martes, 31 de agosto de 2010

Capítulo 16: Custodia eterna

Las recomendaciones dadas por Damir y Erzengel aún daban vueltas en mis pensamientos.
Me dolía perder a Queila, pero no soportaba la posibilidad de darle muerte a Hollie.
Nunca pensé que llegado a este punto, tomar una decisión podía costar tanto.
Amaba a Queila. Con todo mi ser, con cada porción de mi alma. Pero Hollie... Haber sido su custodio durante toda su vida me impedía pensar en cualquier forma de causarle daño.
Si era posible salvar a ambas, yo lo intentaría...
-Maku nos precisa...- dijo Nestor, regresandome a la realidad.
Lo miré sorprendido.
-¿Alguien intenta atacar a Hollie?- inquirí.
-No, es algo bien distinto.
No había terminado de hablar cuando Nestor ya estaba abriendo la puerta de calle.
Una vez más, nos desplazamos como sombras, veloces y al amparo de la noche.

En la casa de Hollie, Maku nos esperaba nervioso.
-Ella está durmiendo, pero presten atención...- indicó en murmullos.
Miré el lecho donde Hollie descansaba. Por lo general, ella no hablaba ni se movía al dormir y hoy la escena era muy distinta.
Hollie se removía, molesta y con gesto dolorido.
Podía sentirlo... Queila intentaba comunicarse.

Caminé con cuidado de no hacer ningún ruido y me acerqué a la cama.
-¿Qué sucede?- pregunté susurrando.
-Él vendrá... Él regresará pronto, puedo sentirlo. Me está provocando a luchar. Reuen, Hollie no puede morir, ella merece una vida normal...- las palabras fluían de ese cuerpo dormido y yo sabía bien que era Queila quién me hablaba.
-Sólo tú puedes darle muerte a Bakan. Habrá pelea, eso lo sabes...- murmuré.
-Sí, es inevitable. Pero hay que buscar la forma de salvar a Hollie... Por favor, Reuen... Jurame que serás su escudo.
-Te lo prometo. Cuidaré a Hollie, pero prometeme que procurarás sobrevivir- supliqué.
Maku y Nestor miraban la escena en silencio. Tampoco me importaba mucho lo que llegaran a pensar.
-Lo intentaré...- susurró Queila y el ruido fuerte de unos pasos dirigiéndose hacía el cuarto dónde estábamos nos puso en alerta.

No necesitamos mucho, sólo valernos de nuestros dones más simples y al momento en que el hermano mayor de Hollie entró a la habitación nosotros ya no éramos visibles.

El muchacho recorrió todo el lugar con la mirada y se sentó luego junto a su hermana con gesto preocupado.
-Me asustaste. Pensé que algo malo te ocurría- dijo con un hilo de voz, más para él mismo que para Hollie.
Acto seguido, arregló sus frazadas y salió sigilosamente.

Miré a Maku y Nestor con la pregunta clara en mis ojos. ¿Cómo ese chico había podido escuchar nuestra conversación?
Sabía que él siempre era muy protector con Hollie, eso lo comprobé desde que eran niños, pero nunca percibí nada especial en él.

"Hay magos cuyos padres son humanos comunes y corrientes. Tal vez el muchacho tiene poderes y no lo sabe..." aventuró Nestor.
"Sí, es verdad...", repuso Maku, "Podría ser una buena respuesta... Ningún humano común podría habernos escuchado"
Asentí en silencio.

Si el hermano de Hollie tenía alguna clase de don, era necesario que habláramos con él. Si los miembros de la Orden de las Tinieblas lo ganaban para su bando, la vida de Hollie y toda su familia correría grave peligro.
Aún cuando aceptarlo en nuestra Orden de Liz significara tener que dedicarnos muchas horas al entrenamiento de un novato, era lo mejor. Hollie siempre tendría quién la cuide...

Suspiré. Comenzaba a amanecer. El domingo se pintaba tranquilo para cualquier humano.
Nosotros teníamos mucho por hacer...

3 comentarios :

KhrisTinna dijo...

*_______*

~D@nL!n~ dijo...

Ohhh estuvo genial! osea que el hermano tiene poderes? eso si que no me lo esperaba!!!

Continua!!!

Danlin, TKM!

MAP!

INFECTADA X dijo...

Esto de dejarte un comentario hoy, es una odisea. Lo he intentado 3 veces.
Decirte que me ha encantado ese personaje con el nombre de Maku ¿de que me suena ese nombre tan bonito? jajjajaaj. Una sorpresa lo de los poderes del hermano si pudo oir esa conversación y me encantan tus finales con ese toque misterioso y con reflexiones que nos dejas en cada capi. Besitos Erzengel