sábado, 27 de febrero de 2010

Capitulo 21: Luchando en busca de Luz...

Aitor concertó el encuentro con Ángel.
Debíamos viajar hasta Los Ángeles, allí él nos esperaba.

Todos estábamos muy tensos por lo que ocurría...
No saber dónde estaba Danlin era terrible...

Sin importar cuánto la había buscado usando mis dones, no había ni rastro de Danlin... Sólo veía todo en blanco... Me sentía cansada y dolorida por el esfuerzo de buscar en la nada misma...

Pero Aitor parecía tener un plan... Y me esperanzaban sus ideas...

El viaje ocurrió en silencio...
Nana e Isabella parecían estatuas, sin moverse, pestañear o respirar siquiera.

Dilann miraba el vacío, un ángel esculpido en hielo cuyos pensamientos vagaban sin rumbo... Estaba destrozado por la pérdida de su hermana...

Tommy y Aitor manejaban el avión. Mientras, yo seguía intentando en vano encontrar a Danlin. A mi lado Emma cerraba los ojos y suspiraba.
Nuestras emociones la abrumaban, yo lo sabía bien, pero no podía contener mi preocupación...

Llegamos al fin...

La casa de Ángel era enorme y lujosa...

En cuanto él apareció, escuché el jadeo de Nana e Isabella y sonreí.

Caminando hacia nosotros, venía un muchacho de físico poco marcado, pero perfecto, rostro de rasgos delicados y mirada seductora. Sus cabellos castaños y ondulados conferían a su aspecto el detalle último... Ángel era el adonis perfecto...
Se asemejaba a Aitor, salvo que mi novio era de musculatura más marcada y melena tan oscura como la noche misma y de un lacio sin igual...
Para quién sabía ver, era obvio que Aitor y Ángel eran parientes... Aunque su amistad era más fuerte que su lazo sanguíneo...

-¿Ángel es el líder de "Wonderfull" una de las mejores bandas de los últimos años?- preguntó Nana, atónita.

Isabella sólo miraba, con la boca abierta, sin saber qué decir...

Dilann miró a Aitor y dijo en tono de acusación:
-Y tú eras su baterista hasta hace un par de años... Sólo que tenías distinto el pelo... Ya me resultabas conocido...

Aitor se encogió de hombros.
-Nos divertimos mucho en esa época...- dijo mi novio, sonriendo.

-Sí, la pasamos a lo grande- agregó Ángel, ya a nuestro lado.

Se abrazó fuerte a Aitor y saludó afectuoso a Emma y Tommy. Cuando llegó mi turno, me estrechó contra él y susurró:
-Todo saldrá bien... Ya verás... Niña, no me gusta verte mal... Sonríe un poco...

Sonreí, tal y como pidió, y luego de que me liberara de su abrazo, presenté a los chicos:
-Ellas son Nana e Isabella y él es Dilann...

-Soy tu fan número 1- dijo Nana, maravillada.
-Y yo lo fui en su momento... Mi padre los contrató una vez, para mi cumpleaños...- repuso Dilann sonriendo.

Ángel asintió.
-Me gustaría decir que te recuerdo, pero hasta nuestra memoria vampirica falla cuando das conciertos todas las semanas en cualquier punta del mundo...- dijo, como disculpandose.
-No hay problema... Mira que hace meses que vivo con Naimé y Aitor y recién ahora me doy cuenta de la antigua vida de mi tutor- respondió Dilann riendo.

Aitor fue quién cortó el hilo de nuestra trivial conversación.
-Bueno... ¿Cuándo empezamos?...- preguntó, mirándonos a Ángel y a mí.

-Ahora mismo, si gustas...-repuso Ángel- Chicos, sientanse como en su casa- agregó mirando a nuestros jóvenes protegidos mientras caminaba hacia su despacho.
Emma y Tommy no precisaban esa invitación, conocían la casa de punta a punta...

-No entiendo- dije, mirando a Aitor mientras me acomodaba en un sofá de cuero negro y Ángel se repatingaba en otro sofá, frente a mí.

-Deberás trabajar arduo... Te resultará agotador pero hay forma de ver a Danlin...- dijo mi novio- Ángel puede ver los recuerdos de los demás tocandolos... Él viaja al pasado en el pensamiento de quién toca. Entonces, si tú pudieras sincronizarte con él y a la vez, buscar a Danlin, podrías encontrarla y si te fuera posible utilizar la capacidad de Dilann, puedes traerla de regreso, esté donde sea que esté Danlin...

-Será muy agotador... Te dejará con las defensas bajas, pero al menos, es una posibilidad de encontrarla...- dijo Ángel, pensativo.

Asentí. Quería encontrar a Danlin, sólo eso... Y haría todo por lograrlo...

Aitor salió a buscar a Dilann y unos momentos después, regresó con el muchacho. Le explicamos todo y él aceptó colaborar...
Todavía se le notaba consternado por la falta de su hermana.

Ángel tocó la palma de la mano derecha de Dilann, cerrando los ojos.
Me sincronicé a él cerrando también los ojos...

El piso y todo a mi alrededor desapareció...
Miles de imágenes golpeando mi cabeza a toda velocidad...
Una habitación blanca... Dos bebés llorando... Una enfermera cargando un niño...

De pronto abrí los ojos exhausta... Pero tenía algo... Ya sabía donde buscar y encontrar a Danlin...


Nunca me había sentido tan cansada en toda mi vida como vampiro. Nunca me había cansado, así de simple.

-Naimé...- gritó Aitor, abrazandome.

Ángel y Dilann me rodearon, mirándome preocupados y ansiosos a la vez.

-La encontré...- dije sonriendo y luego me desvaneci...

Si costaba tanto ubicarla... ¿Cuán difícil sería traerla de regreso?...

No hay comentarios :