jueves, 25 de noviembre de 2010

Capítulo 11: Nueva ciudad, Nuevos vecinos

-Mi gente sabe que las leyendas no son sólo cuentos...- murmuró el anciano- Que debemos atender a lo que decían nuestros antepasados.
Asentí, esperando la explicación sobre la enfermedad de Joshua y Alihuen.
-Se dice que cada ser vivo, animal o persona, tiene al nacer un alma gemela. Muchas veces, el alma gemela llega a nuestro lado luego de muchas vida; pero hay ocasiones en que tienes la oportunidad de dar con tu otra mitad, con ese ser capaz de complementarte...
Me miró y entrecerró los ojos.
Hice un ademán para hablar, pero me lo impidió diciendo:
-Cuando te encuentras con tu alma gemela, te enamoras. El amor más profundo, limpio y fuerte nace y nadie puede hacer que cambies de opinión. Te enfermas de amor... Y la única cura, es que la otra parte te corresponda en sentimiento.
El pánico me inundó, haciendo que mil temblores internos recorrieran mi cuerpo de piedra. Mi estampa perfecta seguía mostrandome como una mujer hermosa hasta lo imposible, más por dentro caía hecha pedazos.
¿Joshua me amaba? ¿Cómo se suponía entonces que podía alejarme de él sin lastimarlo?

Durante un tiempo que me pareció infinito, la mudes absoluta nos cubrió al anciano y a mí.
Mi preocupación no pasaba sólo por Joshua. ¿Y Alihuen?
Era más que seguro que Danlin se vería abrumada ante la verdad de los acontecimientos y yo bien la conocía, ella podía redaccionar armando bolsos y marchandose del lugar, antes de admitir que sentía algo por él y quedarse a su lado.
Danlin no era de esas personas que piensan en tener pareja y formar familia. Ninguna de nosotras podía pensar en eso. Si elegíamos compañeros mortales, tarde o temprano ellos morirían. Si eran inmortales, nuestra idea de familia se limitaría a las amistades más cercanas. Jamás podría yo, ni ninguna otra vampira, tener hijos propios...

Mi naturaleza de criatura maldecida con la vida eterna, más de una vez me generaba grandes dolores. Como ahora.
Joshua me amaba y yo no podía corresponderle. Era imposible...

-Si te alejas de Joshua le causarás un dolor muy grande... Él no puede vivir sin ti- murmuró el anciano. Levanté mi mirada y lo observé, confundida.
-Sé lo que eres, te recuerdo, tú luchaste con mi padre... El don de mi tribu nos permite vivir más que los hombres comunes, pero si enfermamos de amor, nos volvemos tan débiles como una hoja de papel..

Bajé la mirada una vez más. No. Era imposible. Yo no debía sentir nada por Joshua. Él no debía quererme.
Tampoco Danlin y Alihuen debían tener nada.
No, no, no...

-A veces debes dejar los pensamientos, las deducciones a un lado. Escuchar los sentimientos, al corazón hablando... Eres tan humana como nosotros, aunque hace años que perdiste la capacidad de envejecer o morir fácilmente- explicó el anciano- Acepta tu destino...
Suspiré, intentando sacar alguna idea en limpio. Él me miró y por primera vez sonrió amablemente.
Me supe de pie e hice una reverencia.
Una urgencia me impulsaba. Debía correr, irme lo más lejos posible. No era necesario equipaje alguno. Sólo me apremiaba la idea de estar lejos, muy lejos...
La tierra se movía veloz bajo mis pies, o era yo que estaba corriendo tan rápido como me era posible.
Lo demás quedaba atrás. No quería pensar en nada... No quería sentir nada...

1 comentario :

~D@nL!n~ dijo...

WOW!!!!!!

Ya sabia yo que algo asi pasaria!!!

Ahhhh!!!! como reaccionaran las chicas? Seguro que a Danlin no le gustara nada... jaja

Danlin, TKM!

MAP!