viernes, 26 de febrero de 2010

Capitulo 5: Luchando en busca de Luz...

Danlin y yo ya habíamos preparado todo.
En cuestión de horas, habíamos elegido el vestido, las canciones, las coreografías y hasta habíamos ensayado con Aitor las coreografías completas.

Cuando todo estuvo preparado, salimos hacia New York.
Viajábamos en dos coches, Aitor iba en su Ferrari de color negro, pues según él tenía pendientes que hacer antes del concurso y Danlin y yo nos movíamos en un Mercedes descapotable de color rojo, ya que mi Audi necesitaba una verificación completa...

Durante el viaje Danlin se dedicó a atosigarme con miles de preguntas.
-¿Cuántos años tienes?-preguntó con desenfado.
Yo le miré de reojo y tan solo dije:
-Cumpliré 170 años el mes próximo. Me trasformaron cuando tenía 25 años y así quedé, eternamente joven...
-¿Y Aitor?
-Tiene la misma edad que yo, bueno, en realidad él ya cumplió los 1710, hace unos meses. Nos conocemos desde que somos bebes, su familia y la mía eran muy amigas. Estudiamos juntos en la academia, egresamos juntos y ejercimos nuestro empleo como cazavampiros juntos, trabajando en equipo...
-¿Cómo te convirtieron?... digo, ¿se puede saber?-inquirió Danlin, curiosa.
-Me transformaron por una idiotez mía, estábamos corriendo tras unos neófitos, y me alejé de Aitor al ver que uno de ellos se habia escondido en una depósito. Luché contra él y le maté y recién cuando estaba destruyendo sus restos comprobé que me había mordido en el antebrazo... Caí en la cuenta de que mi familia culparía a Aitor por haberme dejado sola, cuando toda la culpa era mía y solo mía, y que además la Asociación para la cual trabajaba seguramente trataría de asesinarme al ver que ahora ya no sería humana... Entonces escapé, llegué hasta América desde mi lejana España y aquí encontré a Carlisle. Él me ayudó y acompañó, se volvió mi hermano y tutor...
-¿Y Aitor? ¿Qué sucedió con él?- preguntó Danlin, muy sumergida en mi historia.

Yo suspiré y respondí:
-Aitor comenzó a buscarme, hasta que me encontró. Él se sentía culpable por lo ocurrido y quería que yo le matase, como para compensar su error. Yo me negué rotundamente y salí al bosque a pensar. Había mucho en qué pensar, y no quería ni considerar la idea de matarlo... Pero cuando regresé a casa, comprobé que Carlile había hecho algo más drástico... Aitor le convenció de que lo transformase... Y así sucedió... me fui a pensar en todo lo que había perdido al convertirme en vampiro y regresé para encontrarme con mi compañero ya neófito... Entonces fui yo quien se sintió culpable, porque Aitor había perdido su humanidad solo para estar conmigo toda su vida...-mis palabras se apagaron de pronto y Danlin se me quedó mirando sin saber qué decir...

El viaje continuó en silencio durante varios minutos hasta que Danlin comenzó a hacerme preguntas nuevamente.
-Cambiemos de tema...-dijo, sonriendo- ¿Tienen poderes?, digo, ustedes me hablaron e que no saben qué poderes tendré si me transformo... bueno, ¿Y ustedes? ¿Qué poderes tienen?...
Yo sonreí, ese aspecto era algo entretenido en nuestra no humanidad...
-Bueno, tenemos poderes y características propias de nuestro entrenamiento como cazavampiros... Yo soy una buscadora, lo fui como humana y ahora lo soy aún con mas fuerza y capacidad, puedo encontrar lo que sea, objetos, humanos, vampiros... solo necesito saber qué busco y si tengo una foto o algo propio de lo que busco, por ejemplo, la campera de alguien que está extraviado, lo encuentro aún más rápido... simplemente se me figuran las imágenes en mi cabeza y sé donde ir a buscar... Mi otro poder es mas especial todavía, yo me sincronizo, mi mente es capaz de dar lugar a que otra mente entre y maneje mi cuerpo, por ejemplo, si lucho a la par con Aitor, me sincronizo con él y me vuelvo su espejo, hago todo lo que él hace y nops volvemos así mas fuertes, además, cuando me sincronizo, adquiero los poderes del vampiro con el que me estoy sincronizando, y eso es muy guay...
Danlin sonrió entusiasmada ante lo que le estaba contando...
-¿Y Aitor? ¿Qué poderes tiene?
-Él es capaz de generar dobles de sí mismo, con solo pensarlo, crea doble de su persona y los maneja independientemente unos de otros, él puede estar leyendo y su doble atacando a alguien... y puede crear mas de diez dobles, que incluso si atacan de veras causan heridas, no son simples ilusiones ópticas, de verdad crea dobles, es magnifico, y si me sincronizo con él, yo también puedo hacerlo... Además, en sus manos es capaz de crear campos de fuerza, digamos que si te golpea, lo hará con más fuerza que la de un vampiro cualquiera... Nuestros poderes son muy... fuertes... y por eso han tratado de hacernos formar parte de las filas de los grandes grupos que quieren dominar el grupo, pero nos negamos, y así comenzó todo, tratando de cuidar que todos podamos ser libres y no dependamos de alguien, y sobre todo, cuidando a los humanos...-expliqué.
-Vaya....-susurró Danlin y se quedó en silencio durante el resto del viaje, simplemente sonriendo...

Llegamos por fin a New York, habíamos hecho un par de paradas para que Danlin se alimentara y ahora íbamos de camino a la casa de ropas donde habíamos encargado vía Internet los vestidos...
Buscamos las ropas y fuimos al hotel donde se realizaría el concurso de danza...

