sábado, 27 de febrero de 2010

Capitulo 16: Luchando en busca de Luz...

-Por favor, esto es importante...- Dimitri hablaba veloz.
Yo simplemente, hacía silencio procurando escucharle con atención...

-La cuestión es esta: yo pienso ayudarte, lo haré, porque necesito que tú me ayudes...
-¿Que te ayude? ¿Cómo?- pregunté sorprendida.
-Simplemente quiero ser libre, ya no depender de los Vulturi.
-Pero puedes hacerlo por ti mismo, les dices que quieres irte y lo aceptaran, eso hasta yo lo sé...
-No, no entiendes, no me iré con Marcus.
-¿Marcus?
-Si, Marcus, él es único de los jefes que no desea la guerra, es pacífico y se muestra agresivo solo porque lo incita... quiero que Marcus sea libre de vivir como desee, por eso, me iré con él o no me iré, y para eso necesito tu ayuda...
-¿Y cómo esperas que lo haga?- Yo no tenía idea de qué hacer... o si creerle o no.

Dimitri respiró profundo y comenzó a hablar nuevamente:
-Aro mandó a buscarte, pero yo los desviaré, debes reunir fuerzas, debes encontrar alas estrellas y entrenarles, enseñarles a actuar bien, explicarles todo... encuentra a las estrellas y enfrenta a Aro y Cayo, en esa, pelea ya veremos luego cómo Marco y yo nos vamos...
-Bien- respondí dudando- ¿Solo ustedes dos?
-No, no- se atajó Dimitri- también Félix y Mika, el saltador.
-Espera, Felix ama luchar y pelear...
-Si, pero eso no significa que sea agresivo. Él simplemente se mide con otros... te habrás dado cuenta que cuando luchó con los lobos no usó todas sus fuerzas, sino que trató de atacarles lo menos posible y Mika nisiquera trató de defenderse...

Entonces, algunas fichas empezaron a acomodarse en mi cabeza.
-¿Y Jane y Alec? ¿Donde estaban mientras peleábamos?
-Ellos están investigando el tema de las estrellas, saben que son tres jóvenes nacidos el mismo día y a la misma hora.. están buscando en distintas partes del mundo... Espero que tu grupo y tú les encuentren primero...
Yo hice silencio, sin saber que responder.

-Vaya.. ya los encontraste, ¿verdad?- Dimitri sonaba aliviado.
-Si, ya los encontré- respondí secamente.
-Entonces, por favor, entrénales, formalos en la batalla, enseñales sobre nuestra historia, lo que está pasando en el mundo... yo te ayudaré, cuando esté por llegar hasta donde están, te avisaré, así podrán marcharse con tiempo... asi estaremos hasta que puedan enfrentarse a los Vulturi... si me entero de algo, también avisame.. pero por favor, ayudame...
-Vale, está bien, te ayudaré- prometí, compungida por el pedido de libertad de Dimitri -Cuando tenga un plan, buscaré la forma de avisarte...
-Gracias...

Sonrei, creyendo que Dimitri terminaría alli la conversación, pero continuó hablando...
-Por cierto, ¿cómo está Bella?
-Bien... su matrimonio con Edward va de lo mejor y Renesmee cada día está más hermosa...
-No- me detuvo Dimitri- No hablo de Bella Cullen, sino de Wolfe, Isabella Wolfe...
-Ah!, bueno, no especificaste... ella está bien, la hemos aceptado en el grupo, cuidaremos de ella...
-Gracias... dile de mi perte que se cuide mucho...

Volví a sonreir, entendiendo el mensaje de Dimitri.
-Vaya, vaya, Dimitri, ¿estás enamorado de Isabella? Eso es muy tierno de tu parte... bueno, bno sé que sentirá ella, pero espero que se resuelva de la mejor manera...
Del otro lado de la linea, escuché un suspiro de Dimitri.
-Vale, no diré nada más... debo irme...- dije, entonces.
-Bien... ya estaremos en contacto... de verás, gracias...
Y la comunicación se cortó...

Suspiré tambien, guardando mi movil, cuando escuché gritos que provenían de la cocina...

Corrí hasta el lugar de donde provenía tanto bullicio...
Nana lloraba y gritaba, Danlin trataba de calmarle, al igual que Isabella.
Dilann, a un costado miraba la escena con enojo.
Aitor era el blanco de los gritos, solo eso pude entender.

