sábado, 4 de diciembre de 2010

Capítulo 5: Tatuado el Deber

Uriel está cansado luego de haber dado muerte a 4 Demonios tan poderosos como él. Los tatuajes aún queman su piel y el ritmo de viaje de Macu no ayuda…

-Necesito hacer un alto. Preciso descansar- murmura, mirando de reojo a la Cazadora que corre a paso sostenido.

Macu mira a Uriel y se detiene en seco.

Nunca ha oído decir que los Demonios pueden cansarse, mucho menos que sufran de heridas. Por lo general, se recuperan rápidamente de cualquier ataque que no les cause la muerte.

-Bien, buscaremos techo en el primer lugar que encontremos. Al atardecer seguiremos camino- indica, analizando el cielo.

Ha dejado de llover momentáneamente y el reloj de Macu marca las 13 hs.

Junto a la carretera se desprende un camino de tierra. Uriel se detiene y observa el olvidado sendero. A lo lejos, otras ruinas abandonadas ofrecen refugio. El oscuro establo nada le agrada a la Cazadora, pero dado el estado de Uriel, Macu no tiene más opción que aceptar ese lugar como zona de recuperación para el Demonio.

Lo que antes fuera una extensa y glamorosa finca ahora sólo se reduce a miles de escombros. Únicamente se mantiene en pie el establo…

Macu suspira mientras camina entre los trozos de piedra destruida. Recuerda la época en que ese lugar era magnífico y lleno de magia. Era niña cuando una familia de amigos había levantado ese lugar a fuerza de sudor y trabajo extenuante. Con el tiempo, los herederos dejaron de valorar la hacienda y en algún momento quedó en el olvido. Un incendio destrozó todo, excepto el establo que se salvó porque era una construcción alejada del resto de la casa.

Uriel mira a Macu con curiosidad en los ojos. Ella hace una mueca y cierra bajo llave sus recuerdos. Hace siglos que dejó de existir para la humanidad y la historia de todos cuantos conoció evolucionó de diferentes formas. El estar caminando en medio de los restos de lo que una vez fue su casa preferida da muestra de ello…

Mientras Uriel se acomoda en un banco de madera para limpiar su herida, Macu se encarga de encender una fogata.

Rápidamente, logra su cometido y cuando busca con su mirada al Demonio, la sorpresa golpea fuerte.

Uriel se ha arrancado la camisa que llevaba puesta y rebusca en su mochila al encuentro de algo con qué cubrir la zona afectada. Una nueva tanda de ropa espera para que él se vista ni bien termine de curarse.

No es la belleza de Uriel, ni la perfección de sus marcados músculos lo que asombra a Macu, sino el entramado de tatuajes que cubre al Demonio. Todos los dibujos son de color rojo, salvo uno azul en la nuca.

Macu ha imaginado que ese ser maléfico y cargado de furia había dado muerte a miles de Ángeles, pero muy por el contrario, comprueba que ese hombre que está a varios metros de ella, cubriendo la laceración de su torso con una venda con total cuidado, es en verdad una criatura extraña y asombrosa. ¿Qué Demonio común y corriente es capaz de exterminar a otros de su propia especie? ¿Por qué sólo ha eliminado a un Ángel? Esa pregunta queda descartada rápidamente. Uriel bien podría tener otras marcas de Ángeles en partes que no están a la vista…

-Si quieres saber de mi pasado, primero dime del tuyo…- murmura Uriel, mientras dirige su mirada a Macu.

Ella se sobresalta. Ha olvidado que los Demonios pueden vigilar los pensamientos de los humanos y al estar con la guardia baja, Uriel ha sido capaz de ver la profundidad de su mente.

-Nada me garantiza que si hago lo que pides, luego cumplirás con tu parte. Primero dime qué lleva a un Demonio a dar muerte a otros compañeros y entonces yo veré de contarte algo de mi vida humana…- Macu habla impulsada por la curiosidad. Ha levantado ya una muralla en sus pensamientos, para que Uriel no escuche ni vea nada, y anhela saber un poco sobre él.

El Demonio gruñe, mientras se incorpora. Camina lentamente hacia Macu, mientras ella lo observa con precaución.

Cuando Uriel se acerca demasiado a la Cazadora, ella hace el amague de tomar su espada, pero el Demonio la detiene.

-No pienso hablarte sobre mi pasado, pero puedo mostrártelo. La única forma de darte a conocer lo que quieres saber es ésta…- explica, mientras rodea con sus fuertes brazos la pequeña cintura de Macu. Lentamente, acerca su rostro al de la mujer que se muestra reacia a esa distancia nula entre ambos.

