sábado, 8 de mayo de 2010

Capitulo 23: Batir de Alas...

-Bueno... Lo haré simple... Denme al humano...- pidió Lucifer con voz fría y grave.
-No. No le utilizaras para tu bien...- replicó Damir, firme.
Lucifer hizo una mueca y miró a Sasha sonriendo con malicia.
-Niña, tú lo cuidaste para mi. Dámelo. Ahora...- ordenó furioso.
Sasha miró a Damir con temor en los ojos. No tenía miedo por ella, sino por él. Podían lastimarle sólo para empujarla a hacer lo que querían.
Damir le devolvió la mirada sin dudas ni preocupación. Él era capaz de dar su vida por Noah, pero no le daría a Lucifer lo que tanto ansiaba.

-Mirense... Están solos e indefensos. Les ganamos en número. Morirán si se nos enfrentan...- provocó sonriente el Príncipe de la Oscuridad.
Pero nadie respondió. Los Ángeles se mantenían firmes en su idea.
Lucifer sacó su espada y apuntó a Sasha.
-Pagarás caro tu traición y enfrentamiento...- dijo, gruñendo-No sabes con quién te metiste...
El Demonio movió su espada en el aire y la tierra comenzó a estremecerse mientras del cielo caían truenos y relámpagos...
Lucifer sonreía mirando fijo a Sasha.
De pronto la joven comenzó a temblar, su cuerpo parecía moverse sin orden propia. Como si Sasha fuera una muñeca en manos de una niña caprichosa.
-No... No lo haré. No lo mataré... No...- dijo el Ángel Negro, con voz entrecortada y dio un paso atrás...
Damir y Erzengel se miraron, mientras Sofía hacia lugar... Sasha caminaba directo hacia Noah y Milena. Y nadie la detuvo. Todos podían sentir que ella no pensaba atacarle. Nadie se animaba a luchar contra ella cuando aún no había hecho nada malo y podían percibir que actuaba para bien. Pero eso Lucifer no lo sabía y sonreía pensando que ella estaba respondiendo a sus órdenes.

El golpe seco de cientos de pies al aterrizar en el suelo del claro llamó la atención de todos.
-Ella es nuestra... Y el humano también...- dijeron a coro Kuno y Kiara, dos Ángeles gemelos, dirigiéndose al Príncipe de la noche.
Sus manos tensaban las cuerdas de sendos arcos y filosas flechas amenazaban a Sasha.
-Mmm... Veo que sus propios compañeros los quieren tan muertos como yo...- rio Lucifer y miró a Kuno maliciosamente.
-Sasha, alejate del humano. Y dejanos trabajar- pidió Kiara, con voz fría- El muchacho debe morir, la humanidad corre peligro por su culpa...
Nadie dijo nada. Los Demonios observaban todo detenidamente. Ahora, no sólo peleaban contra unas decenas de Ángeles sino que ademas un centenar de Ángeles de Luz eran sus oponentes y aliados de extraña manera...

Lucifer sonrio. No importaba cuántos Ángeles le enfrentaran. El mundo ya estaba destrozandose por las muertes que él y sus compañeros habían causado. Y aún había miles de Demonios exterminando vidas inocentes.
Sólo faltaba obtener a Noah y usarlo para abrir un portal permanente entre el Plano Oscuro y el Plano Terrestre.
Y en cuanto alguno de esos tontos Ángeles perdiera su atención de los humanos, sería fácil...

-Sasha. Te repito, déjanos hacer nuestro trabajo...- pidió Kiara.
De pronto, Sasha y los humanos estaban en el centro, con Damir, Erzengel, Sofía, André y Reuen a los costados, al igual que los otros Ángeles y Lucifer con sus Demonios detrás, observando. Pero tan atentos estaban los Ángeles que ninguno reaccionó de forma visible ante el movimiento de los Demonios que poco a poco comenzaban a rodear a los seres de luz...
De alguna u otra forma, ellos buscarían atacar y vencer a los Ángeles. Y si antes los Ángeles luchaban entre si y se masacraban, eso era una buena escena para mirar...

