sábado, 1 de mayo de 2010

Capítulos 18 y 19: Hasta que el tiempo deje de transcurrir...


Capitulo 18

El grito de Milena nos hizo salir de nuestro silencio y con Damir pensamos lo peor... Cuando derribamos la puerta, nuestros miedos desaparecieron pero otros nuevos nacieron en su lugar.

Milena tenía su mirada fija en la televisión... La escena que observaba era terrorifica y se repetía en todo el mundo. Los Demonios estaban aniquilando a miles de humanos sólo para saciar su sed de sangre y poder, absorbiendo la energía de niños y bebés inocentes.

Milena dijo algo pero yo no presté atención, mi mente vagaba lejos, pensando en todas esas vidas perdidas...

-Cuando vimos la señal...- Damir susurró mirándome. Si, la señal que habíamos sentido era el inicio de esto, de este terrible suceso.
-Ya comenzó... Ellos nos están provocando, nos invitan a luchar...- dije, furioso.
-Peor... Mira los mapas que muestran... Esto ocurre a escala mundial, eso significa que todos los Ángeles que estén al servicio del bien vendrán a pelear... Pero mira, analiza la distribución de muertes...- repuso mi amigo.
Entrecerré los ojos y gruñí. Todo era una trampa...
-Nos están cercando... Así, tanto Demonios como Ángeles de Luz nos encontrarán y no sólo lucharán entre si, también querrán matar a Sasha... Los Demonios quieren que los Ángeles nos ataquen para ellos capturar más fácil a Noah pues piensan que estaremos concentrados en cuidar de Sasha...- dije, y ya las ansias de luchar me envolvían.
-No sólo importa la vida de Sasha. También nos interesa salvar a Noah y cuidar de Milena... Proteger a tantos humanos como nos sea posible...- repuso Damir mirándome fijo.
-Pues... Por como veo la situación, la ciudad se convertirá en un campo de batalla pronto, y todos corremos el mismo peligro de morir... Talvez no logren realizar su trabajo, pero igual les estoy agradecida...- Milena hablaba con miedo y tristeza.

Damir frunció el seño y me miró Erzengel, pero yo no tenía ojos para él. Pensaba en Sofía y André que estaban solos y lejos, buscando ayuda. Y nosotros aquí, cuidando de Milena.
-Creo que lo mejor será que vaya a buscar a Sasha y busquemos un lugar donde hacer frente cuidando de Noah y Milena...- sugirió Damir.
-Si... los refuerzos llegarán en cualquier momento... Yo me llevaré a Milena, tú busca a Sasha... Nos encontraremos en el claro que está en las afueras de la ciudad, allí podremos luchar y armar una barrera para cuidar que nadie lastime a Noah, ni Ángeles ni Demonios le quitarán la vida y Milena también estará a salvo...- dije tranquilo.
Confiaba en nuestras capacidades para cuidar de dos humanos. Y confiaba también en mi poder para enfrentar y derrotar a tantos Demonios como me fuera posible.

Damir se fue. Le miré alejarse y luego volví mi mirada a Milena. Ella parecía tan frágil y débil, lo era, su humanidad la volvía vulnerable, pero aún así luchaba por Noah y esperaba ansiosa volverle a ver. Milena me recordaba a mi mismo, contando las horas para ver a Sofía... Pronto todos estaríamos juntos... Y juntos luchariamos hasta el fin...

-El viaje es largo... Deberé cargarte en brazos...- susurré y extendi mis brazos, Milena asintió y aceptó que la transportara así.
Volamos en silencio, mi mente estaba lejos nuevamente, pensando en Sofía, rogando que todo saliera bien y nadie la lastimara en el camino...
Luego de todo lo que habíamos pasado, aún tenía energía para seguir luchando y no dejarme vencer. Yo seguiría peleando, porque mi anhelo era estar en algún momento junto a mi encantadora Sofía tranquilos y felices...
Y hasta ese entonces, si debía luchar, lo haría...

Llegamos al claro, un espacio enorme que serviría de campo de batalla.
Cuando todas las fichas estuvieran puestas, en este tablero se llevaría a cabo un juego importante... El mundo, la humanidad, dependía de quién venciera la partida...






Capitulo 19

Luego de varios minutos a solas con Milena en pleno claro, escuchamos movimiento, los pensamientos de Reuen llegaban nitidos a mi.
"Llevo a tantos como pude encontrar... Peor es nada..." pensaba, sabiendo que yo entendería que se refería a que traía consigo otros compañeros.
Pocos minutos más tarde llegó mi amigo con 6 Ángeles más. No los conocía, pero yo había estado muchos años alejado del Plano Celestial y en ese tiempo muchos Ángeles nuevos habían nacido para combatir el mal...