Uriel descansa su frente sobre la frente de Macu. No está feliz de hacer esto, pero quiere saber todo sobre el pasado de esta Cazadora que ahora es su compañera de lucha y por eso mismo acepta dar a conocer algo que muy pocos saben…

Macu se mantiene quieta, muy quieta, molesta por esa cercanía con Uriel. Él aún mantiene su torso desnudo y el contacto con la piel ardiente del Demonio nada le agrada. Ella ha vivido exterminando individuos como él durante mucho tiempo y estar tan cerca suyo le causa cierta repulsión. No sólo por saber lo que él es, sino también porque ha descubierto que, ese abrazo no le molesta en absoluto. Macu está enojada más con ella misma que con la situación. ¿Desde cuándo ella, la poderosa Cazadora, se siente a gusto entre los brazos del enemigo?

Uriel suspira y cierra los ojos. Entonces, Macu es capaz de verlo todo…

Las imágenes se dibujan en sus pensamientos tan nítidas que pareciera que está allí, viviendo la situación en ese mismo momento.

Una humilde casa hace las veces de fondo de escenario. Un niño llora amargamente sobre el cuerpo de una mujer que yace sin vida en el suelo. Un Demonio se relame la sangre de los dedos mientras un Cazador le hace grito de alto.

La pelea es desigual. El humano pierde su mirada a cada momento en el niño.

El Demonio aprovecha la distracción y mata al Cazador. Elimina también a la criatura, sin remordimiento alguno.

Un Ángel llega y pelea contra el Demonio. Luchan durante varios minutos, hasta que logra vencerlo y eliminarlo.

Otro Ángel aparece entonces. Los seres celestiales inician una lucha dialogada.

Hay reclamos para el Ángel recién llegado. Reclamos que parece no escuchar.

Por eso mismo, su compañero enfurece y saca su espada. Un corte limpio. La cabeza rubia del Ángel rueda por el suelo…

El asesino cae de rodillas. Sus alas se calcinan y sus ojos se vuelven oscuros como la noche. Un tatuaje aparece en su nuca…

Macu abre los ojos y se descubre con la respiración entrecortada. Uriel no es cualquier Demonio. Él es un Ángel Caído. Él fue capaz de dar muerte a un hermano…

-Tú…- comienza a decir.

-Sí. Yo maté a uno de los míos… no te imaginas el dolor que me causó saber que la familia de ese Cazador había muerto por la negligencia de mi compañero. Él se limitó a esperar a ver qué sucedía y mira cómo terminó todo. Una familia de inocentes muertos por su culpa. No toleré su incompetencia, se suponía que él debía de haber estado luchando a la par del Cazador…

Macu parpadea varias veces, intentando entender todo.

Uriel aún la abraza con cuidado y ella no piensa reclamar que la libere de la cálida cárcel de sus fuertes brazos.

Necesita saber más. Puede que Uriel le dé respuestas a muchas de sus dudas existenciales…


Create your own banner at mybannermaker.com!

7 comentarios :

Andrea dijo...

Hermoso Capi!!! uno de mis compañeros se llama Uriel! jeje Un besote y como siempre espero ansiosa leerte de nuevo Erz ^_^

Marcos DK dijo...

Jar!! Ahora a esperar como sigue ¬¬ Date prisa... acaba con esos trabajos y vuelve

~D@nL!n~ dijo...

Jeje, tenemos prisa por leer, pero tu mantente a tus pasos, tu tranquilita, que hacer sufrir a tus lectores es una gran virtud!

Danlin, TKM!

MAP!

Mar [b.S] dijo...

Pero que capis!! Ok! tendré que esperar. Y gracias por ofrecer tu ayuda en el blog. En realidad te lo iba a pedir :) pero.. quise darle la oportunidad a una personita nueva. Je! Pero si eso no pasa estaría encanta de compartir el blog contigo!!.
Besotes y nos estamos leyendo!
Tqm!!

Citu dijo...

Guay genial capitulo Erzengel pobre Mcu las cosas que le pasan Y a pesar de todo me dejo con espectativa Uriel. Un beso nena y que tengas lindo domingo

KaRoL ScAnDiu dijo...

¡¡Por fin he podido ponerme al día!!

No me deja comentar en las demás entradas, así que lo hado aqui:D

El capi 3, una pasada. Esas peleas, como Irene encuentra al muchacho y este le convence de qué el niño con el alma de Lucifer no es malo, y que debe de seguir así...

Como en el capi 4, MAcu se niega a acpetar esta alianza con Uriel, pero acaba por aceptar...

Y el mejor de todos, ese capítulo 5, un caído que mató a uno de los suyos como castigo... y esta atracción que sienten el uno por el otro.... ¡qué pedazo capí!

Siento el retraso mi reina, he tenido unos días de locos, pero como te dije, esta historia me tiene atrapada totalll:D

kisses y feliz noche:D

PD: hay concurso Internacional en el blog, pásate:D

Athena Rodríguez dijo...

Me ha dejado sin respiración este capi, creo que ya amo a Uriel jaja, a ver como sigue todo, pero me sorprendió tanto el que sea un ángel caído que no sabes (¡¡Oh!!), en fin, me parece que ya hay una evolución notable desde el primer capitulo a este, tu narración es muy visual y eso se agradece enormemente.

Besos, a por el 6 :D