sábado, 12 de junio de 2010

Capitulo 4: El Corazón de Sophía

Sophia se mostraba seria cuando Nana y Dalín entraron en la habitación seguidas por Javier.
No sabía exactamente qué había ocurrido, pero había escuchado a su amiga y tutora gritar y eso sólo ocurría cuando algo muy malo pasaba. Nana no perdía los estribos fácilmente.

-Bien... ¿Qué ocurre?- preguntó mirando a Danlin, ella nunca le negaba nada.
Pero su hermana sólo bajó la mirada al suelo, sin pronunciar palabra alguna.
-Tengan en cuenta que si no me explican de qué va el asunto pensaré en lo peor...- amenazó entonces.
Mariana suspiró y dijo:
-Tu padre va por la herencia de tu madre... Y no me sorprendería que también pretenda heredarte a ti si algo te ocurre... Ademas, piensa dejar a Danlin sin nada porque aduce no ser su padre... Eso es lo que ocurre.

Sophia hizo una mueca de dolor. Su padre, mejor dicho William, no pensaba en su salud, no se preocupaba por ella, sólo quería dinero...
Y aún ante tanta tristeza, Sophia sólo suspiró pero ninguna lágrima surgió de sus ojos café, no quería mostrarse triste ante Danlin y Nana. Sus seres queridos no merecían sufrir al verle mal. Ya tendría tiempo para llorar luego, a la noche talvez, cuando nadie estuviera allí como testigo.

Danlin sólo atinó a acomodarse en los pies de la cama de Sophia, mientras Nana comenzaba a enviar mensajes a su socio, para iniciar la investigación pertinente y ganar el caso antes de llegar a tribunales.

Javier observaba toda la situación apoyado contra la puerta. Se sentía como un intruso, viendo el sufrir de su paciente y sus familiares desde allí, donde estaba.
Se preocupó mucho al ver la tristeza de Sophia. Eso no era bueno para su salud, ella necesitaba ahora tranquilidad y serenidad, no problemas como estos...

-Disculpen...- dijo con el tono frío típico de los médicos- Sophia precisa descanso y creo que sería bueno si la dejan sola por unas horas... Ella estará bien, yo me quedaré aquí a cuidar que todo siga bien... Si sucede algo les avisaré...
Danlin se encogió de hombros. No quería dejar sin compañía a su hermana, pero sabía que si se quedaba Sophia reprimiría aún más sus emociones para no caer frente a ella o Nana... Lo mejor para su hermana ahora era descansar y aceptaba por eso la recomendación de Javier.
Nana asintió tratando de sonreírle a su amiga. Raúl no veía bueno el caso que tenían entre mano y quería ir al estudio jurídico a seguir trabajando...

Luego de saludar y abrazar cariñosamente a Sophia, Mariana y Danlin se fueron caminando en silencio, cada una metida en sus propios pensamientos.
Javier se quedó en la habitación, mirando preocupado a Sophia, la joven no se veía nada bien...
Ella suspiró, cubriendose el rostro con sus manos y cansada ya de tanto esfuerzo por mantener la entereza, comenzó a llorar...

Javier le miró atónito, sin saber qué hacer. Pero rápidamente reaccionó y se acercó a su lado, para tratar de consolarle.
-Todo va a estar bien...- susurró, mirando a la muchacha con ternura.
-No puedes prometer algo así... No tienes idea de qué va el asunto en todo esto... Y tampoco debe interesarte como me siento ahora... Sólo debes cuidar de mi corazón, nada más...- replicó Sophia, entre hipos mientras enjugaba sus lágrimas.
El médico se sentó al borde de la cama, donde hacía un rato había estado Danlin.
-Me interesa y mucho tu estado emocional. Si te sientes triste es para peor, de verdad... ¿Sabes? De ahora en más, declaro la campaña "tristeza cero", y haré cuanto esté en mis manos para verte sonreír...- repuso entusiasmado.
-¿Tristeza cero?... Vaya, no sólo eres detestable, también vives en la luna...- dijo Sophia, mirándole incrédula.
Javier comenzó a reír a carcajadas.
-Pues... Me descubriste... Vivo en la luna y sueño con tocar las estrellas...- explicó.
-Mmm... Vale... Como quieras...- Sophia se encogió de hombros mientras observaba a su médico reír.

Javier cortó su risa sin razón aparente.
Miró a Sophia y dijo:
-Bueno... Veo que al menos dejaste de llorar... Entonces, debo preguntarte algo...
La joven levantó la mirada y observó fijamente a su médico, quién suspiró y preguntó:
-¿Qué tipo de esfuerzo hiciste en las últimas horas? ¿Qué pasó contigo para que te desmayaras hoy?
Sophia se encogió de hombros, negando con la cabeza.
Javier entrecerró los ojos, esta chica le ocultaba algo, podía notarlo...
Sophia hizo una mueca ante el gesto del muchacho que tenía a su lado y dijo:
-Pues... Si... Hice un gran esfuerzo... Hace unas horas, mi vecino trocezó y cayó encima mío...
Javier puso los ojos en blanco ante esa respuesta pero la joven continuó hablando:
-Vamos... ¿No fue esfuerzo soportar tu peso sobre mi al menos por unos momentos? Por favor... Cualquiera pensaría que sabes dar buenos pasos y te mueves bien, pero mira, te caíste sobre mi...

