miércoles, 8 de septiembre de 2010

Compás 1: Una nueva Canción.

Pov Haziel

Las vacaciones me resultaron demasiado breves.
Entre la boda, la luna de miel y la organización para el comienzo de clases en la universidad, habíamos "gastado" todo nuestro período de descanso.
Aún me resultaba increíble pensar a Haydée como mi esposa y señora y sabía bien que en la universidad más de uno llegaría a mirarnos extraño al saber que estábamos casados. Pero yo era feliz. El hombre, Minorean, más feliz del mundo.
Tenía a mi lado a mi alma gemela, Nilnad había logrado que Danlin aceptara comenzar una relación formal y oficial con él y el pueblo estaba seguro en manos de su nuevo líder, Agenor.
¿Qué más podía pedir?
Y para coronar mi alegría, Haydée había tomado una importante decisión.
Todos pensábamos que elegiría la humanidad para ella y para mí, pero muy por el contrario, pidió ser Minorean.

-Podemos ser Minoreans y vivir con los humanos, como Nilnad y tú han hecho todos estos años...- propuso sonriente.
Su idea no era mala en lo absoluto y en el preciso momento en que acepté su decisión, Haydée pasó de ser una simple humana a convertirse en una más de mi pueblo.
Sus rasgos físicos no se modificaron, a escépción del color de ojos y cabellos.
Su mirada café ahora era de color rojo, lo que no me sorprendía pues su madre también tenía esa característica distintiva.
Y los cabellos castaños cobrizo tan hermosos en mi linda Haydée se veían ahora con un extraño tono tornasolado. Según la hora del día ella se volvía más rubia o pelirroja y, a veces, incluso parecía tener su melena color violacea...
Contados eran los casos de los que eligieron abandonar su condición humana. La mayoría de las veces, los Minorean eran quienes debían renunciar a su pueblo y dejar de lado todo lo que eso representaba por su alma gemela.
Por eso mismo, el cambio en Haydée era más llamativo...

Llegó, entonces, el tiempo en la universidad.
Nilnad y Danlin tenían sus apartamentos en el mismo edificio pero con tres pisos de diferencia.
Haydée y yo vivíamos en otro apartamento, a media cuadra de donde habitaban los chicos. En definitiva, todo quedaba en la misma manzana...
Para ir a la universidad, ya habíamos organizado horarios y medios de transporte.
Danlin había optado por estudiar Ingeniería Química y Haydée eligió esa carrera, pero con vistas a hacer sólo 2 años y luego tomar Ingeria en Seguridad e Higiene. Serían compañeras pues... Como Nilnad y yo, que habíamos elegido carreras relacionadas con las computadoras y el diseño de software. Por eso mismo, Haydée y Danlin se manejarían en un coche y Nilnad y yo en otro...

El día de comienzo de clases llegó y en el acto de inicio, más de una mirada recayó en nosotros...


Pov Haydée

Dios... La universidad iniciando su período de clases, llena de estudiantes... y la mayoría de las miradas se enfocaban en mis amigos, mi esposo y yo.
"Esposo", qué raro que sonaba esa palabra. Haziel era el amor de mi vida. Aún no me creía que él me había elegido como su mujer y estábamos felizmente viviendo los primeros meses de matrimonio.

Las chicas que ahora, en pleno acto de inicio de clases, miraban como bobas a Nilnad y a mi amorcito, me molestaban bastante. No era miedo ni celos. Haziel me amaba, me lo había demostrado cada segundo desde que nos habíamos encontrado en el bosque y no dudaba de él. Pero... Poder ver los pensamientos de esas chicas, observar sus deseos tontos, deseos que nunca concretarían porque ni Nilnad ni Haziel eran humanos comunes, de esos que corren tras un pantalón ajustado o una minifalda corta... Ver eso me sacaba de quicio. En estos momentos odiaba haber elegido ser Minorean...

Haziel miró directamente a ese grupo de chicas que habían captado mi atención.
Mientras, Nilnad y Danlin se mantenían tomados de la mano. Mi amiga levantaba una ceja de vez en cuando, denotanto su molestia semejante a la mía, aunque ella no pudiese ver lo mismo que yo, no era tan ciega...

Haziel sonrió divertido. A él le daba gracia mi incomodidad.
Suspiré e hice una mueca, ya el rector había dado fin al acto de bienvenida y debíamos tomar nuestros respectivos cursos.
-Hey... Mírame...- dijo, tomando mi rostro entre sus manos- Te amo, eres mi vida y sabes que eso no cambiará nunca...
Asentí, sonriendo. Eso jamás lo había puesto en tela de juicio.
-Eso que te molesta es lo que yo he tenido soportar durantes todos estos meses antes de lograr tu mano e incluso ahora, si concentro mi atención, puedo captar varios pensamientos masculinos que te tienen a ti como protagonista... Amor, no hagas caso...
Dicho esto, estampó sus labios sobre los míos.
El tiempo me resultaba muy breve cuando Haziel me demostraba sus sentimientos de forma tan cálida.
Nuestro momento romántico se interrumpió en el momento exacto en que Danlin tironeó de mi brazo mientras Nilnad hacía lo mismo con Haziel.

-Vamos, no quiero llegar tarde...- pidió Danlin, mirando su reloj.
-Haziel, nuestra clase queda a dos edificios de aquí, date prisa- urgió Nilnad.
A regañadientes, permití que mi marido se fuera y seguí a mi amiga casi a la rastra.
El día me resultaría largo sin mi Haziel...
Danlin se mostraba silenciosa y supe sin observar sus pensamientos, cosa que evitaba a toda costa, que estaba nerviosa.
-Todo estará bien- le prometí, palmeando su espalda.
Abrimos la puerta del aula y recibimos entonces más de una sorpresa...

3 comentarios :

Jenn dijo...

*-* Más! me encantó, sobretodo que Haydée se haya convertido >.<
Creo que me divertire con todo esto de que ella pueda leer los pensamientos xD!
Erz un bess enorme enormeeee!
TeQuierooo! amiguis, nunca lo olvides

~D@nL!n~ dijo...

Fabuloso!, te lo dije y te lo vuelvo a decir! XD

Estare escribiendo Compas 4 en cuanto pueda....

Danlin, TKM!

MAP!

KaRoL ScAnDiu dijo...

Hola mi Erzengel;D aun tengo que ponerme al día, pero en cuanto tenga un hueco, tu eres mi prioridad;D

Kisses querida, y que tengas un hermoso Jueves;D