jueves, 24 de junio de 2010

Capítulo 20: Melodía (fic para Danlin)

Haziel abrió lentamente los ojos.
Su respiración se aceleró y ante mi mirada sorprendida, el muchacho se puso a la defensiva, gruñendo y dispuesto a atacar a un adversario que no estaba entre nosotros.
Agenor se acercó lentamente, con las manos en alto, para que Haziel viera que no deseaba hacerle daño.

-Hermano... Soy yo, Agenor... Estás a salvo, cálmate- dijo con voz tranquila.
Haziel recorrió el lugar con la mirada y comenzó a bajar la guardia. Ver a Haydée en una cama cercana le hizo perder su enojo definitivamente.
A paso lento se acercó a su novia y le miró preocupado.

-Ella está así por mi, ¿verdad? Cayó en este sopor intranquilo por mis heridas...- dijo, mientras tomaba la mano de mi amiga y entrecerraba los ojos.
-Si- confirmó Agenor- Así es...
Yo entendía y poco y nada sobre toda la cuestión y no dudé en preguntar:
-Pero... Si tú despertaste, ¿ella no debería haber reaccionado también?
Ni Agenor ni Haziel respondieron.

-Ella es humana, su cuerpo es más débil y por eso le será más difícil despertar...- susurró una anciana desde la puerta de la habitación.
Me estremecí ante aquellas palabras. ¿Y si los efectos en Haydée eran demasiado violentos? No quería ni pensar en las consecuencias.
-Ella volverá, no te preocupes...- dijo Haziel- Mi vida mantiene viva a Haydée. El que yo esté bien hace que ella no pueda morir... Ahora debemos esperar a ver si despierta por si sola o si debo llamarle...
Suspiré, más tranquila. Pero algo en la mirada de Haziel igual me hacía preocupar.

-Y Nilnad, ¿cómo está él?- preguntó mirando a Agenor.
-Pues no lo sé, se fue y no se ha comunicado conmigo... Sólo sentí tu pedido de auxilio a Nilnad y como sabía que él no podría escucharte o ayudarte a tiempo, acudí tan pronto como pude...- respondió el aludido.
Entonces el pánico inundó el rostro de Haziel.
-Cuando Matirus me generó la herida se tomó el tiempo para mostrarme en sus pensamientos que había atacado a traición a Nilnad y lo había dejado herido en pleno bosque. Por eso pedí auxilio mencionando a Nilnad, para que fueran a ayudarle... Dios... Debo haber estado tan débil que no supe explicarme...- dijo, llevándose las manos a la cabeza.
De pronto el mundo se deshizo bajo mis pies. Nilnad... No... Por favor...

Agenor me miró tristemente y pude ver cómo esa tristeza se transformaba en furia.
-Agenor, no pienses en venganza. Primero debemos encontrar a Nilnad, luego veremos qué hacer con Matirus...- dijo Haziel con voz fría.
-Esto es increíble... Debo salir ya mismo a buscarle... Armar grupos de rescate... Tú, Haziel, quédate aquí, debes reponerte por completo y ayudar a que Haydée despierte- el hermano de Nilnad hablaba cada vez más rápido, nervioso- Danlin, tú vienes conmigo, te necesito...
Asentí ante su pedido y me preparé para salir a buscar al Minorean que me tenía como su alma gemela y a quién yo amaba aunque no lo admitiera. ¿Lo amaba? Si... Era hora de aceptar lo obvio. Yo amaba a Nilnad. Más allá de todo, de mis negativas y mis desplantes, lo amaba. Y pensar que podía estar muerto me estaba destrozando en vida.

Comenzamos a correr camino al bosque. Bueno, Agenor corría, no yo. Él me llevaba sujeta a su espalda, mientras olfateaba el aire y procuraba encontrar la pista de su hermano.

-Esto va mal...- dijo, luego de varios minutos de búsqueda- Ninguno de los grupos parece hallar rastro de Nilnad... Si él está herido talvez ni pueda escucharnos... Sólo...
Agenor se detuvo y me miró fijamente.
-Danlin, por favor, comienza a cantar...- pidió casi de rodillas.
-¿Qué?- esto era de lo más extraño.
-Por favor, canta... Tú eres su alma gemela. Sólo tú puedes escuchar su canto y si está grave, sólo podrá escuchar tu voz... Canta, por favor, no podemos perder más tiempo...
Asentí, tratando de aclarar mi voz y comencé a tararear la única melodía que podía recordar. La melodía que me había impulsado a conocer a Nilnad. No sabía las palabras exactas que él había cantado aquella noche, pero conocía la melodía perfectamente.

De pronto sentí como que todo el bosque había hecho silencio sólo para permitir que mi voz se escuchara claramente.
Agenor estaba junto a mi, con los ojos cerrados, concentrado en su tarea de intentar ubicar a su hermano.
Y entonces ocurrió. Una luz de brillantes colores iluminó el cielo desde un punto cercano del bosque.
Agenor me cargó entre sus brazos y comenzó a correr.
-Sigue cantando- me pidió en susurros- Está muy débil pero puedo sentir su respuesta... Mi hermano aún vive...

3 comentarios :

j3ec dijo...

que bonito!
este cap creo q es el q más me ha gustado!
!^^
espero que escribas pronto!
un bss inmenso!*

Kruts dijo...

bello...sin palabras!!!

Gise dijo...

¡Hola! Pues yo opino igual que los anteriores que leyeron, bello, sin palabras.
Y Danlin al fin acepto!!! ¡que emoción! ya era hora xD jajaja, yo me quehjo y soy igual xD. Pero bueno, esperemos todo acabe bien.
Te cuidas muchisimo, y adiós.