martes, 9 de noviembre de 2010

Capítulo 24: Custodia Eterna

Aún se podía sentir el temblor en la tierra.
No precisé mucho para tomar mi decisión...
Ante la mirada sorprendida de la mayoría de los presentes, Queila corría a velocidad superhumana en dirección a Hollie.
Bakan iba a la par, por momentos él ganaba unos centímetros, otras veces era Queila quién parecía vencedora.
Hasta que, a pocos metros de Damir, Queila se detuvo de pronto, plantó sus pies en el suelo y con su espada dibujó rápidamente un nuevo sello.
Bakan frenó casi sobre Damir y cuando volteó para ver a Queila el pánico ganó terreno en él.

Mientras todos continuaban luchando, yo ya tenía bien en claro que debía ir a ayudar... Hollie y Queila podrían precisarme y no las defraudaría.
Erzengel iba a mi lado, su mirada fija en el mismo punto perdido. Algo me hacía pensar que el Ángel sabía algo, pero nada dije, apresurado por llegar junto a mis compañeros.
Damir era el escudo externo, Alex y Maku estaban sobre Hollie, cuidando de ella.

Bakan sonrió a través del cuerpo de Karim.
-No puedes matarme, ella no te lo perdonará- se burló con una ronca carcajada.
Queila caminó hacia su enemigo, con la espada en alto, lista para atacar.
Bakan intentó hacer un conjuro, pero aún cuando murmuró en diferentes idiomas, nada pudo hacer.
-El sello que hice antes de emprender la carrera fue para anular tus poderes... No puedes atacarme así...- indicó Queila sonriendo- Pero yo sí te puedo atacar.
La espada se elevó desafiante. Bakan miraba a Queila con una extraña mezcla de furia y miedo. No sabía qué hacer y eso no le agradaba en absoluto.
Erzengel y yo estábamos poco más atrás, en los límites del nuevo diagrama que Queila había dibujado en el suelo.
Varios brujos oponentes se acercaban al lugar y era mejor detenerlos cuanto antes. Aún si Bakan estaba sin sus poderes, los otros podían atacar a Hollie, el obvio objetivo del líder de las Tinieblas.

-Si intentas matarme, si me haces daño... Hollie te odiará de por vida- amenazó nuevamente Bakan.
Queila se acercó aún más.
-Sé que quieres lastimar a Hollie. Sólo piensas causarle daño para ir en mi contra. No te tengo miedo, Bakan- anunció Queila con voz fría. Su espada estaba a milímetros del cuello de Karim.
-Sólo preciso dar una orden y todos caerán sobre tu amiguita...- se burló el brujo- Y no podrán cuidar de ella y detenerme a mi... Deberán elegir...- provocó, sonriendo.
Queila respondió también sonriendo.
-De eso ya me encargué. Nadie podrá venir en tu ayuda... Presta atención, ¿puedes verlo?- cuestionó Queila.
Siguiendo sus palabras, Bakan (y yo también, a decir verdad) observó a su alrededor.
Una cristalina muralla se levantaba fuerte, inflexible. El segundo sello de Queila apuntaba a encerrar al enemigo.
El rostro de Karim se tiñó de pánico y Queila apuntó nuevamente su espada sobre el cuello de Bakan. Él no podía moverse, delante tenía a Queila; detrás, a Damir y Erzengel y yo hacíamos guardia. Llevaba las de perder y en gesto completamente humano, con el miedo recorriendo su cuerpo, cerró los ojos. Queila entonces aprovechó...

Antes de que yo pudiera hacer nada, ella comenzó a rezar. Yo conocía bien esa oración... Ese conjuro lo había realizado yo hacía más de 20 años atrás.
Damir apresó entre sus brazos a Karim y comprendí que Queila pensaba atar el alma de Bakan al cuerpo del Ángel.
Erzengel ya estaba preparado para actuar.
Simplemente me miró y sonrió lugubremente.
-El espíritu de Bakan en un cuerpo poderoso como el de Damir es un peligro... Pero hay forma de solucionar esto de una vez- explicó, abriendo sus alas- Tú cuida de Queila, se debilitará mucho al terminar el hechizo. Hollie está segura... El problema es Damir.
Con esas últimas palabras, el Ángel se lanzó sobre su amigo, en el instante mismo en que Queila encerraba a Bakan en Damir.
Un fulgor iluminó el cielo y la tierra comenzó a abrirse en líneas y fisuras diversas.
Corrí junto a Queila, mientras Damir comenzaba a estremecerse sacudido por una risa macabra y oscura.
Sus blancas alas se tornaron rojas.
La verdadera pelea comenzaba ahora...


(Espero les guste. Me ha tomado mi tiempo aceptar el final de esta historia, pero es inevitable... El jueves será el último capítulo, disfruten! Nos estamos leyendo...)

2 comentarios :

irene dijo...

Madre mia que intensidad cariño, uuuffff, es que lo cuentas tan fevientemente que me haces estar ahi con ellos, y ahora la pelea?
estoy con unas ansias de saber como sigue, bueno me armare de la paciencia que sabes que no tengo y a ver por donde termina esta historia, un beso mi vida, bueno mejor un millar de ellos
Irene

~D@nL!n~ dijo...

Impaciente por saber mas!

Seguire leyendo XD.

Danlin, TKM!

MAP!