Reuen saludó sonriente y presentó a los jóvenes alados. Todos miraban maravillados a Milena. Porque ella podía ver nuestra verdadera naturaleza y eso era raro en un humano... Ademas, Milena era la mujer de Noah y eso le hacia aún más interesante.

No tardó mucho tiempo antes de que llegara junto a nosotros Gabriel. Su rostro cargado de preocupaciones, se enfocó en mi, pero nada dijo.
-¿Estás bien?- pregunté, asustado.
-Si... Sólo que... Todo esto que está ocurriendo... Cuando lleguen Damir y Sasha les explicaré bien todo...- susurró y se sumió nuevamente en el silencio.

Reuen y los otros Ángeles hablaban entre si, sobre estrategias y formas de pelea.
Milena estaba a mi lado, suspirando, ansiosa, a la espera de la llegada de Damir. Porque Damir traía a Noah y eso era lo que ella esperaba.

Cuando vimos que a lo lejos se acercaban nuestros amigos, todos hicieron silencio y miraron expectantes su aterrizaje....

En cuanto Damir pisó el suelo, me encaminé a él para buscar a Noah. Mi amigo lo llevaba en brazos y me preocupé de que estuviera herido... Tomé al joven humano en mis brazos y regresé junto a Milena. El chico estaba bien, sólo dormía y quería que su mujer lo viera y se tranquilizara al fin.

Mientras, Damir comenzó a preguntar:
-Gabriel, ¿Qué ocurre?
-Esta matanza que están llevando a cabo los Demonios está causando estragos. No sólo porque ellos matan para absorber energía y volverse más poderosos, sino porque esas almas no tenían fecha de muerte. Y como su hora aún no había llegado, no hay lugar para ellas en el Plano Celestial... No sabemos qué hacer con ellas. Y sé que muchos de los nuestros quieren la cabeza de Sasha porque ahora más que nunca la ven culpable de todo esto... Así que...- dijo Gabriel y dio un paso hacia atrás y sacó su espada- Yo vengo a ofrecer mis servicios y luchar a su lado...
No me sorprendió su decisión, sabía que él estaba de nuestro lado desde el principio...
Sasha, que había estado alejada desde que llegó, se acercó poco a poco.
Damir sonrió tranquilo.

-Sofía y André vienen en camino... No sé cuántos podamos reunir, muchos están enfrentándose a los Demonios y tratando de evitar más muertes...- explicó Reuen.
-Eso es lo que él quiere... Lucifer planeó todo esto... Nos deja sin defensas y con nuestros propios compañeros en nuestra contra. Así, de una u otra forma el garantiza que moriremos. Pero eso no ocurrirá. Y si muero, lo haré luego de matarle...- dije furioso, agitando mis alas.
Todos sonrieron ante mis palabras y mi furia.
No nos dejaríamos derrotar, no daríamos brazo a torcer. Salvariamos tantos como nos fuera posible.

Entonces pudimos escuchar el aleteo de muchas alas a la vez... No podía asegurar si eran Ángeles o Demonios, pero se acercaban veloces.
Poco tiempo necesité para ver que Sofía se acercaba con otros Ángeles de Luz y André venía también con muchos compañeros más.
-Si esperamos, otro centenar llegará pronto- explicó André ni bien aterrizó- Pero sólo eso... Ni siquiera los que están en contra nuestra pueden enviar muchas fuerzas a atacarnos, todos están enfrentándose a los Demonios...
-Está bien... Tampoco sabemos cuántos luchadores traerá Lucifer...- replicó Damir.

Mientras, Milena y yo habíamos logrado despertar a Noah y ahora se abrazaban emocionados. Gabriel se ofreció para protegerlos y otros Ángeles optaron por ayudar también, rodeando a los humanos para evitar cualquier ataque.

Me situé junto a Sofía, los besos y abrazos vendrían después, ahora sólo había lugar para la pelea. Damir al lado de Sasha, como yo, esperando lo inminente.
Los demás estaban dispersos, con Reuen y André dirigiendolos.

-Vaya... Veo que me esperaban... Qué honor...- esa voz tomó a todos por sorpresa. Bueno, a casi todos... Yo conocía bien a su dueño. Había sido compañero mío, un Primer Nacido, como yo. Y por eso André y los otros Primeros Nacidos que estaban en el claro sabíamos bien de quién se trataba... Él había renegado y abandonado toda fe. Y se había autonombrado Príncipe... Príncipe de la oscuridad... Todos giramos hacia el lugar de donde provenía la voz.
Sonriente, victorioso, confiado sobre el resultado de este enfrentamiento, Lucifer comenzó moverse hacia nosotros...
Y detrás suyo, al menos 100 Demonios le seguían como escolta.
Los minutos estaban contados... Ya la batalla estallaria...

1 comentario :

~D@nL!n~ dijo...

Wow, cuando lo lei me quede O.O

Quiero mas, por fin empezara la gran batalla! que ansias!!!

Danlin, TKM!

MAP!