viernes, 12 de marzo de 2010

Capitulo 25: Luchando en busca de Luz...

-Yo iré a hablar con mi padre... Esto no puede quedar así. Simplemente no puede venir, atacarlos y destruir todo pensando que me han secuestrado... Yo hablaré con él- Isabella se oía muy segura de sí misma.

-¿De veras piensas que tu padre hará un alto si le explicas la situación?- pregunté, preocupada.
-Sí, realmente lo creo. Papá me entenderá. Él nos ayudará si yo se lo pido... No quiero que entremos en pelea, no quiero enfrentarme a su grupo...- respondió Isabella, con la mirada oscura.
-¿A qué te refieres?- inquirí. Todos en la sala nos observaban fijamente.

Isabella me miró fijo y suspiró.
-Si él me da a elegir. Si mi padre pretende que yo vaya a la guerra a su lado, me negaré por completo. Yo... Yo los elegiré a ustedes sí el me obliga a optar por un bando...

Asentí. Entendía sus gestos de dolor. No quería que ella dejara a su padre a un lado pero... Isabella había tomado la decisión por sí sola y nada podía hacer contra eso. Ella era libre de actuar según su criterio...

-Todo estará bien...- le susurré, mientras le abrazaba con fuerza.

-No lo creo...- Aitor gruñía furioso junto a su notebook.
Todos giramos a la par para mirarle.

-¿Qué ocurre?- preguntó Ángel, en tanto accionaba los dispositivos de seguridad de la mansión.

-El satélite muestra que los Mc Callister piensan atacar la casa que tenemos en Forks...- informó Aitor, sin quitar la vista de la pantalla de la computadora.

-Anieli dice que en realidad será algo en cadena... Muchas tropas se están moviendo... Pero si nosotros mostramos todo nuestro poder, quedaremos en evidencia frente al enemigo... El grupo principal irá a Forks, pero el Jefe del clan piensa apostar guardias en otros lugares... Si no nos encuentra en Forks, lo hará en algún otro sitio, tarde o temprano...- informó Emma, con los ojos cerrados. Ella y su gemelo se comunicaban mediante telepatía y bien que nos servía ahora esa información.

Recorrí con la mirada toda la habitación, observando a mis compañeros... Emma, los gemelos (Dilann y Danlin), Nana, Tommy, Ángel, Aitor e Isabella... No podía permitir que ellos resultaran heridos... Tampoco podía quedarme de brazos cruzados y dar lugar a que las fuerzas enemigas arrasaran con todo en su intento por encontrarnos.

Suspiré...

-Les haremos frente. En Forks- dije decidida- Allí los metamorfos brindarán su ayuda desde el anonimato y nadie sabrá que contamos con su colaboración. Debemos proteger a Carlisle y su familia, él nos ha ayudado siempre...

Isabella me miró, angustiada.

-Todo estará bien, lo prometo. Daré lugar a que hables con tu padre, pero si no entra en razones y ataca, nosotros también pelearemos- le expliqué mirándole a los ojos.

Isabella asintió y se sentó en un sofá, claramente preocupada. Nana se acercó a ella y le abrazó, dándole ánimos. Danlin y Dilann les hicieron compañía, mientras Tommy, Emma y Ángel caminaban hacia la biblioteca siguiéndonos a Aitor y a mí.
Debíamos decidir qué haríamos, trazar un plan principal y varios alternativos... De ninguna forma podían las estrellas correr peligro... Incluso con nuestras vidas les protegeríamos...


Luego de varias horas discutiendo y analizando opciones, determinamos el plan a seguir.

-Bueno... Si todo está listo, vayamos a Forks...- dijo Ángel, encogiendose de hombros- El jet está preparado para llevarnos...

-Bien. Carguemos arsenal, nunca sabemos si nos hará falta, pero no podemos esperar a que falte, hay que estar preparados...- propuso Aitor.

Con todo armado y con las tareas divididas, partimos hacia Forks... El jet nos acercaría a la playa de La Push, pero no aterrizaría, caeríamos en el agua y nadaríamos hasta la costa, luego, el camino por el bosque sería sencillo con los lobos cuidandonos...

Si el jefe Mc Callister hacia caso al pedido de su hija, nada ocurriría... Pero si atacaba, habría pelea y una bien grande...

A sólo horas de enterarnos del ataque, estábamos listos para hacer frente.
Desde los árboles, 40 lobos vigilaban, con sus efluvios ocultos por nuestro perfume de cazavampiros.
Ángel, Aitor y yo formábamos la primer barrera. Detrás nuestro, Tommy, Emma y Anieli, que había llegado para luchar junto a su hermana, protegerían a las estrellas... Isabella estaba a mis espaldas, hasta que no viera a su padre, yo no permitiría que ella se acercara al frente enemigo. Y si alguien pretendía lastimarle, pagaría con su vida... Isabella era tan de nuestro grupo como cualquiera de los otros chicos...

El clan Mc Callister contaba con 20 vampiros apenas... Algo tramaban, era seguro. ¿Cómo explicar las pocas fuerzas con que nos caían encima?

Alguien se adelantó en el otro bando... Era Joaquín, el padre de Isabella. Pero no estaba solo. Un vampiro muy alto y de ojos rojos le acompañaba. Ése debía de ser Javier, el nuevo neófito. Su poder sin duda era descomunal... Sólo así podía explicar los pocos vampiros que nos hacían frente... Con un neófito alcanza y sobra si sus poderes son inmensos... Y ya Aitor había avisado de lo que era capaz ese vampiro...

Joaquín hizo una seña y Javier, sonriendo, cerró los ojos por un momento. Cuando los volvió a abrir, ya no eran de color rojo, sino blancos... Sus ojos eran tan blancos como su piel... Y la sonrisa permanecía en su rostro, como burlandose de nosotros...

Entonces, el suelo comenzó a temblar. En pleno bosque, los árboles se estremecieron y parecía que caerían en cualquier momento. Enormes rocas se elevaron por el aire mientras la tierra se habría en innumerables fallas... Su ataque sería desastrozo sin duda alguna.

Aitor gruñó por lo bajo y generó un escudos para protegernos a todos... Ángel estaba listo para luchar cuerpo a cuerpo, su mirada asesina lo decía todo. Detrás mío, Tommy respiraba ansioso, su corazón latía fuerte y rápido...


Justo cuando Javier estaba a punto de atacar, Isabella comenzó a correr al encuentro de su padre.

-¡No, padre! ¡Detente, no les hagas daño!- gritó la joven.

Todos estabamos alerta a la reacción de Joaquin.
Cuando el jefe Mc Callister pidió a Javier que se calmara, no me relajé, muy el por el contrario, aguardé atenta.... No permitiría que ningún miembro de mi grupo resultara herido...

1 comentario :

~D@nL!n~ dijo...

Wow! capi nuevo! gran batalla se avecina!!!

Erzengel! dejame luchar tambien, no quiero estar en la retaguardia, siendo protegida! para algo tengo mis dones y he aprendido a pelear no?!

Danlin, TKM!

MAP!