miércoles, 4 de agosto de 2010

Capítulo 25: Melodía (fic para Danlin)

POV Agenor

Danlin me miraba con una extraña mezcla de curiosidad y miedo en sus ojos.
Claramente, yo no era como mi hermano. Aunque fuésemos idénticos físicamente, nuestras personalidades eran bien distintas.

-Él intentó hacerlo por las buenas... Yo te mostraré las malas...- dije entrecerrando los ojos.
Danlin se cruzó de brazos, molesta ante mi actitud, e hizo una mueca como invitandome a hablar.

Algo llamó mi atención. Mi hermano me hablaba a través de sus pensamientos:
"Agenor, ¿qué tratas de hacer?"
Sonreí. "Hermano, no te preocupes, ya verás..."

-Bien, Danlin. En verdad no entiendo tu actitud. Mi hermano te ama, se preocupa por ti, pero te haces la indiferente. Despertaste y en vez de abrazarlo y declararle tu amor, lo regañaste como a un niño pequeño. Te he visto llorar por él, ¿tan difícil es decirle lo que sientes?- cuestioné, mirándola fijamente.
-No quiero novio. Yo ya planeé mi vida. Debo graduarme de la universidad y consolidarme en un buen empleo... No tengo tiempo para novios- replicó, terca y obstinada.
-Vale... No pensaba hacer esto, pero es necesario...- dije, acercándome a su lado y colocando mi mano sobre la suya.
Con un leve esfuerzo, valiéndome de mis poderes, le mostré a Danlin ciertas cosas que ella jamás podría haber imaginado...
Pude ver cómo sus ojos, que miraban al vacío, se cubrían de dolor y tristeza a medida que le mostraba diferentes escenas de las cuales había sido testigo.
-Los Minoreans podemos comunicarnos por telepatía. Nilnad y yo, por ser mellizos, somos capaces de ver en los pensamientos del otro en todo momento. ¿Cómo crees que me sentí al ver mal a mi hermano? ¿Cómo crees que viví su sufrimiento al sentirlo propio?- dije, provocativo.
Danlin me miró tristemente.
Ella había visto todo lo que yo. Había podido sentir tanto como yo. Sabía ahora la tortura de mi hermano. Sentía ahora el dolor de Nilnad.
-¿Y bien?- pregunté en susurros- ¿Puedes ahora dar respuesta a su pregunta? ¿Lo quieres? Danlin es obvio que lo amas, casi mueres por él. Pero mi hermano, aun cuando pueda sentirlo igual que yo, quiere oírlo de tus labios...
Danlin se estremeció. Una reacción que no esperaba. Pero al menos reaccionaba, eso ya era un avance...


POV Danlin

Realmente quería saber porqué Agenor precisaba hablarme a solas, pero ni bien comenzó a hablar mi actitud cambió al escucharle hablar...

Vale. Él pensaba hacer algo semejante a Nilnad. Quería que yo dijera algo que no pensaba decir.
Amaba a Nilnad, sí, lo amaba y mucho. Entendía que ya no podía negarlo, era evidente. Nilnad era mi vida, la razón de todo... Pero no pensaba admitirlo. No, no podía.
Si decía lo que sentía, Nilnad esperaría algo más. Algo que yo no podía darle.

Por eso mismo me había cruzado de brazos, por eso mismo, como mil veces antes, traté de explicar que no quería novio.

