar:
-¿Y qué sucedió con el Cazador?
-Yo lo conduje hasta su hogar. Lo dejé en la puerta de la casa y monté guardia, por si Sharem se aparecía por allí- Narim parece molesto al dar tantas explicaciones.
-No entiendo porqué lo ayudaste. ¿Qué motiva a un Príncipe Demonio a colaborar con el enemigo?- Ian mira fijamente a Narim y este le devuelve la mirada.
-Puede que sea un Demonio, puede que quiera reinar y dominar a todos… pero me asombra siempre el fuerte lazo que une a los humanos entre sí cuando forman familia- el Príncipe hizo una mueca- Que ese Cazador haya luchado de tal manera contra Sharem tan solo por una amenaza, que diera su vida por su familia, es honorable en verdad.
-¿De verdad lo llevaste a su casa?- Uriel lo mira incrédulo.
-Sí, así lo hice- Narim entrecierra lo ojos, perdiéndose en recuerdos- Luego controlé que no se sintiera la presencia de Sharem por ningún sitio... cuando percibí que se acercaba un Ángel, me retiré sin que nadie se diera cuenta de mi existencia allí.
Ian sonríe, comprendiendo que el corazón de Narim no es tan oscuro como todos piensan.

-El que sea Demonio no significa que no tengo emociones. Simplemente, mi objetivo de vida es diferente el tuyo…- murmura Narim, al leer los pensamientos del humano- Tú hiciste una elección, yo otra. Pero ambos somos hombres, si entiendes a lo que me refiero.
Ian mira a Uriel, quien asiente apoyando las palabras del otro Demonio. Él, que fue Ángel, que es Demonio, que pasó por todo y más; él lo sabe bien. Las emociones y sentimientos los dominan, tal y como a los humanos.
Narim tiene razón, en gran medida, lo que los distancia, es el fin que buscan alcanzar, la meta que se  han fijado en su existencia.

-Debemos montar guardia y descansar por turnos…- anuncia Ian, bostezando- No percibo a Elián a muchos kilómetros a la redonda, pero estamos más cerca sin duda… debemos prepararnos para el encuentro, no dormir no ayuda en absoluto.
Dado que Narim no puede alejarse de Aylen, se ofrece para tomar el primer turno.
Uriel analiza los pensamientos del Demonio y acepta la propuesta.
Sabe que Narim ha hecho una elección. Que no los atacará ni lastimará a Aylen.
Y los Demonios nunca dan marcha atrás cuando deciden algo. Hasta las últimas consecuencias, Narim enfrentará todo por lograr su objetivo…



Create your own banner at mybannermaker.com!

6 comentarios :

lauriii!!! dijo...

wow..., me gusta lo de angeles y demonios!!!y too y aunq todavia no entiendo muy bien de q va, ya me enganche a la historia...besos!

Marcos DK dijo...

Al final voy a tener que tomar apuntes con tantos problemas como tienen estos demonios y angelitos ^^
Ya tengo ganas de leer el próximo, a ver en que más líos se meten.

Una cosa: ¿depto es departamento, apartamento o algo así?

~D@nL!n~ dijo...

una conversacion muy interesante, entre hombres...

Ahora falta saber que ha pasado con las cazadoras!!!

Danlin, TKM!

MAP!

Citu dijo...

Uy lo dejaste interesante me muero por saber que ocurrira con las cazadoras. Espero que tengas un lindo domingo

KaRoL ScAnDiu dijo...

¡¡Dios, que cortito me supo!!

Quiero más, muuuucho más:D

Siento el retraso mi Erzengel, pero tuve unos días de locos...

Ha sido todo un descubrimiento estos sentimientos encontrados del démonios... seguro que oculta mucho más de lo que dice:D

kisses y feliz semana mi querida:D

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

No me cabe ninguna duda de que Narim logrará su objetivo y más si se trata de ella, esa cazadora le dio fuerte.

Y por supuesto que Macu e Irene encontrarán la ayuda que precisan. Te lo digo yo que tengo contactos, jeje.

Besos.

~Ade~