jueves, 21 de enero de 2010

Capitulo 6: Hasta que el tiempo deje de transcurrir...

"Corro con todas mis fuerzas,
hasta el límite de mi ser.

Pero no importa cuánto corra,
no te alcanzaré.

No llegaré a tiempo, no te salvaré.

Y te veré morir,
morir en mis brazos."

***





La cuerda del arco se tensó y luego, impulsó la flecha a máxima velocidad.


Todo ocurrió a la vez: el grito de Sofía, mi reacción ante su aviso y el espanto se dibujó en mi rostro.


A 15 metros delante mío, la flecha me buscaba como blanco.


Pero nunca llegaría a mí.
Sofía reaccionó más rápido. Ofició de escudo...
La vi observarse sus manos cubiertas de su propia sangre mientras me lanzaba a la carrera para salvarle.


Caí de rodillas junto al cuerpo malherido de Sofía.
Mientras, con un leve movimiento de mis alas, lancé al arquero contra una roca.
El hombre murió al instante. No lo lamenté, Sofía lo merecía...


Miré a Sofía, estaba muy pálida.
-No, no, ¡por favor, reacciona!- supliqué mientras la envolvía con mis brazos.


Ella abrió los ojos lentamente y con una leve sonrisa dijo:
-Morir en brazos de un Ángel y que ese Ángel esté llorando por mí... Nunca creí que fuese posible...


La miré confuso y me percaté de que las lágrimas rodaban por mis mejillas y caían el rostro de Sofía.


Estaba llorando... No había llorado por Selene, no había llorado al ver las heridas de mis alas... Pero ahora estaba llorando...


-Pero no está bien... Los Ángeles no deben llorar...- susurró y, con esfuerzo, levantó una mano y enjugó mis lágrimas.


Sostuve su mano contra mi mejilla, acercando su cuerpo a mi con un sólo brazo.
Mi frente descansó sobre su frente mientras que sentía que mi corazón agitado me avisaba que esto era irremediable...
Las lágrimas brotaron con más fuerzas, pero no podían salvarle...


-Por favor... No me dejes. Primero Selene, ahora tú. No me dejes, por favor, haslo por mi...- supliqué, una vez más.


Sofía, que había cerrado los ojos y me escuchaba sonriendo, los abrió de nuevo y susurró:
-Lo lamento... Yo te...


Y ahí perdí a Sofía.
Con esa frase a medias, con su hermosa sonrisa como señal de despedida...
Perdí a Sofía...


-Erzengel, era su hora...- susurró a mis espaldas Gabriel.


Gabriel... Él era uno de los Ángeles que se encargaban de conducir las almas al plano celestial.
Sus palabras en estas ocaciones siempre eran susurros:
-Era su hora... Lo sabes bien... Nuestras lágrimas curan cualquier herida...
-A menos que sea la hora...- completé la oración soltando la mano de Sofía y enjugándome las lágrimas.


Gabriel asintió, en silencio.


-En los cementerios hay Ángeles destinados a cuidar del sueño eterno de quienes allí descansan... ¿Quién cuidará de Sofía? Mientras yo me enfrentó a Denominos sanguinarios y sin escrúpulos, ¿quién velará por el descanso de Sofía?...- me lamenté, tristemente.
-Yo me haré cargo de llevarla a casa. Organizaré el entierro y veré que sea enterrada junto a su familia, en el panteón de su hogar...- dijo Gabriel.


Giré el rostro para mirarle a los ojos.
-¿Harías eso por mi?- pregunté, sorprendido.


Gabriel asintió una vez más.
-Debo ir al pueblo donde vivía. La lista indica varios nombres... Una nueva enfermedad está azotando toda la zona y muchas almas dejarán estas tierras...


Hice una mueca.
Miré a Sofía, no me creía que la había perdido...
Besé su frente y suspiré.


-Tú tienes trabajo que hacer, y por lo que veo, trabajo extra también...- susurró Gabriel señalando mis alas, que ahora sangraban.
-No puedo pensar ahora en luchar. Necesito irme de aquí...- dije con voy fría.
Me puse de pie, con Sofía en brazos.
-Vale, cuídate hermano. Regresa pronto...- dijo Gabriel y, tomando el cuerpo de Sofía en sus brazos, emprendió vuelo.


Suspiré, mirando caer la noche...



***

"Y salí al camino,
arrastrando mis ensangrentadas alas.

Con paso lento,
salí al camino
y ya no miré atrás.

Nada queda.
Tanto por lo que luché
y nada queda de aquello
por lo que di todo...

Miles de plumas pintadas de rojo
se desprenden de mis alas
volando en el viento ...

Caigo de rodillas.
Detrás mío,
los restos de mis alas se desvanecen.

Nada puede elevarme ahora.
Atado a este mundo estoy.
Exiliado en estas tierras...

Cuando llegue la noche,
¿Quién abrigará mi fría existencia?..."

6 comentarios :

Erzengel dijo...

Con cariño para Danlin...
Hermanita, espero que la forma en que narré el cap te guste...

Y a todos los que leen mi blog... mil veces gracias!

Besos!!!!

ele dijo...

sip te enlazare!! busca mi boton en mi blog!!

Allison dijo...

como siempre me encanto el capitulo pero que triste que sofia muriera :(
Espero que las historias se junten

Gracias por hacer el tiempo para pasar por mi blog :)

xau cuidate espero el proximo capitulo
besos

~D@nL!n~ dijo...

Gracias por la dedicacion! y si, me gusta mucho como lo narraste,con mucho dolor y sufrimiento, lo que se debia de sentir justamente. ^^

Aunque, esperemos que mas adelante se vaya animando la cosa! juju ^o^

Sigue!


De Danlin, TKM!

MAP!

j3ec dijo...

es un capitilo simplemente precioso, me encanto la forma en q lo narraste- y me dio mucha pena la muerte de sofia tt.tt
bss y cuidate!

Anónimo dijo...

sabes tu me has motivado mucho de verdad em encanta la lectura u gracias a ti me siento inpulsada a publicar una de mis novelas en un blog pero no se como puedes ayudarme a crear mi blog plis