En cuanto Nana me vio, comenzó a llorar aún más fuerte.
-Les vi...- dijo entre sus sollosos sin lágrimas- Se estaban besando... ¿Acaso no piensan que yo tengo sentimientos? ¿Cómo esperaban que me sienta al respecto?
Miré a los chicos y a Nana, sin saber qué contestar.
No habría creído que ella reaccionaría así...

-No...- la voz de Dilann sonó cortante- Eres tú la que no piensa...
Todos le miramos, atónitos.
-Nana, tú nunca te detuviste a pensar o a prestar atención a lo que ocurre a tu alrededor... Desde que Aitor te rescató, tú le miras como si fuese un ídolo, pero nunca caiste en la cuenta de que también Danlin, Naimé, Tommy y yo mismo ayudamos a salvarte. Simplemente, estás ciega por él poruqe fue la primer persona que viste durante el rescate... piensa un poco, ¿Realmente le amas? Además, ni bien llegast ya estabas girando alrededor de Aitor, sin ver, sin observar, que él y Naimé sentían y siente algo muy fuerte el uno por el otro... Danlin y yo tenemos más tiempo compartido con Naimé, Aitor y Tommy, y resultaba evidente que algo habia entre Naimé y Aitor... Tú simplemente no lo querías aceptar...

Mientras hablaba Dilann, Nana negaba con la cabeza y lentamente, se fue calmando...
-No, eso es imposible... yo amo a Aitor...- discutió.
-Piensalo un poco, ¿darías tu vida por él? ¿Entregarias tu alma al propio demonio por salvarle si algo le ocurriera?- Preguntó Dilann, mirandole fijamente.
Nana dudaba, sin saber qué responder...

-¿Ves? ahí está la diferencia... Naimé y Aitor luchan codo a codo... sabiendo que darán su vida el uno por el otro... ya los he visto varias veces enfrentarse a otros vampiros y mientras luchan, cuidan constantemente del otro, vigilan que nada malo pase...
Nana bajó la mirada al suelo, tristemente.
-Creo que tienes razon...- dijo en susurros.
-¿Sabes? Lo peor de todo es que mientras peleábamos, sí habia alguien que habría dado la vida por tí... Sólo que nunca te has dado cuenta de cuánto me importas...

Y diciendo estó, Dilann dio media vuelta salio de la cocina con paso rápido.
Todos nos quedamos como de piedra, sorprendidos por esa reacción del gemelo de Danlin.
Miramos a Nana, que no sabía que hacer ante las palabras de Dilann.

-Ve y buscalo... Vamos, haslo... no le pierdas el paso...- le dije, sonriendo.
Ella asintió y salió corriendo tras Dilann, mientras Danlin e Isabella nos miraban fijamente.

-Asi que están juntos...- las palabras de Danlin venían cargadas de una alegría sin igual- Vamos, cuenten todos los detalles...
-Esto... Naimé, cariño... te dejaré esto en tus manos... yo iré a ver si hay noticias...- dijo Aitor, y se escabulló velozmente.
Sonreí, sabía bien que Aitor no era de tolerar las típicas conversaciones de mujeres...

-Bueno... ¿Por dónde empiezo? ¡ah! ya sé, primero que nada, prometan que si yo les cuento todo, ustedes responderán a mis pregutnas...- dije sonriendo.
-Si!!!!- gritó Danlin euforica.
-Cuenta conmigo- respondió Isabella tranquilamente.
-Bien, entonces, escuchen atentamente...- dije, hablando en voz baja.

Veloces, las horas transcurrieron, mientras yo contaba todos los detalles de la historia... en parte porque Isabella nada sabia sobre nosotros, en parte porque Danlin quería volver a escucharla completa.

Hasta que de pronto, Dilann tosió levemente, como anunciar que estaba allí, escuchándonos.
-¿Podemos hablar?- me preguntó.
Miré a las chicas, había terminado mi historia, pero me faltaba que ellas respondieran a mis dudas...
Pero Dilann me necesitaba y quería ayudarle.
Además, me sorprendía que Nana no estuviese con él.

-Vale, vamos a la biblioteca. allí hablaremos tranquilos...- dije sonriendole.
Miré a las chicas antes de irme y les dije:
-Esto no termina aqui, ahora me deben su parte...
Ellas asintieron, contentas...

Y comence a caminar, con Dilann a mi lado.
Ya dentro de la biblioteca, me acomodé en el sofá y mirando a Dilann pregunté:
-¿Y bien? ¿Que pasa?

Él suspiró y comenzo a hablar, rápidamente...

No hay comentarios :