-Él no tiene la culpa. Es inocente, tan incente como cualquier humano. No puedo permitir que lo maten...- dijo Sasha, negando con su cabeza.
Noah abrazaba a Milena, temeroso. Y Damir observaba a su amada sin moverse. Ya tenía preparada su espada, no podía caminar hasta Sasha, en realidad estaba más cerca de Lucifer que de cualquier otro oponente...
Erzengel respiraba con los ojos cerrados. Él era experto en lo que hacia y en la batalla no solía moverse hasta no "sentir" que era el momento adecuado...
Sofía sólo observaba a su amor pero no se preocupaba por su silencio o su actitud. Bien le conocía y sabía que el atacaba en el momento indicado, ni antes ni después.
André miraba a los recién llegado, pero en realidad estaba observando cómo, con cuidado, los Demonios los iban rodeando poco a poco. Reuen hacia exactamente lo mismo, desde el otro lado del campo de batalla. Pero el resto enfocaba su atención en los recién llegados y en Sasha y los humanos.

-No importa... Igual lo haremos...- replicó Kiara y las cuerdas de su arco y el de Kuno se tensaron al máximo. Dos veloces flechas se dirigían a Noah por un mínimo espacio que Kiara había determinado entre Sasha y Gabriel.
Milena estrechó fuerte a Noah y cerró los ojos, rogando un milagro.
Situados como estaban, los demás Ángeles que defendían al muchacho no podían saltar a detener las flechas. Los Demonios lentamente los habían rodeado y atacarían al menor descuido, recién ahora se estaban percatando de eso...
Las flechas nunca llegaron a Noah. Sasha se interpuso para salvarle. Todo ocurrió en una fracción de tiempo.
Sasha moviéndose para detener esas flechas, los Demonios gruñendo a punto de saltar y los dos grupos de Ángeles sacando sus espadas para luchar.

Pero algo ocurrió... Las dos flechas no iban dirigidas al mismo punto. Al impactar, cada flecha atravesó una de las alas de Sasha. Kuno lanzó una tercer flecha inmediatamente y dio de lleno en el pecho del Ángel herido.
Damir miró la escena con ojos cargados de terror. Su mayor miedo estaba ocurriendo. Sasha estaba herida allí, en medio del campo de batalla. Y cerca suyo, Lucifer sonreía, deleitandose con lo ocurrido.

Pero Damir no se movió. No se dejó dominar por sus emociones. Sabía que si Sasha moría sólo perdería el cuerpo físico pero se recuperaría en el Plano Celestial y volverían a estar juntos. No le importaba esperar, sólo le importaba que todo terminara bien. Y eso sólo ocurriría si protegían a Noah e impedían que Lucifer uniera al Plano Oscuro con la tierra.
Los demás Ángeles que protegían a Sasha escucharon en sus pensamientos el pedido de Damir de permanecer en sus lugares y así lo hicieron, entendiendo la razón el pedido.
Sasha cayó de rodillas y aún cuando su rostro se cargaba de dolor, ningún lamento, grito o gemido surgió de ella.
Kuno y Kiara se miraron sonrientes. Sin explicación alguna, las alas de Sasha ardieron con un fuego de vivos colores y el humo rodeó al Ángel Negro, ante la mirada atónita de todos.
Los Ángeles de Luz recién llegados comenzaron a vitorear...

4 comentarios :

~D@nL!n~ dijo...

Wow! por fin va a empezar la lucha definitiva!

Quiero ya saber como acabara todo!

y el epilogo! la espera se acaba!!!! XD

Danlin, TKM!

MAP!

manu dijo...

wow
me encanto!!
d vdd esta
super
ayer termine de leer la historia q hiscite para danlin y me encanto
solo esta ermosa
de vdd tienes un mega talento!!
no lo desaproveches y sigue llenandonos d
tus super historias :D
Dios te bendiga
MAnu

mixxii lutz dijo...

AAAAAAAAAA QUIERO MASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!!

Rochie Cullen dijo...

Bien..hermoso me encata ahora voy al otro capi..si por eso es que espero a leer una historia completa soy muy impaciente
<Jejeje sigo leyendo
Besos