sábado, 26 de diciembre de 2009

Capítulo 7: Batir de Alas...

Damir miró de reojo a Milena y, luego de unos instantes en silencio, comenzó a hablar pausadamente.
-Erzengel es uno de los míos, un ángel... Su poder es muy superior comparado con otros, porque es uno de los primeros nacidos. Los angeles que hoy en día vienen al mundo no tienen tanto poder, pero eso es algo que explicaré en otro momento- sólo la voz de Damir rompía el silencio que inundaba las calles a oscuras.
Milena escuchaba con atención, sumergida en la historia que narraba Damir.

-Erzengel llegó a este mundo como todos, siendo un Ángel de Luz, y cumplió con su tarea de cuidar a la humanidad y exterminar Demonios durante milenios... Hasta que un día todo cambió. Erzengel estaba tras un demonio por aquel entonces, cuando se cruzó con una joven llamada Selene y se enamoró de ella...- Damir miró con cautela a Milena, tratando de medir su reacción.
Milena simplemente suspiró y asintió. Entendía que fuese posible que un humano se enamorara de un ángel, pero le costaba imaginar qué podía ver un ángel en una persona común y corriente.

-¿Estás bien?- la voz de Damir cortó el hilo de los pensamientos de Milena.
-Esto... Si, si. Sólo atendía a lo que me estabas diciendo. Sigue, por favor...
-Bueno. Como te iba diciendo, Erzengel se enamoró y ciego por ese amor, dejó su trabajo de lado. Él sabía bien que Selene tendría una vida efímera, comparada con su existencia eterna y quería disfrutar a su lado tanto como le fuese posible y por eso mismo, perdió sus alas y se convirtió en un Ángel Caído. Pero a Erzengel no le molestaba, sabía que luego podría volver a la luz. Y fue feliz junto a Selene, hasta que ella le abandonó persiguiendo otro amor, otro camino. Erzengel se sumió en la más profunda tristeza y dolor...

Milena se estremeció al escuchar ese triste final. Damir continuó hablando:
-Y eso ocurrió hace más de 500 años. Aún hoy Erzengel sigue siendo un Ángel Caído, porque permanece atado a la melancolía de su amor perdido... Pero sigue igual de poderoso que antes y con toda su experiencia y conocimiento, tengo fe en que podrá ayudarnos.

Milena sonrió, esperanzada. Realmente necesitaba ayuda, alguien que le dijese cómo rescatar a Noah. Ella haría lo que fuese por salvarle, llegaría hasta el límite de todo... Y ahora Damir le guiaba hasta alguien que podía darle esa ayuda. Sí, tenía esperanzas en lograr su objetivo y liberar a Noah de las sombras.

-Una pregunta. ¿Qué hace Erzengel desde aquel entonces?...-quiso saber Milena.
Damir sonrió.
-Bueno, él no se alejó por completo de su naturaleza celestial. Imparte religión en una parroquia y actúa como párroco allí...
-Mmm, ¿y por qué tú eres también un Ángel Caído? ¿Qué te hizo caer?...
Ante esa pregunta tan importante, Damir sólo pudo hacer una mueca y soltar un suspiro.
-Te lo responderé más tarde…
-Pero…
-Mira, ya llegamos, allí está la casa de Erzengel…- señaló Damir.

Entonces, la puerta se abrió y para sorpresa de Milena, quien abrió la puerta no era un anciano o una persona de rasgos avejentados, sino un muchacho de cabellos oscuros y largos, recogidos en una prolija coleta.
Sus ojos eran de un extraño color gris plateado y su mirada mostraban una sabiduría que solo se consigue luego de vivir durante milenios.

-Milena, te presento a Erzengel... Amigo, ella es la chica de la que te hablé- dijo Damir sonriendo.
Erzengel dio un paso hacia adelante y cortesmente besó la mano de Milena.
-Un gusto- dijo con voz profunda y melódica, como la de los tenores.
Luego, miró a Damir y sonrió también.
-Ven, hace tiempo que no nos veíamos...- agregó y tendió sus brazos, a los que Damir correspondió.
Ambos Ángeles se estrecharon en un amistoso abrazo durante varios segundos.

Milena miraba a ambas criaturas y sonreía, sorprendida de ver su belleza y simplicidad.

-Amigo, no me habías dicho nada...- rió Damir.
Erzengel sonrió suspicaz.
En su espalda, podían verse dos enormes alas que, de a poco, se estaban cubriendo de blancas plumas.

-Bueno, creo que mi desempeño en la parroquia ayuda... Aún no he decidido salir a cazar Demonios... aunque los que se han presentado en la capilla, esos sí los he destruido...- explicó Erzengel.

A un costado, Milena como simple testigo escuchaba todo...
Y sonreía, feliz de ver que ese Ángel que tanto había sufrido, según lo que le había explicado Damir, ahora se veía mejor.

-Bien, ¿Qué los trae por aqui? Pasen, pasen...- invitó Erzengel y dio lugar a que Damir y Milena entraran a la casa.

El hogar era amplio y sencillo, una simple casa de campo, amueblada de forma básica.
en un sillón doble de color bordó, Milena se acomodó y a su lado, Damir hizo lo mismo.
Erzengel se sentó frente a ellos, en otro sillón del mismo color pero más pequeño.

-Bueno, es una historia larga...- aclaró Damir
-Tengo todo el tiempo del mundo...-repuso Erzengel.
Damir y Milena se miraron por varios instantes en silencio.
Damir suspiró y dijo:
-Bueno... la cosa es así...
Y Damir comenzó a hablar, a explicarle a Erzengel el problema que tenían...

4 comentarios :

Erzengel dijo...

Aqui les dejo un nuevo capi... espero les guste.

Besos!!!!

~D@nL!n~ dijo...

Bueno, pero como no me iba a gustar!!!!

Muy buena la historia!!! espero que sigas!
Seguro que Ergenzel se lo ingeniara para ayudar! ^^

Gracias.... feliz navidad ! >.<

De Danlin, TKM!


PD:MAP!

Allison dijo...

Si me gusto como siempre jjaja espero el proximo

Saludos que te valla bien

cuidate xau

Rochie Cullen dijo...

sigo aqui y voy al otro capitulo..sip..allá voy