Agenor no pensaba darse por vencido. Ni bien su mano tocó la mía, la habitación desapareció y me descubrí observando y sintiendo vivencias y emociones que me eran ajenas.
Poco tardé en darme cuenta. Agenor estaba mostrando lo que había sufrido Nilnad...
La primer escena resultaba de lo más oscura. Ocurría de noche, Nilnad estaba cantando. Podía verlo triste y cansado en una pausa que hizo en su canto. Su suspiro era de lo más lastimero. Volvió a cantar y unos minutos más tarde ocurrió el milagro. Él pudo sentirlo. Los pasos de esa joven, mis pasos, que se acercaban a él. Abrir los ojos fue contemplar un sueño hermoso estando despierto. Él me amó desde el primer momento y no cabía en él el gozo por haberme encontrado. Pero al escuchar mi rechazo la agonía atacó fuerte. En un intento por hacerme razonar, decidió llevarme con los suyos. Talvez Haziel podía ayudarle...
La escena cambió entonces. Podía ver, como invisible testigo, el momento preciso en que Nilnad me dejó en la carpa junto a mi hermana. Él me amaba, yo era su vida y lo había rechazado. No podía más que aceptar mi rechazo y dejarme ir. No le quedaba otra opción. Dejarme allí, sabiendo que yo era su alma gemela, fue difícil y doloroso. Un flash y otro cambio de escena.
Primer día de clases, Nilnad entra al aula y todos le miran asombrados. Él está feliz por una simple razón, yo lo estoy mirando y me pregunto si será el mismo muchacho que conocí en vacaciones. Qué fácil que resulta hacer feliz a Nilnad. Yo soy su razón de alegría...
Cambio de escenario. Estamos peleando en el bosque. Nilnad se siente mal, triste. Odia que Haziel lo vea mal. Desearía ser feliz, como Haziel lo es junto a Haydée. Entonces lo siente... Matirus está cerca. Maldito Matirus. Nilnad había descubierto que el exnovio de Haydée es un Minorean desertor y ahora sólo le preocupa mi seguridad. Matirus bien sabe el secreto de Nilnad y Haziel, ya reconoció a sus antiguos amigos y la envidia ha despertado en él. Matirus se acerca a mi sólo para causarle dolor a Nilnad. Por eso él no lo piensa dos veces y comienza a seguirnos. Resulta ser más rápido que Matirus en su auto y valiéndose de sus poderes, Matirus no ha podido sentirlo. Si llega a lastimarme, si Matirus osa tocar tan sólo un cabello mío, él lo matará, no tiene dudas al respecto.
Flash... La pelea en mi cuarto. Nilnad ya no lo soporta. Siente que el alma se le cae hecha jirones y que se desangra lentamente. Mis rechazos han sido tantos que ya no tiene ni fuerzas para luchar. Él puede sentir que yo le quiero, pero sabe que mi obstinación es más fuerte. Decide entonces darse por vencido. Nilnad decide irse, dejar de molestarme...
Haziel trata de detenerlo, pero Nilnad está lejos y no hay tiempo. Agenor siente el sufrimiento de su hermano y procura frenarle cuando éste se despide. Pero Nilnad está ciego de dolor y el bosque se siente muy vacío a pesar de toda la vida que en él habita. Nilnad ve su futuro negro, muy negro. Las horas pasan lentamente. Nilnad ni siquiera siente el amanecer menos aún el sol del mediodía. Ha llorado a la luna, cantando tristes melodías que sólo su alma gemela podría escuchar y entender. Pero ese amor que él tanto ama, que tanto anhela, ese amor no le corresponde. Yo me he vuelto una estrella inalcansable, un tesoro que Nilnad añora pero no puede disfrutar. Peor aún, yo no soy capaz de entender que él me ama al punto de que sólo desea verme feliz...
Todo se vuelve negro entonces.
La última imagen fue de un momento que yo misma había vivido... Cuando Nilnad abrió los ojos en su lecho, herido y abatido y sonrió diciendo que me amaba. Sólo una idea lo impulsaba a sonreír, verme a su lado, preocupada por él. Entonces, la vida se escapó del cuerpo de Nilnad y yo caí en un profundo y oscuro sueño...
Agenor me liberó de su contacto.
No quería ni imaginar lo que Nilnad había vivido por mis regaños al despertar hacía ya un rato...
Una ola de emociones me envolvía y estrujaba. Nilnad me amaba con todo su ser y yo le había herido en más de una ocasión. En verdad había muy cruel con él y aún así, me amaba ciegamente. Nilnad no quería ser mi novio, entendía que yo no quería novio... Él sólo quería escucharme decir dos simples palabras... Me estremecí. Nunca había pronunciado esa frase que Nilnad anhelaba oír. Pero era verdad, lo amaba y ya no podía negarlo.
Suspiré y miré fijamente a Agenor. Él podía escuchar mis pensamientos, pero igual hablé en voz alta:
-Por favor, busca a Nilnad, preciso hablar con él...
Agenor sonrió y salió de la habitación casi corriendo.
Cuando la puerta se abrió, pude escuchar un llanto lejano, un llanto que podía reconocer en cualquier lugar. Haydée estaba llorando. ¿qué sucedería?
No tuve tiempo a pensar en ninguna posibilidad... Nilnad estaba parado en el marco de la puerta y me miraba en silencio, parecía temeroso de lo que fuera a decir.
Sonreí.
Este muchacho apuesto, simpático y encantador me amaba. Yo era su todo... Y él era mi todo también.
-Yo...- comencé a decir, mientras Nilnad cerraba la puerta y caminaba hacia mí.
En su mirada había tanto amor, tanta devoción y anhelo.
-Nilnad... te amo...- dije por fin.
Su sonrisa se hizo evidente. Se sentó a mi lado y tomó mi rostro con sus suaves manos.
Un susurro nació de sus labios, mientras su rostro se acercaba al mío:
-Y yo te amo a ti...
Y el beso ocurrió entonces sin poder, ni querer, yo evitarlo.

5 comentarios :

Alexander Ulloa dijo...

Aqui te espero a leer el primer capi de mi novela...

http://creatividadyletras.blogspot.com/

Abrazos

Alexander♥

Molly dijo...

aaaaaa, q tiernooooo. No me dejes otra vez con intriga (se me hace q digo eso cada vez q publicas un cap) Me encanta

j3ec dijo...

Erzengel!!!! eres genial! genial genial genial!
un capitulo precioso, perfecto, estupendoooooo!
me encanto, pero me has dejado intrigada con lo de Haydée u.u' xddd
mucha suerte en tus estudios amiguis!
un bss enorme!

Angy dijo...

Ayy Erzengel!!! Es perfecto, otro vez me dejaste intrigada con lo de Haydée, pero tengo q esperar por ver q pasa.. q estas bien y te mando un beso.

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

por fin me pongo al dia¡¡¡
porque me dejas¡¡¡O-O quiero mas¡¡¡¡¡¡
besotesss guapa