Había inscriptas 29 parejas mas aparte de nosotros... Pero, ¿quién podía igualarnos? Teníamos mucha experiencia bailando juntos, Aitor y yo, y nuestra técnica era perfecta...

-Bien, busquemos un camarín y comencemos a prepararte...-dijo Danlin, haciendo gala de su “titulo” de coach...
Nos asignaron el camarín número 17, ese seria también el numero d nuestra pareja y el orden en que danzaríamos... me reí en mi fuero interno... el 17 significaba la desgracia, y nosotros lo seríamos para los otros bailarines, cuando nos viesen bailar....

Danlin se dedicó a peinarme mientras yo me maquillaba y luego me coloqué con su ayuda el primer vestido, de color azul. La tela brillaba tenuemente y me envolvía la perfección, es fácil que te quede bien un vestido cuando tienes un cuerpo perfecto, un cuerpo vampiro...
Cuando ya estaba preparada, me dí cuenta de que Aitor todavía no había llegado.
Danlin se percató de mi preocupación y salió a buscarle...

Al cabo de unos minutos, Danlin regresó con una sonrisa de oreja a oreja...
-¿Qué ocurre? ¿Por qué estás tan contenta?...-pregunté curiosa.
-Ven, mira...-dijo, tomándome la mano y forzándome a salir del camarín.

Lo que ví me dejó atónita...
Frente a mí, estaba Aitor, luciendo un pantalón negro y una camisa de seda de color azul, como mi vestido. Llevaba puestos zapatos acharolados, y su cuerpo esbelto y de musculatura marcada lucia perfecto. Me sorprendí al ver lo hermoso que estaba, pero la mayor sorpresa radicaba en su rostro... él... Aitor había cortado su larga y sedosa cabellera, ahora mostraba un look moderno... la ultima vez que había visto a Aitor con cabellos cortos éramos apenas niños...

Aitor sonrió al ver mis rostro sosprendido y dijo:
-Ya crecerá...¿me queda muy mal?
Negué con la cabeza, ya que no era capaz de emitir palabra alguna, todavía estaba en shock al verlo...
Danlin sonrió al ver mi expresión y preguntó:
-¿Por qué te cortaste el cabello?...
-La ultima vez que participamos de un concurso de danza con Naimé, llegamos a las finales y nos descalificaron porque dijeron que mi cabello largo no quedaba muy estético, aun cuando lo llevase recogido en una coleta... y ahora no podemos fallar, debemos ganar... y de alguna podré redimirme con Naimé por la vez en que perdimos por mi culpa....-explicó Aitor.
Yo sonreí y al escuchar que nos llamaban por el alto parlante, nos dirigimos hacia la pista de danza...

El lugar estaba lleno, y por todos lados había guardias...
En una tarima, los jueces nos observaban y entre ellos estaba Dilann, el muchacho que veníamos a salvar....

La musica comenzó a sonar y nosotros entramos a la pista tomados de la mano, dimos la primer vuelta en saludo a los espectadores y cuando resonó la primer estrofa, comenzamos a bailar...
Nuestros movimientos eran fluidos y apasionados, Aitor me miraba con ojos seductores y era parte de la misma coreografía el hacer creer a quienes nos observaban que él trataba de conquistarme.
Entre giros y vueltas, el baile transcurrió con todos observándonos en silencio absoluto...
Nuestra belleza les atraía y nuestros movimientos les causaba sorpresa...
En el movimiento final, Aitor me sostuvo con solo brazo, quedando yo suspendida a centímetros del suelo. Cuando me levantó, su rostro y el mío quedaron tan cerca que si tan solo me adelantaba podía besarlo... No, no, no debía pensar en eso...

Todos estallaron en aplausos cuando terminó la danza y el jurado dictaminó su nota... 10 perfecto...
Danlin corrió a nosotros contenta, saltando de alegría.

El resto del concurso ocurrió sin sobre saltos, claro está, quedamos en la final... Nuestro puntaje nos evitó bailar el merengue, y en la final decidimos hacer la misma coreografía que nos había dado tan buenos resultados...

La danzo comenzó como siempre, y en el movimiento final, cuando Aitor me levantó, y nuestros rostros se acercaron, para sorpresa mía, él, con mirada seductora y decidida, se adelantó y me besó...
Los aplausos sonaron ahora más fuertes, pero yo solo prestaba atención al beso... tantas emociones juntas, emociones que no debía sentir... yo no debía fijarme en Aitor... pero... era tan dulce, tan....

Fue Danlin quien me sacó de mi ensueño, al abrazarnos emocionada, porque nuevamente habíamos recibido la nota máxima y habíamos ganado...
Aitor sonrió y tan solo dijo:
-Te gusto mi beso ¿No?...-Yo le miré muda de asombro...- Pues, si que soy bueno... digo, actuando...
Y sin mas, comenzó a caminar detrás del guardia que nos llevaba hasta donde Dilann nos esperaba para cenar...
Danlin había recibido el premio por nosotros, que debíamos cambiarnos para cenar con Dilann y llegamos por fin al pasillo donde nos esperaba el joven...

No me sorprendió ver que los guardias estaban muertos, y ante nosotros, dos vampiros nos miraban sedientos...
Su olor los había delatado hacia minutos, por eso íbamos caminando con precaución, aunque no le habíamos dicho nada a Danlin para no asustarle...
De un empujón, metí a Danlin en una habitación que encontré abierta y Aitor se enfrentó a los vampiros que nos observaban preparados ya para luchar...
-Que empiece el juego...-susurró Aitor y ambos sonreímos, esto sería facil...

1 comentario :

Geiserjbs dijo...

bien fight yeahh jajajaja tuvo buena esa y el hecho del baile es normal pues el baile es parte de cortejo lo que pasa es q ya somo animales "racionales" pero igual lo seguimos haciendo o no es asi??