miércoles, 6 de octubre de 2010

Compás 5: Una nueva Canción

Pov Haziel

Haydée me miraba fijamente. Ahora que estábamos solos, una extraña emoción la envolvía, pero no podía identificar lo que le sucedía en verdad. Ella se estaba escudando de mí, tal y como yo mismo había hecho durante las varias horas humanas que habíamos estado en el mundo Minorean.

-Mi amor, ¿Qué sucede?- pregunté preocupado.

Ella sólo suspiró y negó con la cabeza.

-Nada, nada… es solo que… Danlin, ella no cree en tu explicación. No sé cómo expresarlo, pero su duda fue tan fuerte que parecía que sus pensamientos me gritaban a todo volumen… ¿De verdad nada malo está sucediendo en el mundo Minorean?

Procuré ocultar todo rastro de sentimiento o emoción que me delatara y simplemente dije:

-De verdad. Si algo ocurriera, te lo diría…

Esbocé mi mejor sonrisa e hice el máximo esfuerzo para transmitirle todo mi amor, dejando de lado lo que había ocurrido en el día.

Inmediatamente Haydée sonrío y me abrazó fuerte.

-Perdona… últimamente ando muy extraña. De a ratos siento que todo me afecta más y peor…- dijo, mientras me abrazaba- Te amo, ¿sabías?

-Sí, soy un hombre afortunado. Mi esposa es la mujer más linda del mundo y me ama tanto como yo a ella- repliqué, mientras la cargaba en mis brazos y la llevaba a nuestra habitación.

-El fin de semana habrá un baile…- comenzó a decir tímidamente.

-Ajá… te escuché decírselo a Nilnad. ¿Quieres que ir…?- sabía que ella amaba bailar, no podía negárselo.

-Pues, sólo si tu quieres.

-Claro, amor, iremos…- susurré, sonriendo.

Haydée sonrío aún más, mientras sus manos rodeaban mi cuello y acercaba mi rostro al suyo. Una vez más, los besos y caricias nacieron naturalmente, como expresión de nuestro amor…

Me entregué a ella, dispuesto a demostrarle cuánto la amaba, cuán importante era para mí y, sobre todo, intentando alejar por un momento los problemas de mi cabeza.

Un peligro muy grande acechaba a la zona… un peligro que tenía nombre y rostro, pero aún no se dejaba encontrar.

Y yo estaba dispuesto a hacerlo todo con tal de cuidar de los míos y mantener feliz a Haydée. Aún si debía escapar constantemente de mi mujer y rastrillar todo el lugar junto a Nilnad. Aun si debía permanecer días completos entre un mundo y otro, descansando poco, concentrándome tanto en la guardia como en mi alma gemela…

Si, así sería… estaba decidido a frenar todo antes de que algo malo sucediera y no permitiría que Haydée supiera la verdad. Ella no merecía tanta preocupación. No, de ninguna forma.

Soportaría cada baile, cena y acción humana que ella anhelara hacer, pero no la enfrentaría a la verdad, al peligro existente que crecía cada vez más en el otro mundo y bien podía llegar a este. No podía ni pensar en la posibilidad de perderla o verla afectada. Me dolía el alma de solo considerarlo…

La noche transcurrió rápida. Poco dormí, preocupado por lo del otro mundo, tratando de estar alerta por cualquier señal.

Haydée estuvo inquieta toda la noche. Eso me llamó la atención... nunca la había visto así. Intenté observar sus sueños, pero eran demasiado confusos y nada pude entender. Era como si se estuviera escudando incluso mientras descansaba.

Suspiré y me dediqué a cargar energías a la manera Minorean, simplemente meditando. No podía dormir como humano, necesitaba estar atento a mis compañeros y mi esposa…

A la mañana siguiente, Haydée despertó con un apetito más que voraz. De verdad, algo extraño le estaba sucediendo. Tal vez las preocupaciones del día anterior surgían efecto ahora. Además, me miraba extraño… no me gustaba nada.

Mi esposa viajaría a la universidad junto a Danlin, en su coche, en tanto Nilnad me pasaría a buscar a mí un rato más tarde.

Ni bien Haydée buscó a Danlin, Nilnad se apareció en mi casa.

