lunes, 31 de enero de 2011

Adictos a la Escritura... Proyecto de Enero: Cambio de Visión.

Como dice el título, este mes el proyecto trata de relatar una misma situación desde dos puntos de vista...
Aquí está mi producción.


Hasta el fin de nuestros días




Hace ya media hora que lo observo ir de un lado para otro en la sala sin decir nada.
Media hora viéndolo suspirar y llevarse las manos a la cabeza.
No me habla, apenas si me mira por algunos instantes, hasta que yo le devuelvo la mirada y entonces escapa una vez más.
Creí que todo iba bien, que nuestra relación había madurado y fortalecido sus raíces. Veo que me equivoco. Esto no es normal. Si le dices a un hombre que los amas y que deseas llevar una vida a su lado, él no debería actuar de esta manera…

Sé que ella está preocupada, lo noto en su postura, en sus gestos, en sus ojos.
Es comprensible, llevo varios minutos divagando sin saber cómo decir lo que quiero decir.
Anoche, cuando ella me sonrió y cantó ese “te amo”, cuando me habló de un futuro juntos, muchas ideas vinieron a mis pensamientos.
Y lo decidí. Es lo mejor para ambos. No veo otra opción…

Gabriel sigue deambulando, bien podría gastarle el color a la alfombra allí por donde traza camino.
Algo en su mirada, una mínima porción de terror me da pista para entender lo que sucede.
Seguramente él se siente contra la pared, acorralado por mis palabras. Tal vez piensa que estoy loca, que es joven, que tiene toda una vida por delante…
Sí. Es lo más probable, que esté espantado por mi declaración. Incluso puede que quiera dejarme.

“Vamos, Gabi… respira…”
Annie me observa y el miedo me recorre. Necesito tomar fuerzas y hablar, expulsar todo lo que siento y vivo.
“¡Vamos!”
Uff… esto es difícil. ¿Y si ella reacciona mal?
“Respira, Gabi… respira profundo, cálmate y di lo que tienes para decir”.
Bien… ahí voy.

Gabriel se detiene al fin y me observa en silencio. Su rostro, vacío de emociones, me pinta un paisaje extraño que jamás conocí en él.
Sí. Ya es seguro. Él va a dejarme. ¡Maldita sea!
No lo dudo ni lo pienso, una fuerza superior a mí, me impulsa a actuar antes de escuchar nada.
-No hables. No digas nada. Ya entendí. Te vas a ir, me vas a dejar. Sí, ya lo sé… piensas que la vida es demasiado corta, que tienes todo un camino para transitar y no quieres atarte a mí. Está bien… hazlo, no me importa.

Annie habla colmada de enojo, posesa quién sabe de qué furia, parlotea tonterías. Está allí, tan cerca de mí y tan lejos a la vez, gritando sobre cosas sin sentido… diciendo que quiero abandonarla.
¡Dios! Esto me pasa por dar tantas vueltas.
Ella sigue gritando, con los ojos cerrados tan solo grita.
Sonrío y camino a su encuentro.
-Hey… escúchame por favor. No pienso nada de eso ni voy a abandonarte- le aseguro, tomando sus manos entre las mías.
Ella me mira con incredulidad y rompe en llanto.

No entiendo nada. Si no va a dejarme, si todos mis gritos fueron en vano, ¿por qué estaba tan nervioso? ¿Sucede algo malo?
-¿Qué pasa? ¿Por qué estás así entonces?- me fuerzo a preguntar, con mi voz apagada por las lágrimas.
Gabriel acerca su rostro al mío, sonríe tímidamente y suspira.
Me estremezco, esperando su respuesta…

Si rompiera en carcajadas justo ahora, sé que Annie se enojaría, pero me da gracias ver cómo ella siempre piensa las peores cosas e imaginas las situaciones más tristes de algo que nunca sucede.
Con su rostro así, tan cerca del mío, aspiro su dulce perfume y suspiro, maravillado con lo fuerte que me ha golpeado el amor de esta chica.
Por eso, mis preocupaciones y temores se alejan, por eso tan sólo susurro:
-Cariño, yo solo quería saber si quieres casarte conmigo…
Una vez más, Annie comienza a llorar, pero esta vez, de felicidad.
Yo tan solo la abrazo y beso con dulzura, prometiéndole estar a su lado hasta el fin de nuestros días…




¿Y? ¿qué les pareció?
Espero sus comentarios!!!



Create your own banner at mybannermaker.com!

11 comentarios :

Maga de Lioncourt dijo...

A mí me dieron ganas de pegarle un poco a Gabriel, jaja. Eso de gritar lo dejo para la segunda opción :-P

Está muy bien tu relato, muy bien lograda la consigna.

Besos!!

Uvirkeligt~ dijo...

Ahy, me encantó. Gabriel es bastante vueltero, pero me parece divertido i tierno.Es increible, cómo en tan pocas oraciones hacés qe me enganche XD
Besos,aaaa cierto: ¿me podés decir cómo hago para participar? Gracias (:

Esther dijo...

¡Hola! No sé qué decirte. Pienso que Gabriel se piensa mucho las cosas y que Annie es una chica un poco histérica. Y que me sorprende eso de "quiero casarme contigo". Un poco surrealista y romántico, jeje.
¡Un gran saludo para ti y cuídate!

hada fitipaldi dijo...

Me ha encantado a mi también. Me gusta mucho la estructura, que vayas yendo de uno a otro, hace que te puedas meter muy bien en la escena. Yo tb me he enganchado, daban ganas de zarandear a Gabriel, que nervios!!

Citu dijo...

Me parecio interesante y muy tierno nena

irene dijo...

Uuuufffff este Gabriel me ha sacado un poco de mis casillas porque no puedo con tanto ir y venir, jajajaja
pero conun texto tan reducido como es que me has dejado con el culo encojido?
siempre me haces lo mismo mi reina, me enganchas de unas maneras que seguro estaran prohibidas por ley....
besazo guapisima

Dany nphenix dijo...

Me gustó. Me gusta el estilo simple que tenés para contar las cosas. Lo que acabo de leer podría describirse como un relato simple y bien contado.

Annie dijo...

aaaaaww pero q lindoo, me encanta como escribís amore!!! <3
me esperaba alguna clase d final trágico jajja xD pero me gustó mucho! n.n

besoteees!

Déborah F. Muñoz dijo...

te ha quedado muy bien, a mí también me ha sacado un poco de quicio Gabriel XD Me alegro de que el final fuera feliz.

KaRoL ScAnDiu dijo...

¡¡Qué lindooo!!

Me sorpreendió mi dulce Erze:D
Te quedó precioso:D

kissess

Nut dijo...

Me gusta, esta muy bien planteado y desarrollado. Es sensilla y conmueve, te felicito.