sábado, 19 de junio de 2010

Capitulo 5: El Corazón de Sophía

Sophia despertó temprano. Había tenido un sueño extraño del que sólo recordaba su sensación de tristeza y dolor.
Suspiró. Sería un largo día...

Sobre la mesita de noche un enorme ramo de flores de distintos tipo y colores aromatizaba la habitación.
-Por fin despiertas...- susurró una voz dulce.
Sophia buscó con la mirada al dueño de esa voz.
Danlin no se hizo esperar. Rápidamente se acercó a su hermana y le abrazó fuerte.

-Todo va a estar bien... No te preocupes...- dijo Sophia, acariciando el cabello de la pequeña.
Aunque Danlin ya tenía 17 años, para Sophia seguía siendo una niña. Y siempre sería así...

-¿Quieres desayunar?- preguntó Danlin entusiasmada y en ese momento llegó Nana.
El rostro de la abogada denotaba falta de descanso.
-Hola...- dijo, bostezando.
Sophia trató de sonreír mientras Danlin observaba fijo a su hermana.
-¿Por qué las llaves de tu casa están sobre la mesa?- preguntó.
Nana bebió un sorbo del café que había comprado antes de ir al hospital y observó a su amiga, esperando su respuesta.
-Oh... Bueno... El doctor Sucre pidió las llaves para hacerle una copia. Vive en el apto que está frente al mío y piensa que es bueno por una posible emergencia tener un par de llaves extra...- explicó Sophia, encogiendose de hombros.
Danlin abrió grandes los ojos mientras su rostro dejaba ver la sorpresa.
Nana comenzó a sonreír diciendo:
-Así que le diste las llaves. Tú, que no querías tener ningún trato con él, le diste las llaves de tu casa... Mmm... ¿Estás confiando en tu médico o yo entiendo mal?
-Pienso que tiene razón, sólo eso. No brindo mi confianza tan fácilmente y lo sabes- replicó Sophia desviando la mirada.
-Vale... Yo pensé que talvez tu enojo pasa por el hecho de que te gusta...- Mariana miraba a su amiga pícaramente.
Danlin ahogó un grito y comenzó a inquirir:
-¿Te gusta? ¿Te parece lindo? ¿Te cae simpático? ¿Te ha dicho algo tierno?
Su hermana hizo una mueca de horror mientras respondía:
-No, no me gusta, no me parece lindo ni me cae simpático, y no me ha dicho nada tierno porque sino le golpearía... Danlin, ¿de dónde se te ocurren esas ideas? Apuesto a que Nana te da buena charla mientras están juntas en la casa...
-Sophi, no me acuses de nada... Yo sólo dije que por tu forma de ser tiendes a alejar a los chicos que te gustan, bueno al menos hacías eso cuando éramos más jóvenes...- se defendió Mariana.
-Ustedes son jóvenes- dijo Danlin, sonriendo- Sólo tienen 24 años...
Nana y Sophia miraron a la niña y comenzaron a reír.
-Si, va, somos jóvenes pero a tu lado ya parecemos abuelas...- dijo Sophia ríendo.
-Vale... ¿Entonces no te gusta?- cuestionó Nana por última vez.

-¿Quién le gusta a quién?- preguntó Javier curioso.
Ninguna de las chicas le había escuchado llegar.
-Nadie...- dijo Danlin, divertida ante la mueca de incredulidad del doctor- Es cosa de mujeres...
Javier levantó una ceja y mirando los papeles que llevaba en sus manos dijo:
-Bueno, mujeres, les informo que si lo desean, Sophia ya puede retirarse a su casa. Pero quiero que recuerden que ante cualquier eventualidad deben recurrir al hospital o llamarme.
Mariana y Danlin asintieron a la vez.
El médico miró entonces a Sophia y continuó hablando:
-Recuerda, nada de esfuerzo. Cuídate de cargar cosas pesadas, duerme bien y lleva una dieta adecuada y cualquier cosa que precises, me llamas sin importar la hora...
Sophia asintió.
El cardiólogo recorrió la habitación con la mirada.
-Bien... Como te habrás dado cuenta, las enfermeras te quitaron el suero y desconectaron los monitores. Así que me iré a firmar los papeles del alta mientras te vistes...- dijo sonriendo nuevamente.
Danlin ya tenía en sus manos la ropa de su hermana.

Cuando Javier regresó a la habitación de su paciente, ya todo estaba listo. Sophia y su familia se aprestaban a irse.

-No olvides... Tristeza cero...- dijo el doctor y Sophia sonrió sin poder evitarlo.
-Vale, vale...- dijo la muchacha, mientras tendía la bolsa con chocolates a su cardiólogo- Toma, que te sean ricos...