-Vale… tenemos buen tiempo antes de comenzar nuestras clases… vamos…- dijo mi amigo, cargando en su espalda una mochila con varios accesorios que bien podíamos necesitar.

Otra llamada entonces atrajo nuestra atención. Agenor estaba solicitando nuestra presencia.

No necesité mirar a Nilnad, sabía que él también lo había sentido. Incluso Haydée… ¿qué explicación le daría ahora?

POV Haydée

Iba de camino a buscar a Danlin en mi coche cuando lo sentí. Otra vez esa extraña sensación. “El llamado” que decía Haziel. Pero si ya todos se habían ido, ¿por qué la señal se sentía otra vez? ¿A quién llamaban ahora? O mejor dicho ¿para qué llamaban?

Tragué saliva intentando serenarme mientras esperaba que Danlin saliera de su apto. Mil preguntas atravesaban mis pensamientos y ninguna respuesta tenía a mano. Sólo Haziel podía responderme y algo me decía que seguramente saldría con lo mismo que la vez anterior.

Tenía la cabeza hecha un lío. Toda la noche había soñado cosas por demás extrañas y no pensaba decirle a nadie… en mis sueños, me veía perdida en medio del bosque. Perseguía o buscaba a alguien. Mis gritos eran desgarradores y mi llanto de lo más lastimero. Hasta que al final, llegaba a una especie de claro y me detenía en seco. Él estaba allí. Él tenía en sus brazos algo que yo quería. Algo que me pertenecía. Para mi sorpresa, Matt, Matirus, me sonreía maquiavélicamente mientras acunaba contra su pecho un bebe de cabellos rojizos y ojos claros.

Desperté asustada y gracias a dios me descubrí en los brazos de Haziel, sino hubiera tenido un ataque seguramente. Nada quise decirle, al menos hasta no ver algo más… no quería hacer nada precipitado.

Suspiré, mientras me arreglaba el cabello.

Danlin llegó bufando, con la mochila y los brazos llenos de libros.

-Hola…- dije sonriendo.

Ella me miró sorprendida.

“Hoy se ve… radiante” sus pensamientos cada día eran más claros y transparentes y me asombró escuchar tan fuerte esa idea.

-¿Pasa algo?- cuestioné, movida por la curiosidad.

-O, nada… es sólo que te veo distinta. Como llena de luz, ¿sabes?- murmuró, confundida.

Sonreí una vez más, al constatar que su sinceridad le impedía mentirme.

-Mmm… gracias, supongo. Vamos a clases, sé que no te gusta llegar tarde- respondí, acelerando.

Hoy mis cabellos estaban de color castaño cobrizo y mis ojos de color café, tan normal como cuando era humana. Tal vez eso había ayudado a que Danlin se sorprendiera al verme. Pero ella odiaba que la atención cayera sobre nosotras y esto era una manera de ayudarle. De ahora en más, mientras estuviera en la universidad o con humanos cerca, mi apariencia sería común y corriente.

Gracias a dios, ningún chico se acercó a nosotras. Tal vez porque ya la mayoría sabía que Nilnad era novio de Danlin y Haziel mi esposo. O puede que simplemente hoy ya no fuéramos la atracción del lugar.

La mañana pasó aburrida, entre química y epistemología. A la hora del almuerzo, comer era para mí una urgencia y necesidad. En verdad el hambre era tanto que había pasado la última hora de clase con el estomago rugiendo. Danlin me miraba sorprendida, pero nada dijo.

Antes de entrar al bufet, cambiamos de libros y buscamos a los chicos.

En el aula donde debían de haber tenido clases no estaban… decidimos dividirnos para encontrarlos más rápido. Danlin tomó hacia la biblioteca, yo hacia el gabinete de informática.

Ahora que iba sola, comprobé que muchos eran los que me miraban. No presté atención, la indiferencia era lo mejor en estos casos.

Estaba a pocos metros del gabinete cuando vi que se abrió una puerta que daba quién sabe a dónde y de allí salió Carmen, la tonta hermana de Ruben, con una compañera. Caminaban susurrando. Era obvio que habían hecho algo a escondidas. La sorpresa me golpeó fuerte cuando, unos minutos más tarde, por la misma puerta, aparecieron Haziel y Nilnad.