Javier se puso de pie, en su rostro la confusión era evidente.
-No entiendo nada de lo que estás diciendo- avisó.
-Mejor...- replicó Sophia sonriendo- No te preocupes, locuras mías... Yo también habito la luna de vez en cuando...
-Seremos vecinos entonces... Y mira... Estás sonriendo...- Javier le miraba alegre- Eres linda cuando sonríes...
Inmediatamente Sophia dejó de sonreír, molesta por el comentario de su médico.
-Vamos... Sólo dije que eres linda... No te enojes...
Sophia giró su rostro, haciendo de cuenta que no le prestaba atención. Comenzó a buscar algo con la mirada.

El joven médico se percató de la búsqueda de su paciente y susurró:
-¿Necesitas ayuda?
-Pues... No tendría que hablarte... Pero quiero mis chocolates...- respondió Sophia.
-Ah... Están aquí...- Javier buscó en un mueble que había detrás suyo. Había visto a Danlin guardar allí los chocolates y las gaseosas antes de irse.
Efectivamente, allí estaban los dulces. Tomó el paquete y lo depositó en la cama, al alcance de Sophia.
La joven eligió un chocolate y comenzó a comerlo lentamente.
-Si quieres, puedes comer tú también...- dijo, mirando de reojo al muchacho.

Javier sonrió y tomó un dulce que desgustó mirando a su paciente.
Esta chica era alguien que le llamaba la atención. Su forma de hablar, de expresarse... La manera en que sus ojos café brillaron mientras sonreía...
Todo le invitaba más aún a conocerle.

Sophia seguía saboreando su chocolate mientras miraba disimulada a su médico.
Era un muchacho simpático, no podía negarlo. Y también era evidente que quería ayudarle a alcanzar un buen estado de salud.
Pero era su médico y era hombre y eso le hacia perder puntos a su confianza...
Aunque, talvez, él rompiera con su desconfianza... Tal vez...

-Estuve pensando...- dijo Javier con tono tranquilo- Deberías prestarme las llaves de tu apto...
-¿Para qué quieres las llaves?- preguntó Sophia curiosa.
-Para hacerles una copia. Si algo te ocurre dentro de tu apto será fácil entrar a ayudarte...
-No, no pienso darte las llaves... Eso te daría libertad para entrar cuando desees y sería una manera tuya de controlarme. No soy una niña, no necesito que me vigiles.
-Sophia no es mi intención controlar lo que haces. Sólo sería para casos de emergencia. ¿O prefieres que tire abajo la puerta? Prometo no usar las llaves a menos que sea absolutamente necesario...

Sophia miró de arriba hacia abajo a su médico y suspiró, aceptando que la idea era buena. Nadie sabía cuándo ella podía perder el conocimiento y caer en cualquier lugar...
Abrió el cajón de la mesita de noche que había junto a su cama y le tendió su llavero a Javier.
Él agarró el llavero con una sonrisa y mientras se dirigía a la puerta dijo:
-Regresaré pronto... Trata de descansar un poco...
Sophia asintió, pero no prometió nada. Dormir rodeada de cables para ella no era buen descanso.


Javier regresó un par de horas más tarde. Encontró a Sophia durmiendo y sonrió al verle tan dulce y hermosa en su descanso.
Se acercó a ella y le cubrió con una frazada para que no tuviese frío.

-Buenas noches, Sophia... sueña lindo y despierta feliz, con un nuevo día donde el sol te sonríe, para que te enamores cada dia mas de la vida...- susurró junto al oído de la joven y se marchó sin hacer ruido.
También él debía descansar...

5 comentarios :

Andrea dijo...

Me Encato!!! ^^ Buen capi ^^ Espero pronto el Proximo Sabado para leer el Siguente Capi ^^
Un beso Andrea ^^

Teles dijo...

Qué maravilla la intensidad de compartir chocolate! Me encantó! Besos cielo.
T.

~D@nL!n~ dijo...

Chocolate! yo tambien quiero!

Se ve que hay algo entre Sophia y Javier.. mm... a ver a ver... ^^

Danlin, TKM!

MAP!

geyserjbs dijo...

wow.. erz.. chocolateeee jajajaja.. me gusta mucho como se va formando poco a poco la amistad entre ellos.. esa traccion creciente entre ambos y como va confiando sofia poco a poco en el.. genial cap erz espero el proximo

NaNaCullen NTLS* dijo...

okkk yo quiero u doctorciito asi de dulce y atento jejeje bellisimo hermanitaa!
MAP MAP MAp por siempreee :)