Nana y Danlin se miraron mutuamente. Algo cambiado en Sophia...
Sin decir palabra alguna frente a Javier, se retiraron. Danlin iba haciendole gestos a su hermana y Nana mirando de reojo al médico que observaba entre sus manos la bolsa con chocolates que Sophia le había dado.


Javier regresó a su apto ya bien entrada la noche, luego de un día arduo de trabajo. Mientras tiraba en el sofá su maletín y su abrigo, activó el equipo de música.
Una conocida canción comenzó a sonar.
Pensó en Sophia y se le ocurrió ir a ver qué hacía su paciente.
Dejó la puerta abierta de su apto y tocó el timbre del apto de Sophia.
Unos minutos más tarde, la joven abrió la puerta vestida con un pijama celeste y con un pote de helado a medio comer en sus manos.
-Hola...- dijo, sin sorprenderse de ver a su médico por esas horas en su casa.
-Hola- respondió Javier sonriente.
De pronto ella hizo una mueca de disgusto.
-Vale... Danlin estuvo hablando contigo...- dijo entrecerrando los ojos.
-¿Perdón?- Javier no entendía las palabras de la chica de cabellos castaños que le miraba con enojo.
-Vamos... Danlin te dijo que me gusta Eros Ramazzotti y tú compraste un cd sólo para ganarte mi simpatía...
-No. Te equivocas. Me gusta Eros Ramazzotti desde hace años, tengo toda su discografía y no compraría un cd sólo para ganar un punto contigo. Eso es una tontería... ¿Qué tipo de persona piensas que soy?- Javier se mostraba molesto por la acusación.
-Ah... Disculpa...- replicó Sophia, y su rostro se cubrió de un tono rosado.
-Está bien, no te preocupes... Sólo venía a ver cómo estabas o si precisabas algo, pero veo que tienes todo bajo control...- Javier sonrió al ver la mesa de la sala de su paciente llena de libros, papeles y lápices.
-Me gusta mucho leer y escribir...- explicó ella siguiendo el curso de la mirada del muchacho.
-Y gustas de comer helado de chocolate mientras lo haces...- agregó Javier.
Sophia sonrió y bajó la mirada.
-Si quieres, te invito a ver una película, tengo miles de dvds, y también mucho helado... Así me disculpo por lo que te dije- susurró.
El médico sonrió y asintió diciendo:
-Está bien. Pero sólo una película, luego debes descansar y yo también... Espera que cierro la puerta de mi apto y acepto tu invitación...
-Claro... Yo mientras buscaré más helado...- Sophia se sentía nerviosa y emocionada sin razón alguna.
Javier aseguró la puerta de su apto y ansioso, regresó donde su paciente.
Hacía poco menos de dos dias ella ni le hablaba y ahora le invitaba a mirar una película...
La vida daba muchas vueltas. Talvez ella sí podía confiar en él...
Talvez incluso llegasen a ser amigos...

6 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Wuau! que way! asi que, ves?! todo se soluciona..!

Seguro que se hacen buenos amigos... y luego... quien sabe... ^^

Danlin, TKM!

MAP!

..Black Space.. [Mar..] dijo...

holis!!
Me gusto mucho el capi!! creo q me esta agradando mas Sophia jeje..
besos1
tqm!

Teles dijo...

Ohh! Erzengel me encantó el capi! si si si! Se me subió una sonrisilla tonta cuando le dio la bolsa los chocolates :-) y yo creo que me va a durar toda la noche! Gracias preciosa, cuídate mil y mis mejores deseos para tu recuperación!
Besos
T.

Andrea dijo...

O.O Erzengel me encanta como escribes!!!! Juro que cuando publiques un libro sere una de las primeras en comprarlo! ^^
Mejorate Pronto ^^
Un beso y Un Abrazo^^
Andrea

geyserjbs dijo...

estubo super el cap... "TRISTEZA 0" gran campaña.. jajajajaja.. poco a poco se gana la confianza de las personas, con pequeños gestos y una sonrisa creo que es lo primordial.. y javier poco a poco se esta ganando el de sofia.. espero se hagas mas que amigos jajajaja.. muy buen cap erz.. ERES UNA GRAN ESCRITORA no me canso de decirlo y felicito a tu musa de la inspiración.. saludos

NaNaCullen NTLS* dijo...

Diosss diosss diosss hermanita!! jeje que emocion! no soy yo y ya me gusta xD besotesa todosss.. geyser, danlin, T, andre y todos jeej