¡Dios! ¿Ellos habían estado con esas chicas? ¿Haziel me engañaba?

Me detuve en seco, y me oculté en un aula vacía antes de que mi marido y el novio de mi amiga me vieran. Esto era por demás difícil de asimilar.

Respiré profundo y cuando comprobé que nadie había cerca, caminé hasta esa puerta… daba un enorme jardín lleno de flores y árboles.

Di media vuelta y fui en busca de Danlin. No pensaba decirle nada de lo que había visto y tampoco quería ver a los chicos.

Encontré a Danlin rápidamente. Estaba en la biblioteca y el moreno que nos había ayudado una vez estaba con ella, hablando y riendo. Danlin intentaba ser simpática, pero yo la notaba incómoda.

De pronto, sentí que me abrazaban por la espalda. Los suaves labios que yo bien conocía rozaron mi cuello.

-Hola, amor…- susurró Haziel a mi oído.

Mientras Nilnad entraba a la biblioteca y se enfrentaba al moreno, yo giré y miré fijamente a Haziel.

-¿Dónde estaban?- pregunté con voz fría.

Haziel me miró entristecido. Yo nunca le había hablado de esa manera. Pero tampoco nunca había dudado de él y lo que había visto me quitaba confianza.

-No es lo que tú crees…- susurró, abrazándome fuerte. ¡Se estaba defendiendo y ni siquiera había lo había acusado!

-¿Qué es entonces?- inquirí.

Haziel estaba a punto de responderme cuando la voz de Nilnad nos llamó la atención. Estaba gritando…

-¿Por qué diablos va a querer mi novia ir contigo al baile?- cuestionaba, furioso. Era sorprendente ver a alguien sereno y amable como Nilnad hablar de esa manera.

Haziel y yo entramos a ver qué sucedía. Mi marido debería darme las respuestas que yo quería más tarde, pero lo haría. Esto no era algo que se podía pasar por alto…


Create your own banner at mybannermaker.com!

5 comentarios :

Jenn dijo...

Erzengel ya se lo que le pasa a Haydée, pero me has dejado muerta xd por que una idea se esta formano en mi cabecita y no es nada buena >.<
Ya me estoy imaginado cosas rarasy más aun cuando Haziel se disculpa xD!
Un capitulo demasiado corto ¬¬' xD! aunque hubiera sido más largo me hubieras dejado intrigada xd!
Erz adelantame algo plis, no me puedes dejar así, imaginate que se muere mi ordenador y no puedo leer el siguiente capitulo??*-*
Un beso enormeee amiguis!
TeQuiero un monton y estoy deseando que salga ya el libro para pedirloooo!

~D@nL!n~ dijo...

Siii, me encanto este capi!

Pero claro, yo se que va a pasar ^.^ XD

En cuanto pueda me pondre a escribir..., de nuevo, siento la tardanza... que toy en examenes...

Danlin, TKM!

MAP!

INFECTADO CERO dijo...

Así me gusta. Las chicas con carácter. Y esa manera de justificarse de Haziel ante ella sin preguntarle nada, me ha dejado con la mosca detrás de la oreja. Besos, guapísima.
INFECTADA-X (es que ahora todo me sale con el perfil de infectado cero y no se como quitarlo. Soy de un torpe)

Molly dijo...

y yo que siempre me quejo de la intriga te deberia reclamar otra vez!!!!XQ?? I Need el compas 6 lo mas pronto posible.

Gise dijo...

¡Hola Erzengel! ¿como estás? Y ¡wow! yo encantada por el capitulo 5 de "Una nueva canción", no he podido leerte antes porque estaba atareada con los exámenes, y otras cosas, pero ahora que tengo tiempo, todos los días te leeré, y así recuperare el tiempo perdido :).
Me pregunto quien sera ahora el nuevo enemigo de Nilnad, y Haziel. Y xD, me causo gracia la actitud de Nilnad cuando ese chico le pidió a Danlin para que asista al baile con él. Pero quien se cree, después de todo lo que tuvo que hacer Nilnad para que ella lo acepte :).
Adoro a esa pareja, es mi favorita *-*!.
Te cuidas muchísimo, espero estés súper bien, y adiós.